Es noticia
Menú
Las oportunidades de inversión sostenible para este 2021
  1. Mercados
  2. Inversión
Foco en la transición energética

Las oportunidades de inversión sostenible para este 2021

Los expertos ven grandes oportunidades en el camino hacia la descarbonización. Consideran áreas clave el transporte sostenible, la nutrición responsable o la reducción de residuos

Foto:

Ya hace casi un año que la pandemia del coronavirus irrumpió en nuestra vida convirtiéndose en el centro de cada decisión a la hora de invertir: cambios de hábitos, de tendencias… Pero ni la llegada de un virus que ha puesto en jaque a medio planeta ha conseguido relegar a un segundo plano un problema que el mundo entero venía arrastrando desde hace años: el cambio climático. Los datos hablan por sí solos. Ya durante los primeros meses de la crisis del covid-19 el 45% de las gestoras comprobaron cómo el interés de los inversores por los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ESG, por su sigla en inglés) fue en aumento, según el Observatorio Inverco.

La conciencia crece, pero no es lo único que impulsa este cambio de paradigma. El acuerdo de París de 2015 —primer acuerdo universal sobre el cambio climático— está sobre la mesa y tiene como máxima limitar el calentamiento global a 1,5 °C. Con este objetivo como bandera, gobiernos de medio mundo han lanzado planes de estímulo destinados a proyectos ligados a la economía verde. Y la rueda ya está girando. Empresas, gobiernos y hogares invirtieron en 2020 más de 500 mil millones de dólares (412.000 millones de euros) en sectores de transición energética como energía renovable, vehículos eléctricos o calefacción eléctrica, según BloombergNEF. En este contexto, desde El Confidencial hablamos con los expertos de la gestora internacional AXA Investment Managers para entender mejor esta tendencia y saber cómo detectar oportunidades que, como cualquier inversión, conllevan riesgos de pérdida de capital.

"Hay oportunidades en empresas en transición que intentan alejarse de los combustibles fósiles. La clave es enfocarlo a largo plazo"

Para alcanzar el objetivo fijado en el acuerdo de París queda un largo trayecto, y en esta andadura están las oportunidades, según los expertos: “Es probable que las empresas que lideren el camino hoy sean las líderes del mañana, por eso los inversores tienen ahora oportunidades que aprovechar”, explica Lise Renelleau, directora de soluciones de Inversión Sostenible de AXA IM. Pero, en su opinión, no se trata de poner el foco únicamente en estas empresas líderes, porque el abanico es muy amplio y a esta transición se sumarán cada vez más compañías: “A día de hoy, menos del 15% de los índices del mercado han reducido su huella de carbono en más del 7% anual requerido para alcanzar un escenario climático de 1,5 °C. Por tanto, hay oportunidades en empresas en transición que intentan alejarse de los combustibles fósiles contaminantes, y el aspecto clave es pensarlo desde un enfoque a largo plazo”.

Lise Moret, jefa de estrategia climática, impacto e inversión responsable de la gestora de inversiones, también es de la idea de que cada vez más grupos se sumarán al cambio, porque “los consumidores exigen energías limpias, y si las empresas no están a la altura se quedarán atrás”. En concreto, Moret opina que un tercio de la transición energética procederá de inversiones en energía renovable, “como parques eólicos y tecnología solar”. En esta línea, Amanda O'Toole, gestora de estrategia de economía limpia en AXA IM, ilustró está afirmación con un ejemplo: “A pesar de la lucha contra la pandemia, los desarrolladores de proyectos solares de EEUU instalaron casi tres veces más capacidad de energía solar durante el segundo trimestre del pasado año que durante el mismo período en 2019”.

placeholder

Además de energías renovables, “también invertimos en transporte limpio, edificios ecológicos y preservación de la biodiversidad”, según Johann Plé, gestor de cartera de AXA IM. En este sentido, el experto, que insiste en que cualquier inversión conlleva riesgos de pérdida de capital, ve valor en los bonos verdes —títulos de renta fija lanzados por instituciones públicas o privadas para financiar proyectos con beneficios medioambientales—: “En los últimos años han tenido un crecimiento sólido con cada vez más emisores y acuerdos que llegan al mercado”. Ahora, han pisado el acelerador con más fuerza. La agencia de calificación Moody’s prevé que la emisión mundial de este tipo de bonos alcance los 650.000 millones de dólares (535.630 millones de euros) en 2021, una cifra que supondría un nuevo récord con un aumento del 32% respecto al año pasado.

Otras áreas de inversión

Llegados a este punto, gobiernos, empresas y ciudadanos caminan de la mano hacia un objetivo común: construir un mundo más respetuoso con el medio ambiente. Y sobre estos cimientos brotan nuevos términos como el de economía limpia, que recoge a todas aquellas compañías cuya actividad aborda alguna de estas tres cuestiones: sostenibilidad de los recursos, transición energética o problema de la escasez de agua. En este escenario, AXA IM ha identificado oportunidades en cuatro áreas de inversión:

Transporte sostenible

Cada vez son más las personas que demandan transporte sostenible. Hoy día más de 10 millones de vehículos eléctricos circulan por las carreteras de todo el mundo, según BloombergNEF, que en este sentido prevé un impulso de subsidios, regulaciones estrictas de consumo de combustible y un aumento de modelos competitivos que harán que alrededor de 4,4 millones de vehículos eléctricos de pasajeros (incluidos los eléctricos de batería y los híbridos enchufables) se vendan en todo el mundo este año, un 60% más que en 2020.

Por este motivo, la apuesta de los expertos de la firma internacional se enfoca en este terreno: “Los inversores tienen abundantes oportunidades de inversión en vehículos eléctricos, pero también en tecnologías relacionadas con las baterías y sistemas de reducción de las emisiones”.

Energía inteligente

La demanda de viviendas más ecológicas se dispara. Según datos de BloombergNEF, 2020 cerró con una inversión de más de 300 mil millones de dólares (248.000 millones de euros) en nueva capacidad de energía renovable, un 2% más que el año anterior. Estas cifras “contribuyen a impulsar el desarrollo de tecnologías eficientes en consumo de energía, creando así oportunidades de inversión en energías renovables, viviendas más ecológicas y fábricas más eficientes”, auguran desde AXA IM.

Foto:

Nutrición responsable

El sector agroalimentario ha sido uno de los menos afectados por la crisis del covid-19. El valor añadido bruto del sector agroalimentario durante el segundo trimestre del pasado año anotó un crecimiento contracíclico de un 3,6% y un 6,3%, respectivamente. En esta línea, los especialistas aseguran que a una sociedad cada vez más concienciada con la necesidad de una buena alimentación, se suman empresas “que están explorando nuevas formas de satisfacer la creciente demanda de una población cada vez más numerosa, al tiempo que se limita el uso de unas reservas de agua y de tierras cada vez más escasas”, afirman. Y precisamente, las oportunidades están ahí, “en empresas que están desarrollando tecnologías agroalimentarias”.

Reciclaje y reducción de residuos

Cada vez son más las compañías que se suman a la lucha contra todos aquellos residuos perjudiciales para el medioambiente. De hecho, en 2018 los principales productores de plástico firmaron un acuerdo global contra la contaminación y ya están invirtiendo grandes cantidades para transformar sus envases. Desde la firma de inversión recuerdan que la opinión pública está ejerciendo cada vez más presión sobre las empresas para que gestionen mejor sus cadenas de suministro y mitiguen sus daños medioambientales, “lo cual proporciona oportunidades de inversión en empresas que están evolucionando en sus prácticas de negocio”.

Las expertos recuerdan que sus opiniones sobre inversión sostenible no representan asesoramiento financiero de ningún tipo y recomiendan consultar cualquier decisión de inversión con un asesor.

Ya hace casi un año que la pandemia del coronavirus irrumpió en nuestra vida convirtiéndose en el centro de cada decisión a la hora de invertir: cambios de hábitos, de tendencias… Pero ni la llegada de un virus que ha puesto en jaque a medio planeta ha conseguido relegar a un segundo plano un problema que el mundo entero venía arrastrando desde hace años: el cambio climático. Los datos hablan por sí solos. Ya durante los primeros meses de la crisis del covid-19 el 45% de las gestoras comprobaron cómo el interés de los inversores por los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ESG, por su sigla en inglés) fue en aumento, según el Observatorio Inverco.

Inversores ECBrands BrandsInversión