Twitter cae a mínimos históricos y desata las especulaciones sobre una posible compra
  1. Mercados
  2. Inversión

Twitter cae a mínimos históricos y desata las especulaciones sobre una posible compra

La sombra de una eventual adquisición por parte de Google, Facebook o Apple sobrevuela a la compañía del pájaro azul, cuya acción ha caído por primera vez de los 30 dólares

Foto:

El pájaro azul vuela con dificultades en bolsa. Twitter volvió a sufrir una mala jornada en el NYSE, con un retroceso del 5,6% y, lo que es más importante, un descenso a su cotización mínima histórica: 29,27 dólares. Desde que saliera al NYSE, en noviembre de 2013, la compañía ahora eventualmente dirigida por Jack Dorsey nunca había caído de los 30. Inició su andadura a 45 dólares, pese a que el precio inicial era de 26.

Esta mala sesión prolonga una racha preocupante iniciada tras la presentación de los resultados del segundo trimestre. Al día siguiente de revelar esos datos, Twitter se dejó sobre el parqué más de un 15%, motivado sobre todo por el débil crecimiento en usuarios y la ausencia de confianza de algunos inversores en la reversión de la situación a corto o medio plazo. Ni siquiera haber ingresado por encima de lo previsto por los analistas sirvió para detener una sangría que empieza a dejar el valor de la acción a niveles asequibles para una posible compra.

Las especulaciones sobre una posible adquisición de Twitter son episódicas y reaparecen cada cierto tiempo, pero en esta ocasión la tendencia a la baja podría invitar a materializarlas. La plataforma no vivía un descenso tan acusado desde mayo de 2014, cuando se quedó a las puertas de los 30 dólares, sin llegar a perderlos.

En publicaciones especializadas como Business Insider la pregunta que ya sobrevuela es la del precio al que Twitter será atractivo para una posible compra. A apenas 29 dólares por acción, el valor en mercado de Twitter no alcanzaría los 20.000 millones, lo que podría convertirla en objetivo asequible para Google, que dispone de unos 70.000 disponibles, y al que algunos analistas apuntan como principal posible interesado en la operación.

Tampoco habría que descartar a Facebook, con cuyo fundador el actual consejero delegado de Twitter ya entabló una negociación de posible venta antes de ser destituido, tal y como cuenta Nick Bilton en el libro Hatching Twitter; o a Apple, cuya disposición de dinero disponible para invertir es igualmente muy elevada, más de 200.000 millones.

De momento, la compañía tiene que escoger a un consejero delegado estable. Parece improbable que Dorsey asuma el cargo que ya ocupó hace años de forma definitiva, ya que la empresa que fundó a su salida de Twitter, Square, prepara su salida a bolsa. Su liderazgo interino se prolongará hasta que la compañía contrate a quien tendrá que conducirla a través de una nueva fase, en la que deberá ganarse nuevamente el favor de inversores y analistas.

El redactor recomienda