inicio de año plagado de cambios

BBVA, Indra... y ahora Abengoa: sepa cómo afecta la 'fuga' de directivos a las acciones

En estos meses se ha acelerado el baile de sillas en las firmas del Ibex 35. Estos cambios pueden dar lugar a los siguientes movimientos bursátiles

Foto: El exconsejero delegado de Abengoa, Manuel Sánchez Ortega
El exconsejero delegado de Abengoa, Manuel Sánchez Ortega

Desde este martes, Manuel Sánchez Ortega ya no es el consejero delegado de Abengoa. El directivo ha alegado razones "estríctamente personales" para justificar su salida del cargo, dejando así su puesto a Santiago Seage Medela, el hasta ahora consejero delegado de la filial Abengoa Yield. No obstante, seguirá vinculado al grupo sevillano, ya que mantendrá los cargos de vicepresidente primero del consejo de administración y consejero.

Hoy los títulos de la compañía volvían a situarse entre los peores de la bolsa española y a las caídas del 2% de ayer hay que sumar otro descenso del 1,5% hasta los 2,9 euros por título.

De este modo, Sánchez Ortega se une a Javier Monzón, expresidente ejecutivo de Indra, y a Ángel Cano, exconsejero delegado de BBVA, los primeros espadas del Ibex 35 que han abandonado sus cargos en lo que va de año.

Estos relevos coinciden, además, con la leve recuperación de la economía española tras los años en barbecho que ha pasado en medio de la crisis financiera. El cese de Javier Monzón en Indra era algo que tarde o temprano acabaría ocurriendo, pues tal y como adelantó El Confidencial, era el deseo del Gobierno, que posee el 20,14% de la compañía tecnológica.

Sin embargo, los dos siguientes no eran tan esperados por el mercado y provocaron caídas en de las acciones. El día posterior al cese de Cano en la entidad presidida por Francisco González -el 4 de mayo- las acciones del banco cedieron un 2,3%, mientras que este martes, nada más conocerse la noticia de la salida de Sánchez Ortega, los títulos de Abengoa bajaron un 1,8%.

Por ello, cabe preguntarse hasta qué punto pueden afectar estas salidas al devenir de una empresa en bolsa, ya que suponen cambios abruptos que la mayoría de los inversores no espera. Por ejemplo, desde que Ángel Cano saliese de BBVA hace unas semanas -el 4 de mayo- las acciones han repuntado un 2,3%.

El exconsejero delegado de Santander, Javier Marín, junto con la presidenta de la entidad, Ana Botín.
El exconsejero delegado de Santander, Javier Marín, junto con la presidenta de la entidad, Ana Botín.

Si echamos la vista más atrás, Banco Santander destituyó a Javier Marín como consejero delegado el 25 de noviembre del año pasado, mientras que Caixabank hizo lo mismo con Juan María Nin el 30 de junio de 2014. Desde ambas fechas, la entidad presidida por Ana Botín se ha dejado más de un 6% -con ampliación de capital mediante- y la catalana, alrededor de un 1%. Por su parte, Andrea Bretan abandonó Endesa el 1 de octubre tras cinco años en el cargo al ver a lo que ha quedado reducida la firma en manos de Enel. Desde entonces las acciones de la eléctrica se han derrumbado un 42%, pero cabe recordar que la firma italiana llevó a cabo en noviembre la salida a bolsa del 22% del capital de la española a un precio bastante más bajo del que hasta entonces cotizaba.

¿Cuáles son los efectos que los cambios de este tipo pueden tener en el mercado a medio y largo plazo? Según el analista de XTB Adrián Poyo, "ha habido tantos que no hay un denominador común en ellos, no se puede generalizar".

Evolución de las acciones del Santander desde la marcha de Marín. Fuente: Bloomberg.

Si bien es cierto que explica que hay tres casos en los que un cambio de estas características no supone un vuelco en el mercado, ya que no rompe de forma radical con la línea de la empresa. "En los casos de relevos por fallecimiento o jubilación, por cuestiones de gobierno corporativo o por dar impulso a la empresa, el mercado suele acogerlos bien". No obstante, en situaciones con la que se vivió en Endesa, sí podía haber reacciones adversas por parte de los inversores, "pues fue precipitado e inesperado".

Sobre la última 'fuga' del Ibex, la de Abengoa, Poyo cree que aún es pronto para pronunciarse, "ya que esta empresa vive una situación especial". Cabe recordar que la compañía andaluza ha provocado las sospechas del mercado desde que publicase sus resultados de los nueve primeros meses de 2014 debido a su elevada deuda, algo contra lo que está poniendo todas las soluciones posibles.

En este punto, desde Selfbank resaltan que no se puede acusar a Sánchez Ortega de que no haya dado la cara desde el desplome que sufrieron las acciones. Para la entidad, "ha sabido capear bien la crisis dando respuestas rápidas y eficaces y ha buscado soluciones para reducir la abultada deuda con ventas de participaciones y alianzas con socios estratégicos". A partir de ahora seguirá trabajando en el grupo, pero ya no será quien ponga la cara.

 

Inversión

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios