Es noticia
Menú
Draghi contra los tabloides... El BCE niega que su política "expropie" a los ahorradores
  1. Mercados
  2. Inversión
estudio del banco central europeo

Draghi contra los tabloides... El BCE niega que su política "expropie" a los ahorradores

Escocido por las acusaciones de perjudicar a los ahorradores con su política monetaria, el BCE publica un estudio en el que asegura que su influencia sobre los tipos reales es temporal y limitada

Foto: El presidente del BCDE, Mario Draghi
El presidente del BCDE, Mario Draghi

No es habitual ver al Banco Central Europeo (BCE) salir al paso de lo que se escribe o comenta en los medios de comunicación. Pero es que bajo en estos tiempos hay pocas cosas habituales en la entidad presidida por Mario Draghi. Por eso ya casi no sorprende que la institución se haya sacado de la manga un estudio de 64páginas para defenderse de una de las acusacionesque más ha escocido en el seno del BCE en los últimos tiempos: la que le señalaporesquilmar el dinero de los ahorradores al situar los tipos de interés en mínimos históricos.

El informe se títulaCrítica a las políticas acomodaticias de los bancos centrales y la expropiación del ahorradory está elaborado por Ulrich Bindseil, del BCE, yClemens Domnick y Jörg Zeuner, ambos del banco público KfW -también conocido en España comoel ICO alemán-. ¿Y a qué conclusión llega? A la prevista: que el BCE no expropia los ahorros de nadie. Ni los de los pensionistas alemanes ni los de los ahorradores españoles.

En manos de los tipos reales

La clave para los autores reside enlos rendimientos reales, es decir, el premio que se llevan los ahorradores una vez descontada la inflación a la rentabilidad que han obtenido con su inversión. Estos rendimientos reales no dependen solo de los tipos de interés nominalesque establecen los bancos centrales, sino de otras variables. ¿Cuáles? Algunas como la madurez de una economía, las infraestructuras,la flexibilidad del mercado laboral o la demografía.

"Los tipos reales de los ahorros dependen de las dinámicas del crecimiento y de la tasa real de retorno de las inversiones de capital. La política monetaria no puede manipular al alza esta tasa de una manera estructural", sostiene. Como mucho, admiten, los bancos centrales pueden influir en los tipos reales a muy corto plazo, pero no en un horizonte de largo plazo lo suficientementerepresentativo para los ahorradores.

Y luego introduce dos ideas-estas sí- muy habituales en el manual del BCE y de Draghi. La primera, que el BCE -ni ningún banco central- no es todopoderoso."Desafortunadamente, la política monetaria no tiene el poder de estimular artificialmente las tasas de crecimiento reales y los tipos de interés reales durante el horizonte más relevante para los ahorradores (20 años)", sentencia.

En cuanto a la segunda, que lo mejor que puede hacer el BCE por los ahorradores y el crecimiento es salvaguardar la estabilidad de los precios."La política monetaria tiene que afrontar sus propios desafíos, como son los relacionados con el mantenimiento de la estabilidad de los precios. Esta es la principal contribución que puede hacer al crecimiento", asegura el informe.En todo caso, matizan los autores del estudio,lo que sí puede hacer el BCE es perjudicar a los ahorradores con una política monetaria inadecuada -restrictiva cuando debe ser expansiva; y viceversa-que afecte al consumo y al crecimiento.

Represión financiera

Lo llamativo de este estudio es que reconoce que surge a partir de las informaciones publicadas en distintos medios -alude a la "prensa tabloide"-, principalmente alemanes, en los que se le acusaba literalmente de "expropiar" a los ahorradores. Pero también responde a comentarios de gestores tan emblemáticos comoBill Gross, de economistas como el actual gobernador del Banco de India, Raghuram Rajan, y de organismos como el Banco Internacional de Pagos.

De un modo u otro, todas esas criticas pivotan en torno a la represión financiera, esto es, la situación en la que los bajos tipos de interés de los bancos centrales obligan a los ahorradores a asumir más riesgos con sus inversiones para rentabilizar su dinero. Este escenario es más inhóspito para esos ahorradores porque sienten que les empujan a invertir en los activos con riesgo porque los activos más conservadores apenas ofrecen rendimientos.

Actualmente, el BCE mantiene los tipos oficiales en el mínimo histórico del 0,05% desde septiembre de 2014. Y no solo eso, sino que desde marzo de 2015 viene aplicando un programa de expansión cuantitativa (QE) con el que se ha comprometido a dedicar 60.000 millones de euros al mes a la compra de deuda pública y privada. La combinación de ambas medidas ha reducido aún más la rentabilidad de los activos más conservadores e incluso ha estimulado la anomalía de provocar rendimientos negativos en la deuda pública de varios países de la Eurozona.

No es habitual ver al Banco Central Europeo (BCE) salir al paso de lo que se escribe o comenta en los medios de comunicación. Pero es que bajo en estos tiempos hay pocas cosas habituales en la entidad presidida por Mario Draghi. Por eso ya casi no sorprende que la institución se haya sacado de la manga un estudio de 64páginas para defenderse de una de las acusacionesque más ha escocido en el seno del BCE en los últimos tiempos: la que le señalaporesquilmar el dinero de los ahorradores al situar los tipos de interés en mínimos históricos.

Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi Tipos de interés Inversores
El redactor recomienda