JP Morgan y Morgan Stanley pilotarán la salida a bolsa de Volotea en noviembre
  1. Mercados
  2. Inversión
OFERTA PÚBLICA DE 200 MILLONES

JP Morgan y Morgan Stanley pilotarán la salida a bolsa de Volotea en noviembre

Volotea transformará su naturaleza jurídica de sociedad limitada en sociedad anónima y abrirá en el Aeropuerto de Asturias su primera base operativa en España

Foto:

Volotea, la aerolínea low cost fundada por los creadores de Vueling, Carlos Muñoz y Lázaro Ros, ha designado a los máximos responsables de la tripulación encargada de dirigir su salida a bolsa el próximo mes de noviembre. Los ‘pilotos’ que coordinarán la oferta pública serán JP Morgan y Morgan Stanley en tanto que el bufete Pérez-Llorca y la firma estadounidense Weil Goshal & Manges intervendrán como asesores jurídicos de la compañía. Por parte de los bancos, la representación legal correrá a cuenta de los despachos Uría Menéndez y Davis Polk.

El diseño de la colocación en los mercados se orienta a través de una oferta pública de suscripción (OPS) o ampliación de capital con posterior oferta pública de venta (OPV). El importe de la operación se estima en una horquilla de 150 a 200 millones de euros con un green shoe destinado a los bancos de hasta un 15%. La salida a bolsa permitirá el regreso al parqué de una aerolínea de bajo coste cubriendo la vacante que dejó la propia Vueling tras la OPA de exclusión efectuada por sus actuales dueños de International Airlines Group (IAG).

Aparte de reforzar los recursos propios de la compañía con vistas a un plan de expansión en el mercado de transporte aéreo, la oferta pública facilitará también la venta parcial de las participaciones que ostentan los fondos de capital riesgo que han impuslado desde su inicio el desarrollo de Volotea. El proyecto levantó el vuelo a mediados de 2012 con recursos de 50 millones de euros, de los que un 49% fueron aportados por la firma estadounidense CCMP, antiguo private equity de JP Morgan Chase. Otro 25% se reparte entre el ICO, a través de su gestora Axis, y el fondo de inversión aeronáutico Sinaer, controlado por Corpfin Capital.

Los fundadores de Volotea poseen, a su vez, el 26% restante de las acciones, lo que garantiza la propiedad mayoritaria de la empresa en manos españolas. Carlos Muñoz y Lárazo Ros mantendrán previsiblemente su actual participación que incluso podría verse incrementada en un futuro a partir de la reestructuración accionarial derivada de la salida a bolsa. Los promotores de la empresa consideran que las perspectivas económicas van a favorecer el desarrollo del tráfico aéreo en España, lo que da alas a la puesta en valor de un proyecto empresarial en clara fase de crecimiento.

Conversión en sociedad anónima

Volotea ha orientado su estrategia de negocio como una empresa de bajo coste especializada en el transporte regional, principalmente entre localidades europeas de menor envergadura que las grandes capitales. La aerolínea, que tiene su sede en Barcelona, trabaja en la actualidad en más de sesenta destinos de Alemania, Grecia, República Checa, Croacia e Israel, además de sus mercados naturales que están situados en España, Francia e Italia. En sus tres años de vida ha abierto cinco bases de operaciones en Venecia, Palermo, Nantes, Burdeos y Estrasburgo.

El objetivo inmediato de la empresa apunta a la apertura en las próximas semanas de su primera base de actuación en España, concretamente en Asturias, aprovechando el alto potencial de crecimiento y la cantidad de rutas que no tienen vuelo directo con el aeropuerto del Principado, situado a 50 kilómetros de Oviedo. El nuevo centro de operaciones contará de forma permanente con un avión de la compañía y dará empleo directo a 40 personas entre tripulantes y personal de tierra. Desde el aeropuerto asturiano está previsto operar tres rutas a Alicante, Mahón y Sevilla además de las ya existente en la oferta española de servicios de Volotea, que incluye Málaga, Ibiza, Valencia y Palma de Mallorca.

Todas estas actividades contribuyen a nutrir el equity story de la aerolínea con vistas a su despegue programado en los mercados de valores para este próximo otoño. Previamente, Volotea llevará a cabo un proceso de transformación jurídica para adaptar su naturaleza como sociedad anónima frente a la actual sociedad limitada que da soporte legal a la aerolínea en estos momentos. La empresa dispone de una masa crítica que garantiza el salto a un nuevo estándar de actuación y que se traduce en un volumen de negocio de 160 millones de euros y cerca de 500 empleados al término de 2014. El número de viajeros transportados se acerca a los dos millones de personas al año. Cifras suficientes para aprovechar el momento económico y alcanzar la mayoría de edad que se presume a toda sociedad cotizada en bolsa.

Vueling Transporte Opa Participación Tráfico
El redactor recomienda