Es noticia
Menú
"China está demasiado preocupada como para pensar en guerras de divisas"
  1. Mercados
  2. Inversión
hua yu, cfa institute y morgan stanley

"China está demasiado preocupada como para pensar en guerras de divisas"

Las implicaciones de un QE chino van mucho más allá y si hay alguien que conoce bien el proceso que está atravesando el gigante asiático es Hua Yu, miembro del Consejo de Gobernadores de CFA

Foto:

China vive un momento apasionante que puede cambiar la historia no sólo del país, sino del mercado global tal y como lo conocemos. En los últimos días se ha venido especulando con la posibilidad de que ponga en marcha un programa de flexibilización cuantitativa (QE) a la manera de Europa, Estados Unidos o Japón. Pero las implicaciones de una acción como esta van mucho más allá y si hay alguien que conoce bien el proceso que está atravesando el gigante asiático es Hua Yu, miembro del Consejo de Gobernadores de CFA Institute y CEO de Morgan Stanley Huaxin Funds Management China

PREGUNTA: se habla mucho del riesgo que supone un aterrizaje de la economía china para el resto del mundo… ¿hay motivos reales para estar preocupados?

RESPUESTA: No es realmente un asunto para estar preocupado, es un proceso natural de una economía que ha estado creciendo en términos del 10% cada año desde siempre. Para todos los economistas estos ritmos de crecimiento eran insostenibles. Ahora la economía china está pasando de un rápido crecimiento que era insostenible a niveles más sostenibles. Y es verdad que ahora no va a crecer a ritmos del 14%, pero lo va a hacer a la mitad, que es un 7%. Y los reguladores monetarios se van a preocupar mucho de que estos ritmos sean sostenibles a largo plazo, cambiando el modelo económico hacia el consumo y que se exporte el capital y la sobrecapacidad y se importen productos estructurales.

P: En los últimos días se han producido fuertes avances en el mercado por las especulaciones con la posibilidad de que el Gobierno chino ponga en marcha un programa de flexibilización cuantitativa a estilo del QE europeo, Japón o EEUU. ¿Cree que esto es posible o puede ser exagerada semejante inyección de liquidez en una economía como la china, que al fin y al cabo está creciendo un 7%?

R: El gobierno va a hacer lo que sea necesario para que la economía del país sea sostenible y va a monitorizar la marcha de esta. La masa monetaria se va a incrementar, eso seguro. En los últimos diez años, la masa monetaria ha crecido más rápido que la economía. En estos momentos, el ratio entre la masa monetaria y el Producto Interior Bruto en China está cerca del 200%, mientras que en Estados Unidos u otros países europeos es mucho más lento. Por lo tanto, hay mucho dinero en la economía. ¿Por qué el gobierno va a hacer políticas para inyectar más dinero al sistema?

P: Uno de los principales miedos de China es que se estén generando burbujas… Si aumenta el dinero en el sistema, el riesgo de que exploten estas burbujas aumenta.

R: Totalmente de acuerdo. El banco central es muy consciente de lo que puede suponer usa un QE para la generación de burbujas y existe también el riesgo de la depreciación de la moneda y de la generación de inflación. No digo que un QE vaya a crear seguro todos esos problemas, pero creo que hay que ser muy prudente y ellos saben los riesgos que hay inyectando dinero en el sistema. Por ejemplo, se habla de la burbuja del mercado inmobiliario y en otros sectores, por lo que las autoridades son muy conscientes de ello.

P: China está haciendo grandes esfuerzos para tener un sólido mercado de bonos y un gran mercado de acciones… pero todavía hay un problema muy importante y es la falta de transparencia que existe en China. ¿Cree que vamos a ver cambios en este sentido?

R: A finales del año pasado se puso en marcha en Hong Kong el StockConnectProgram para que inversores de fuera pudieran comprar acciones de compañías chinas y viceversa… Hay cada vez un mercado más abierto con más oportunidades. China está utilizando cada vez más una regulación de la información para aproximarse al funcionamiento de los mercados en Europa o en Estados Unidos. Por lo tanto, no creo que la información disponible de las llamadas blue chips sea realmente un problema y confío en que los inversores internacionales se apoyen en la información existente para tomar sus decisiones.

P: Pero lo cierto es que cuando se puso en marcha Stock Connect se esperaba que el interés por parte de los inversores iba a ser máximo y después se comprobó que su arranque ha sido más lento de lo que se pensaba… ¿Cuál es el problema de la bolsa china, por qué los inversores se muestran reticentes a entrar?

R: Desafortunadamente, el último trimestre el mercado chino fue mal y del cierre del trimestre a ahora ha seguido la misma tendencia. Pero últimamente ha subido mucho. Entiendo el punto de vista de los inversores extranjeros, que no saben qué va a pasar con las acciones de las compañías chinas en tanto que tampoco entienden bien el funcionamiento de los mercados en China. Creo que uno de los problemas es que no hay buena comunicación en las actividades de trading entre el “mundo exterior” y el mercado chino y por eso no se ven bien las oportunidades.

Y esto hace que no se vea que las valoraciones de las empresas chinas son muy bajas, desde los bancos hasta los blue chips. Eso mientras que la gente tiene la confianza de que la economía ha tocado fondo y el gobierno va a adoptar medidas para que remonte. Pero me da mucha pena que esta información no se traslade correctamente a la gente de fuera. Espero que mejore la comunicación entre los inversores de dentro de China y los de fuera para que se compartan las oportunidades que ofrece este mercado.

P: Si hablamos de China no podemos dejar de hacer referencia al mercado de divisas, en el que se vuelve a hablar de la llamada “guerra de divisas” en la que China se dice que ocupa un papel destacado… ¿Cree que esto es así?

R: No creo que China esté jugando ningún papel en la llamada guerra de divisas. Está demasiado preocupada por su propio proceso de convertir su modelo económico, el crecimiento de su economía y en convertir su divisa en una moneda de libre flotación algún día. Ese proceso ya ha comenzado y sólo estamos viendo cómo la gente de dentro de China puede empezar a invertir fuera con una cuota en dólares.

China vive un momento apasionante que puede cambiar la historia no sólo del país, sino del mercado global tal y como lo conocemos. En los últimos días se ha venido especulando con la posibilidad de que ponga en marcha un programa de flexibilización cuantitativa (QE) a la manera de Europa, Estados Unidos o Japón. Pero las implicaciones de una acción como esta van mucho más allá y si hay alguien que conoce bien el proceso que está atravesando el gigante asiático es Hua Yu, miembro del Consejo de Gobernadores de CFA Institute y CEO de Morgan Stanley Huaxin Funds Management China

El redactor recomienda