CRECE EL MIEDO A UN IMPAGO

¡Que viene el lobo! La deuda griega se dispara a niveles de default y sacude Europa

El interés de los bonos griegos a diez años han superado el 13% y a cinco años ha saltado del 17% de ayer a casi el 20%, niveles que no se veían desde los peores años de la crisis de deuda

Foto: ¡Que viene el lobo! La deuda griega se dispara a niveles de default y sacude Europa

La crisis griega se está convirtiendo en el cuento de Pedro y el Lobo. Cada cierto tiempo los mercados tienen que recordar que la posibilidad de un default de la deuda helena o, incluso su salida del euro, existe. Sin embargo, estos acontecimientos se están convirtiendo realmente en una excusa para recoger beneficios en pleno rally y, al día siguiente, vuelta a empezar. 

Y ha tocado ¡que viene el lobo! El interés de los bonos griegos a diez años ha superado el 13% y los que tiene vencimiento en cinco años han saltado este jueves del 17% de ayer a casi el 20%, niveles que no se veían desde los peores momentos de la crisis de deuda en 2012. No obstante, al final de la sesión el interés del bono a diez años ha bajado al 12,8% y el bono a cinco años ha descendido al 18,3%. Unas ventas que han sido mayores, incluso, en los plazos más cortos, más vulnerables a un episodio de impago. Así, la deuda helena a tres años está pagando cerca de un 27%, máximos desde la reestructuración de hace casi un lustro.

Esto se ha trasladado al resto de plazas europeas, tanto en lo que a la renta fija se refiere como a la renta variable. Así, mientras que el interés del Bund alemán ha caído por debajo del 0,1% por primera vez en su historia y se acerca a intereses negativos como consecuencia de la búsqueda de refugio por parte de los inversores, las bolsas han sufrido fuertes caídas, del 1,7% en el caso de Alemania.

De esta manera, parece que los mercados se han empeñado en llevar la contraria al propio ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, que ayer mismo aseguró que no hay muestras de que los mercados financieros estén preocupados por un posible impago o una salida de Grecia del Euro. 

Y no sólo eso. El mandatario alemán fue más allá y aseguró que “no podemos ver ningún contagio en los mercados” y añadió que “si se mira a Grecia, no es una parte importante de la economía de la Eurozona como un todo. La mayoría de los partícipes de los mercados financieros nos dicen que los mercados ya han descontado cualquier cosa que pudiera pasar. No vemos ningún contagio”.

Sin embargo, el mayor enemigo de los mercados es la incertidumbre y de esa van sobrados en los últimos tiempos. El último episodio en el culebrón de declaraciones contradictorias, idas y venidas y demás negociaciones lo ha firmado el Fondo Monetario Internacional, que es el que ha puesto este jueves a los inversores en alerta.

Así, la respuesta que ha obtenido Atenas del FMI a su petición informal de retrasar el pago de las deudas que tiene con el prestamista internacional que vencen en mayo ha sido negativa. Pero si hay algo que se desprenden de este movimiento es que el Gobierno de Tsipras encuentra cada vez más dificultades para asumir sus compromisos y hay serias dudas de que pueda hacer frente a sus compromisos el mes que viene.

Sea como fuere, merece la pena recordar que en el cuento de Pedro y el Lobo, cuando el animal vino de verdad nadie fue al rescate del pastor porque los aldeanos pensaron que se trataba de otra de sus falsas alarmas y no quedó una oveja. 

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios