Renta fija: poco que rascar... y un riesgo muy superior al que se suele pensar
  1. Mercados
  2. Inversión
PERSPECTIVAS DE INVERSIÓN 2015: deuda

Renta fija: poco que rascar... y un riesgo muy superior al que se suele pensar

La renta fija ha vivido un año en el que la caída del rendimiento de los bonos le ha dificultado captar el interés inversor, algo por lo que peleará en 2015

Foto:

2014 no estaba llamado a ser el año de la renta fija. Ni pública, fundamentalmente, ni privada. Pero ha terminado dando incluso más alegrías a los inversores que la renta variable por la revalorización de los precios. Ahora bien, precisamente porque las compras de este año han situado el rendimiento en mínimos históricos -o casi-, han complicado aún más el panorama para el ejercicio siguiente.

Para 2015, la sensación general sigue siendo la misma: será difícil sacar potencial a la deuda frente a lo que se espera de las bolsas. JP Morgan ya avisa de que las previsiones favorecen más a la renta variable global que a la fija. Por su parte, BlackRock indica que los bonos "cada vez son menos efectivos para diversificar carteras de renta variable debido a sus bajas rentabilidades".

Teniendo en cuenta que el bono español a diez añosestá en mínimos históricos por debajo del 1,8% -en términos nominales-,¿qué se puede esperar de la deuda? El estratega de Citi en España, José Luis Martínez, indica que el momento actual en el ciclo de la renta fija privada"es el que se puede denominar como maduro, el que se puede ver cómo los inversores están muy apalancados en renta fija".

"Las primas de riesgo están muy bajas y es difícil ver mejoras", asegura Martínez, quien ve más posibilidades en Europa que en los emergentes "debido a la posiblidad del QE del Banco Central Europeo (BCE)".Para la deuda pública aplica la misma conclusión. "Salvo situaciones límite es difícil ver buenas rentabilidades", remarca.

Por esta línea va Bankinter, que indica que, dependiendo de cómo sea finalmente ese programa de compra de bonos europeo, "unos saldrán más beneficiados que otros, aunque en cualquier caso el escenario para los bonos soberanos es mejor que hace apenas un mes y medio debido a las perspectivas de baja inflación y a la mayor probabilidad del QE".

En este contexto, estima que la rentabilidad del bund alemán descienda al 0,50% en 2015, "para aumentar al 0,80% en 2016", mientras que la del bono español a diez años caerá al 1,10% el año que viene para subir al 1,40% en 2016.Por su parte, la subida de tipos de la Reserva Federal (Fed), programada para 2015, puede llevar al bono estadounidense a diez años al 3,15% el próximo año y al 3,4% en 2016.

Por su parte, Carlos Fernández, de XTB, apunta a algo que podría estar ocurriendo en el mercado de renta fija y sobre lo que ya se habla en el sector. "Hay mucha liquidez en el mercado, lo que hace que los tipos de interés sean bajos, por ello ya hay gente que habla de una burbuja en este mercado", avanza.

Según explica, la gestación de esta supuesta burbuja se debería a que "proyectos que deberían financiarse a tipos más altos lo estarían haciendo a tipos bajos, lo que podría dar lugar a impagos".

Pero no todas las proyecciones son tan pesimistas. Bank of New York Mellon ve ciertas señales "alentadoras" para los inversores de renta fija. En este sentido, el gestor de renta fija global de la entidad, Thant Han, cree que la mejora de la demanda de crédito en Europapodría ayudar a mejorar la rentabilidad.

Ya a escalaglobal, el experto piensa que el entorno de rentabilidades bajas seguirá, "pero la mejora del panorama económico en Estados Unidos está dando pie a cierto grado de optimismo en torno al crecimiento en los mercados desarrollados".

Por ello, anticipa un repunte de la actividad del mercado el próximo ejercicio. En cuanto a los emergentes, Han cree que estos mercados aún presentan potencial de rentabilidad y oportunidades de diversificación para los inversores.

Renta fija Renta variable
El redactor recomienda