ESTÁ SUJETO A UN IMPUESTOS DEL 20%

¿Ha pensado dónde va a invertir los 400.000 euros del Gordo de la Lotería de Navidad?

No hay Navidad sin el sorteo de la Lotería. Aunque las probabilidades de que toque son escasas debería pensar dónde invertir los 400.000 euros que reparte el Gordo

Foto: ¿Ha pensado dónde va a invertir los 400.000 euros del Gordo de la Lotería de Navidad?

Una cita ineludible desde hace más de dos siglos. No hay Navidad en España sin el día de la Lotería. Miles de números entran en el bombo este lunes 22 de diciembre. La probabilidad de que le toque el Gordo apenas es del 0,00001% y la de que consiga rascar algo en el sorteo se sitúa en el 5%. Pero contra la matemática, la ilusión. ¿Ha pensado qué podría hacer con los 400.000 euros del primer premio, si es que le tocan? La planificación resulta fundamental en esta tesitura y los asesores financieros avisan: conviene que se tome su tiempo antes de tomar cualquier decisión sobre dónde invertir o gastar su premio. Según las estadísticas de European Financial Planning Association (EFPA), tres cuartas partes de los ganadores tienen mucho menos dinero cinco años después de haber obtenido su premio.

El primer punto que hay que tener en cuenta son los impuestos. Desde el 1 de enero de 2013 los premios de Loterías y Apuestas del Estado llevan aparejados un gravamen especial del 20% para las cuantías que superan los 2.500 euros. En el caso del Gordo de Navidad, adelgaza el premio hasta 320.000 euros. Esta retención constituye la tributación definitiva y no es incluida de nuevo en la declaración del IRPF de 2014 (a presentar en mayo de 2015). Lo que sí tendrá que afrontar es el impuesto de patrimonio o los impuestos sobre los intereses, en función de lo que haga con ese dinero.

Desde enero de 2013 los premios de Lotería superiores a 2.500 euros están sujetos a un impuesto especial del 20%

El segundo punto es mucho más agradable. Afortunado ganador, ¿dónde va a invertir su premio? Desde EFPA inciden en dos aspectos: la importancia de gestionar bien el dinero con vistas al medio y largo plazo y la posibilidad de terminar de amortizar la hipoteca. En este punto, no obstante, recalcan que aunque todo el mundo está intentando reducir la deuda, si la financiación es adecuada en términos de coste, plazos y saldo pendiente, es preferible confiar en otras inversiones seguras que rinden por encima del coste de la hipoteca. Y llegados a este punto, ¿cuáles son las opciones para invertir? ¿Fondos de inversión o planes de pensiones? ¿Renta fija o renta variable?  ¿Depósitos o inversión en activos inmobiliarios? Aquí van unas pautas que pueden ayudarle.

¿Los depósitos son una opción?

No han dejado de perder rentabilidad a lo largo del año y todo apunta a que en 2015 van a seguir perdiendo brillo en un entorno de tipos en mínimos históricos. No obstante, siguen siendo la opción de ahorro preferida por parte de la mayoría de las familias españolas. El director de inversiones de Tressis, Víctor Alvargonzález, cree que los depósitos deberían constituir una parte muy pequeña de la cartera, ya que su rentabilidad “no sólo es baja, si no que debería seguir bajando en un entorno deflacionista de tipos en mínimos”. En este sentido, Alvargonzález recomienda explorar otras alternativas como los seguros de ahorro, unos productos que suelen aportar algo más de rentabilidad, aunque también obligan al ahorrador a suscribirlos durante más tiempo.

Los asesores creen que los depósitos deben constituir una parte muy pequeña de la cartera

Desde la empresa de asesoramiento financiero (EAFI) Capitalia Familiar, su director Félix González añade que es muy importante que los inversores “no se dejen atrapar por productos anzuelo como los depósitos estructurados o los fondos garantizados o de rentabilidad objetivo, que están diseñados con un riesgo asimétrico en relación con la rentabilidad que ofrecen a unos clientes con filosofía conservadora”.

La opción de los fondos de inversión

Es incuestionable el tirón que han vuelto a tener en 2014 estos vehículos de inversión. Y con vistas al próximo año sigue siendo una de las opciones preferidas para buena parte de los asesores financieros. Es el caso de Profim. Su director de análisis, José María Luna, considera que la gran ventaja que ofrecen es la posibilidad de diversificar el patrimonio financiero y obtener una gestión profesional. Una cartera tipo para estos expertos podría estar compuesta de la siguiente forma: un 15% del capital en fondos monedero (aquellos que inviertan en renta fija europea pública o corporativa con vistas al corto plazo) y que tengan unas bajas comisiones de gestión. Ejemplo de ello es el fondo de Renta 4 Monetario.

Por su parte, un 25% debe estar en fondos de renta fija europea de medio plazo como Vontobel Eur Corporate Bond Mid Yield o BNY Mellon Euroland Bond A. Otro 25% se recomienda que esté referenciado a fondos mixtos de renta fija europea que realicen una gestión flexible y activa como el March International Torrenova o Cartesio X.

Desde Gesconsult creen que el próximo año va a ser un momento estupendo para invertir en bolsa y especialmente en la española

Entre el resto de posiciones, desde Profim recomiendan invertir otro 15% en fondos de retorno absoluto (productos que sin ser garantizados intenten obtener una rentabilidad anual positiva) como Renta 4 Pegasus. Otro 10% estaría referenciado a fondos mixtos de renta variable como Nordea-1 Stable Return y el 10% restante a fondos de renta variable internacional que sobreponderen acciones de los mercados de EEUU y Europa como Robeco Global Premium Equities.

El director de la EAFI Aureo Wealth Advice, Rafael Juan y Seva, cree que 2015 será un año muy prolífico para los activos de riesgo, si bien cree que hay que tener en cuenta que la volatilidad ha vuelto para quedarse y los retornos de los últimos años ya no van a ser posibles. En este sentido, estos expertos ven muy poco valor en la renta fija soberana y se decantan por bonos corporativos high yield, si bien “el inversor asume un riesgo mucho más alto que en años atrás”.

La opinión unánime de los asesores es que es mejor invertir a través de fondos de inversión que de forma directa en bonos y acciones. No obstante, Alfonso de Gregorio, director de gestión de Gesconsult, cree que “el próximo año va a ser un momento estupendo para invertir en bolsa, especialmente en España ante la perspectiva de recuperación de la demanda interna, apoyada en unos bajos tipos de interés”.

El mercado inmobiliario, en el foco

Ha sido una de las tendencias del último año. El interés que ha suscitado el mercado inmobiliario español entre los inversores extranjeros ha puesto en relieve la vuelta del pulso al sector tras años de absoluta sequía. ¿Es una alternativa válida? En este punto los asesores se muestran algo menos unánimes. Por un lado, desde Tressis creen que es una idea interesante y no sólo por las socimis. “Las crisis son una oportunidad única para comprar activos inmobiliarios que normalmente no están en venta, tanto físicos como en las carteras de inmobiliarias cotizadas. En este punto nos referimos a inmuebles de calidad y no a los que estén en la órbita de Sareb", señalan desde Tressis.

No obstante, algunos asesores también invitan a la prudencia. En Aureo Wealth Advice creen que con los 320.000 euros de un décimo hay mejores alternativas que el mercado inmobiliario y dudan de que la recuperación del sector vaya a llegar en el próximo año. “Es interesante incluir acciones de socimis en cartera pero siempre en aras de diversificar la inversión”, añaden.

Y si nada de lo anterior le convence…

También hay un abanico de inversiones menos convencionales que alcanzan casi hasta donde llega la imaginación. Ejemplo de ello es el grafeno (el llamado “material del futuro”, que se emplea para fabricar pantallas táctiles flexibles, baterías o placas solares) e invertir en compañías productoras como Oxford Instruments o mineras de grafito como Carbone Lorraine, que en los últimos años han subido a doble dígito.

También destaca la inversión en coches clásicos que pueden llegar a incrementar su valor en un 28% durante el primer año, en un 115% tras cinco años y en un 400% diez años después de su compra, según apuntan los expertos del sector, siempre según el estado de conservación. El vino es otra posibilidad, incluso a través de fondos de inversión como el March Vini Catena (de March Gestión), que acumula una rentabilidad de casi el 9% anual en los últimos cinco años.

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios