Es noticia
Menú
¡Abre tu mente! Seis consejos para que tu dinero sobreviva a los tipos al 0% en 2015
  1. Mercados
  2. Inversión
estrategias de inversión

¡Abre tu mente! Seis consejos para que tu dinero sobreviva a los tipos al 0% en 2015

El calendario de 2015 ya está esperando. No será un año fácil para invertir, con lo que más vale tener claros unos principios básicos para no caer en la desesperación

Foto:

El calendario de 2014 consume ya sus últimas fechas. Y va siendo momento de pensar en 2015. Si para los ahorradores siempre es un desafío pensar dónde y cómo mover su dinero, el próximo ejercicio será aún más exigente. ¿La razón? Que habrá que diseñar la estrategia sobre la base de unos tipos de interés oficiales en el 0,05%. Y esto lo condiciona todo. ¿Para bien o para mal? Todo dependerá de cómo juegue sus bazas. Seis consejos pueden ayudarle para manejarse en este escenario

1. Es lo que hay... y no va a cambiar.Los depósitos, que son la principal referencia para muchos inversores, han ido rebajando su rentabilidad conforme el Banco Central Europeo (BCE) ha ido rebajando los tipos de interés. Comenzaron el año en torno al 2% y lo terminan por debajo del 1%. ¿Que usted prefiere pensar en las letras del Tesoro a 12 meses? Pues empezaron el año en torno al 1% y lo terminan por debajo del 0,5%. ¡No desespere! Con los tipos oficiales al 0,05% -jamás habían estado tan bajos-es lo que hay.

Y por muchas vueltas que le dé no va a cambiar, con lo que conviene asumirlo, hacerse a la idea y prepararse para sobrevivir a este entorno. Porque, desde luego, mucho -muchísimo- tiene que cambiar la situación para que el BCE suba los tipos antes de 2016. Y con este panorama, ni el rendimiento de los depósitos ni el de las letras subirá, con lo que permanecerá por debajo del 1%.

2. Hay vida más allá del 1%... con riesgo. Los tipos al 0% no están reñidos con la rentabilidad. Simplemente la complican. ¿Qué quiere decir esto? Que aspirar a rendimientos superiores al 1% implica asumir riesgos. Y no hay más. Por muy exiguo que parezca ese interés, sobre todo en comparación con el 3 o el 4% que ofrecían los depósitos hasta hace unos meses, es lo que hay con el precio del dinero en estos niveles. El que quiera rendimientos del 2% o más en 2015 tendrá que correr más riesgos de los que podría pensar por premios de este calibre. No bastará con los depósitos ni con la deuda pública a corto plazo; bolsa, socimis o renta fija corporativa tendrán la llave hacia esas rentabilidades adicionales. ¿Que no quiere meterse estos jaleos? Pues deberá contentarsecon esos rendimientos del 1% o por debajo.

A su vez, esta realidad constata que si el binomio rentabilidad/riesgo siempredebe tenerse en cuenta a la hora de tomar decisiones de inversión, en este contexto aún más. ¿Por qué motivo? Porque perseguir rendimientos del 2 o del 3% puede conllevar peligros superiores a lo esperado... con el consiguiente riesgo de sufrir pérdidas.

3. Entre el coste de oportunidad y el vencimiento.Dentro de los denominados productos conservadores, los seguros de ahorro ola deuda pública a largo plazo ofrecen esos rendimientos próximos o superiores al 2%. Y sí, no contienen demasiado riesgo, pero sí otros matices. En el caso de los seguros, suelen exigir una permanencia mínima que en caso de no respetarse -por necesitar el dinero antes- traerá consigo una penalización que afectará al rendimiento final. Y en el de la deuda a largo plazo, lo que hay que tener en cuenta es que, en efecto, hay poco riesgo... siempre que se invierta a vencimiento. Es decir, hasta el final de la vida del título. Y esto puede implicar un alto coste de oportunidad cuando cambien las condiciones de mercado. ¿Y si no quiere esperar a que venza? Pues en ese caso se expondrá a que, si quiere vender el título, podría hacerlo a un precio inferior al de compra, con la pérdida consiguiente. Porque sí, los bonos -como las acciones de una empresa cotizada- también cotizan y su precio puede caer.

4. Mente fría y memoria caliente. Es lo que hay, pero seguramente a usted le seguirá pareciendo poco ese rendimiento del 1% o del 1,5%. Y eso también lo saben en su entidad financiera. Por eso, si acude con la intención de preguntar lo que tiene que hacer para ganar más dinero... debe mantener la mente fría y recordar siempre ese binomio rentabilidad/riesgo. En esa conversación aparecerán conceptos comoproductos estructurados o cosas similares de los que les aseguraránque les conducirán a rendimientos del 3 o del 4% sin correr riesgos... y eso no puede ser.

Si les hablan del 3% o del 4% es que tiene que haber riesgos. Sí o sí. Y si tiene dudas, además de mente fría, mantenga la memoria caliente y recuerde lo que puede pasar por invertir en productos que en apariencia eran seguros, pero que en realidad no lo eran.

5. El 'regalo' de los tipos reales. El refranero establece que no hay mal que por bien no venga. Y algo así ocurre ahora con la sociedad tipos de interés/inversión/precios. Lejos de subir, que es lo que suele ocurrir, los precios están bajando en España. Es decir, la inflación se aleja y la deflación se acerca. Y eso, siendo potencialmente peligroso para la economía en caso de convertirse en un fenómeno que ha venido para quedarse, no es malo para la inversión. ¿Por qué? Por el interés real, es decir, el interés resultante de restar la inflación a la rentabilidad obtenida.

O lo que es lo mismo, el interés real es la referencia para saber si está ganando dinero con su inversión. La clave es que su interés sea superior a la inflación. En ese caso, estaría ganando dinero de verdad; en el caso contrario, lo estaría perdiendo.Como ahora los precios están en tasas negativas, hasta un interés del 0% conduce a un interés real positivo. Por tanto, la actual deflación incrementa el rendimiento real de las rentabilidad aparentemente bajas de productos como los depòsitos o las letras.

6. Bien por el euribor... en su justa medida. No es propiamente una alternativa de inversión, pero como si lo fuera por la importancia que tiene en el bolsillo de muchos hogares españoles. Los tipos al 0% garantizan que el Euribor a 12 meses, la referencia a la que están vinculadas la mayoría de las hipotecas a tipo variable en España, seguirá en mínimos históricos durante todo 2015. No es que se vaya a traducir en sustanciales rebajas de las cuotas, porque el Euribor ya ha estado todo 2014 en el 0,6% o por debajo, pero al menos no será un quebradero de cabeza.

Ahora bien, precisamente porque el Euribor está vinculado a un producto a largo plazo -una hipoteca-, conviene no cegarse con los niveles actuales. En algún momento, aunque no sea hasta 2017 o 2018, el BCE subirá los tipos. Y el euribor subirá con ellos. Por eso resulta aconsejable no confiarse ahora en caso de estar pagando ya una hipoteca. Si en 2015 va a pagar menos por su hipoteca, lo suyo sería queese dineroextralo ponga a trabajar para usted.

Y siestápensando en comprarse una casa yempezar a pagar una hipotecaaprovechando precisamente cómo está el Euribor, debería hacer cálculos no con el escenario actual, sino con un Euribor más alto. Es decir, debería someterse a una especie de test de estrés personal; como el de de los bancos, pero a su medida.Un dato le puede ayudar a entender por qué debería hacerlo: para una hipoteca de 150.000 euros a 20 años, con que el Euribor retorne a su media histórica -2,6%-, la cuota mensual se encarecería en más de 150 euros al mes.

El calendario de 2014 consume ya sus últimas fechas. Y va siendo momento de pensar en 2015. Si para los ahorradores siempre es un desafío pensar dónde y cómo mover su dinero, el próximo ejercicio será aún más exigente. ¿La razón? Que habrá que diseñar la estrategia sobre la base de unos tipos de interés oficiales en el 0,05%. Y esto lo condiciona todo. ¿Para bien o para mal? Todo dependerá de cómo juegue sus bazas. Seis consejos pueden ayudarle para manejarse en este escenario

Rentabilidad Renta fija Inversores Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi Tipos de interés Depósitos
El redactor recomienda