VENTANA DE LIQUIDEZ

Telefónica quiere su parte del pastel: prepara una emisión de bonos híbridos

Telefónica no se quiere quedar fuera de la fiesta de financiación en el mercado. Prepara una emisión de bonos híbridos al 4,375% a cinco años

Foto: El presidente de Telefónica, César Alierta (Reuters)
El presidente de Telefónica, César Alierta (Reuters)

Telefónica no se quiere quedar fuera de la fiesta de financiación en el mercado. Los bajos intereses exigidos a las compañías por su deuda corporativa bajo el paraguas de una posible compra de bonos por parte del Banco Central Europeo (BCE), ha abierto una nueva ventana de liquidez para las empresas. Así, la compañía que preside César Alierta prepara una nueva emisión de un bono híbrido como ya hizo el pasado mes de marzo con 1.750 millones de euros.

En esta ocasión, Telefónica prepara una emisión que sería amortizable a cinco años, con un interés del 4,375% y en la que actuarán como bancos colocadores BNP Paribas, JP Morgan, Barclays, Societe General y Unicredit, según ha informado Reuters.

El director financiero de Telefónica, Ángel Vila, adelantó el pasado 12 de noviembre a preguntas de los analistas que la compañía podría recurrir a nuevas emisiones de híbridos a corto o medio plazo.

 Vila recordó que hasta la fecha, Telefónica ha recurrido a este instrumento con el fin de apoyar decisiones estratégicas de fusiones y adquisiciones o para proteger a la compañía de eventualidades que pudieran afectarle de forma negativa, como la devaluación en Venezuela. "En cualquier caso, no descartamos volver a recurrir a esta figura a corto o medio plazo", adelantó el directivo.

Durante los nueve primeros meses del año, la actividad de financiación de Telefónica en los mercados de capitales se ha situado en torno a los 13.900 millones de euros equivalentes y se ha centrado principalmente en completar la financiación de la compra de E-Plus, mediante la emisión de un bono obligatoriamente convertible en acciones de Telefónica por importe de 1.500 millones de euros y la ejecución de la ampliación de capital de su filial alemana.

Asimismo, la compañía ha puesto su foco en reforzar la posición de liquidez, gestionar activamente el coste de la deuda y suavizar el perfil de vencimientos de su deuda en los próximos años.

Objetivo: reducir su deuda

La compañía tiene como objetivo cerrar 2014 con una deuda financiera neta inferior a los 43.000 millones de euros. A cierre de septiembre, la deuda se situaba en los 41.200 millones de euros, pero teniendo en cuenta hechos posteriores al cierre del tercer trimestre como la venta del 2,5% de su participación en China Unicom y del restante 4,9% que tenía en República Checa, sumado a la modificación de los acuerdos de uso por parte de esta última de la marca O2, la deuda ascendería a 44.879 millones.

En su presentación de resultados, Telefónica señaló que para reducir sus niveles de deuda podría optar por distintas vías como son la generación de caja; las medidas financieras, como el 'scrip dividend' o la emisión de bonos híbridos; o a través de la gestión de la cartera de activos.

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios