comparecencia ante el parlamento europeo

Draghi reclama "reformas urgentes" y deja abierta la puerta a comprar deuda soberana

El presidente del BCE vuelve a la carga. Reconoce que la política monetaria no se basta para arrancar el motor de la región y que las autoridades deben acometer reformas

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi
El presidente del BCE, Mario Draghi

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, lo tiene claro: la unión hace la fuerza. Y así lo ha declarado este lunes ante el Parlamento Europeo, donde ha combinado dos mensajes para terminar lanzando una única conclusión. Primera premisa: la política monetaria, por sí sola, "no podrá" devolver impulso a la economía europea. Segunda premisa: por eso existe "una urgente necesidad" de que los países alcancen "compromisos" para acometer reformas estructurales a corto plazo. Y la conclusión: "2015 necesita ser el año en el que todos los actores de la Eurozona, gobiernos e instituciones europeas desplieguen una consistente estrategia común que devuelvan tracción a nuestras economías". 

El presidente del BCE tampoco ha dejado escapar la oportunidad para remachar su actual estrategia monetaria. Por un lado, ha reiterado que todas las medidas que están en marcha en estos momentos deberían servir para "tener un apreciable impacto en el balance del BCE, que se espera que se mueva hacia los niveles de comienzos de 2012". Esto es, de los 2 billones actuales hasta una horquilla comprendida entre los 2,7 y los 3 billones de euros. Y por otro, que en caso de que las perspectivas de inflación empeoren, "el Consejo de Gobierno es unánime en su compromiso de usar instrumentos no convencionales adicionales dentro de su mandato". Entre ellos, la posibilidad de aplicar un programa de expansión cuantitativa (QE) completo, es decir, que incluya la compra de deuda soberana.

Para cubrirse las espaldas, Draghi ha enfatizado igualmente que el BCE tiene un "cuidado extremo" para referirse a medidas que estén siempre "dentro de su mandato". Así, aunque ha manifestado que quiere que se tenga la impresión de que la entidad está lista para "actuar" en cualquier momento, también quiere dejar claro, como viene haciendo desde el histórico discurso de 2012 en el que se comprometió a "hacer todo lo que sea necesario" para salvar el euro, de que se moverá siempre dentro del territorio que la ley concede al BCE. 

La afirmación de estos compromisos ha reactivado la caída del euro. La divisa europea se ha depreciado un 0,6% contra el dólar, hasta los 1,245 dólares. En lo que va de año, la moneda única pierde un 9,4% de su valor contra la estadounidense.

Acelera la compra de cédulas 

Mientras Draghi reclamaba más reformas en el Parlamento Europeo, el BCE ha dado a conocer este lunes los datos de su última remesa de compras de cédulas en el mercado. Entre el 10 y el 14 de noviembre, la entidad dedicó 3.077 millones a la adquisición de títulos. Tras esta última batida, en total ha empleado ya 10.485 millones de euros a este programa, el tercero (CBPP3) que ha puesto en marcha durante la crisis para comprar este tipo de títulos.

En este sentido, el banquero italiano ha reconocido que estas compras, así como el resto de medidas que el ya está llevando a cabo o ultimando -como las compras de titulizaciones (ABSPP), que comenzarán en breve-, "necesitan más tiempo para que se materialicen sus efectos positivos".

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios