entrevista a simon ward (henderson)

"Merkel respaldó a Draghi en 2012, pero es reacia a apoyar la compra de deuda pública"

Simon Ward, economista jefe de Henderson, cree que el mercado ha sido demasiado pesimista en octubre. Vaticina la llegada de mejores noticias a corto plazo

Foto: Simon Ward
Simon Ward

Octubre fue fiel a su fama y se convirtió en el mes más convulso de los últimos tiempos en los mercados financieros. Sin embargo, siempre hay voces que se apartan de la visión general. Como la de Simon Ward, economista jefe de la gestora Henderson Global Investors, que considera que el temor de los inversores ha sido "exagerado" y que la economía mundial enviará mejores noticias en breve. Tampoco cree que el Banco Central Europeo (BCE), que este jueves afronta una nueva reunión de política monetaria, vaya a recurrir a la compra de deuda pública en el mercado. 

Pregunta: ¿Cuál es su visión sobre la economía mundial?

Respuesta: El pesimismo es exagerado y es probable que las noticias mejoren a principios de 2015. Las tendencias internacionales en política monetaria están impulsando el crecimiento económico y están mandando una señal tranquilizadora. Los motores que constituyen las economías de EEUU y China siguen expandiéndose, mientras que Japón empieza a recuperarse del impacto negativo tras la subida del impuesto sobre las ventas en abril y la debilidad de la Eurozona debería contenerse. La caída del precio del petróleo supone un recorte fiscal efectivo para los consumidores.

P.: ¿Es la triple recesión una amenaza real para Europa? ¿Y el riesgo de deflación?

R.: Los mercados se asustaron debido a la caída mensual del 4% en la producción industrial alemana registrada en agosto, pero esta cifra sólo reflejaba los cierres en verano de las empresas del sector automovilístico. En septiembre, la producción de automóviles ha vuelto a repuntar. Las tendencias en política monetaria ya advirtieron de la recesión de 2011-2012, pero ahora no están mostrando ninguna señal. La inflación general ha descendido debido a la caída de los precios de la energía y los alimentos y podría entrar brevemente en terreno negativo, pero la inflación subyacente -excluidos ciertos elementos coyunturales- se mantiene estable justo por debajo del 1%.

P.: ¿Está el mundo preparado para una normalización gradual de las políticas monetarias?

R.: Las economías se encuentran en diferentes situaciones y los bancos centrales deben responder de manera adecuada. China, India y Brasil, por ejemplo, están llevando a cabo políticas restrictivas que deberían ser capaces de flexibilizar si la inflación desciende. Estados Unidos y Reino Unido se están acercando a una situación de pleno empleo, lo que podría propiciar un aumento gradual de los tipos. Es probable que las economías de la Eurozona y de Japón, en cambio, necesiten un apoyo monetario más prolongado.

P.: La economía del Reino Unido está mejorando, ¿pero está preparada para el aumento de sus tipos de interés? ¿Será Mark Carney el primero en subirlos?

R.: Es seguro que se dará un aumento pronto, especialmente con el drástico aumento del déficit presupuestario, pero el gobernador del Banco de Inglaterra se mantiene firme en su posición proclive a políticas acomodaticias. Su experimento con las directrices a futuro fue una farsa: los objetivos se cambiaban en poco meses para justificar su política de no intervención. Ahora, es probable que se retrase la subida de tipos hasta después de las elecciones de mayo de 2015, con lo que tendrá lugar aproximadamente al mismo tiempo que en EEUU.

P.: ¿Qué espera de la Fed? La tercera ronda de la relajación cuantitativa (QE3) ya ha terminado, pero las rentabilidades de la deuda pública estadounidense están bajando. ¿Nos encontramos ante un nuevo condundrum (enigma)?

R.: Las rentabilidades también cayeron cuando las anteriores rondas de relajación cuantitativa (QE1 y QE2) finalizaron. La caída de este año responde a los excesos cometidos el año pasado, cuando la Fed anunció que estaba a punto de retirar sus estímulos. La Fed ha declarado que esperará un "tiempo considerable" antes de dar por finalizada la política de relajación cuantitativa y aumentar los tipos, lo que apunta a que no se darán movimientos antes de primavera de 2015, como pronto. Un descenso de la inflación a corto plazo conferirá a los partidarios de políticas flexibles un cierto margen de maniobra.

P.: ¿Espera que se implemente un programa de expansión cuantitativa completo (QE), con compras de deuda soberana, en la zona del euronbsp; ¿Prevé una batalla entre Draghi y Weidmann?

R.: La aplicación de un programa completo de relajación cuantitativa, que incluya adquisiciones de deuda pública, es improbable a no ser que la economía de la Eurozona se debilite mucho más, algo que personalmente dudamos. El presidente del BCE, Mario Draghi, necesitaría el apoyo del Gobierno alemán antes de embarcarse en políticas de este tipo. La canciller Angela Merkel apoyó el programa de Operaciones Monetarias Directas (OMT) en 2012, pero se mostró reacia a permitir la aplicación de la relajación cuantitativa debido a la creciente amenaza política que suponía el nuevo Partido Alternativa para Alemania (AfD), que se oponía a esta intervención y ha logrado un apoyo considerable en las últimas elecciones europeas y germanas.

P.: ¿Cuál es su visión sobre divisas? Algunos hablan de paridad entre el euro y el dólar para 2015/2016. ¿Está de acuerdo?

R.: El tipo de cambio actual ya está descontando una rentabilidad superior de la economía estadounidense y las divergencias en las políticas monetarias. Nuestra opinión de que las noticias económicas sobre la Eurozona mejorarán y de que es poco probable que se aplique un programa completo de relajación cuantitativa suponen un apoyo para el euro -tal y como atestigua la reciente caída de los precios del crudo-, lo que sería positivo para la balanza de pagos de la región europea, pero no afectaría a Estados Unidos.

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios