REBAJA UN 7,5% SU ANTERIOR ESTIMACIÓN

Ebioss vuelve a revisar su plan de negocio tras facturar solo 137.000 euros hasta junio

La compañía afirma tener unos ingresos de 6,7 millones en el primer semestre, pero sus estados financieros consolidados cercenan esta cifra hasta 137.000 euros

Foto: Ebioss vuelve a revisar su plan de negocio tras facturar solo 137.000 euros hasta junio

Apenas tres meses ha durado el último plan de negocio de Ebioss. La compañía ha vuelto a revisar su hoja de ruta y para 2014 ha rebajado de 20,1 a 18,6 millones, un 7,5% menos, la partida que denomina como ingresos. Una primera línea de la cuenta de resultados cuya manera de expresarse en la información aportada por la empresa difiere, y mucho, de las cifras dadas en sus propios estados financieros consolidados

En la información que aporta al mercado en castellano, la empresa presidida por Óscar Leiva se apunta como ingresos del primer semestre de este año 6,7 millones de euros, cifra que en las propias cuentas consolidades, publicadas en inglés, Ebioss adelgaza hasta dejar en tan sólo 137.000 euros. La disparada diferencia entre un número y otro responde a dos puntos clave. Por una parte, en la primera información en castellano recoge como ingresos 2,73 millones de euros de un extraordinario procedente de un ajuste contable; por otra, incluye bajo el mismo paraguas 3,69 millones que, en realidad, son operaciones intragrupo.

No obstante, todo ello permite a la compañía adjudicarse un beneficio de 2,33 millones de euros o 0,06 euros por acción. De hecho, esta línea de la cuenta de resultados también varía al alza en el plan de negocio, al incrementarse un espectacular 53%, hasta alcanzar los 2,6 millones de ganancia previstas para el cierre de este año.

En abril, Ebioss compró en Italia una planta cuyo objetivo es llegar a producir un megavatio de energía por 650.000 euros. Menos de tres meses después, ha vuelto a tasar a la filial transalpina y se ha apuntado un extraordinario de 2,7 millones de euros

El recurso contable que ha utilizado la compañía, y que en la información en castellano afirma tener avalado por KPMG, ha consistido en revalorizar una compra que cerró hace sólo unos meses. El pasado 3 de abril, Ebioss se hizo con la italiana Sorgenia Bioenergy por 650.000 euros, importe muy superior a los 120.000 euros que sumaban sus 120.000 acciones de un euro de valor cada una y detrás de las cuales lo que hay es una planta en Italia con capacidad para producir un megavatio.

Con menos de tres meses de diferencia -lo que va de abril al cierre de resultados semestrales en junio-, esta empresa ha vuelto a ser tasada y el experto independiente contratado para ello ha dictado que el valor de razonable de los activos de la compañía transalpina, rebautizada como Syngas Italy, asciende a 3,4 millones de euros, lo que se ha traducido en un extraordinario de 2,73 millones de euros. Todo ello aderezado con el hecho de que la propia Ebioss reconozca en sus estados financieros que, a futuro, no descarta la posible demolición y desmantelamiento de la planta de biogas que tiene la italiana en la región de Gallina.

Por lo que respecta a las operaciones intragrupo, que la propia empresa reconoce en sus estados financieros que deben ser desconsolidadas, éstas consisten, fundamentalmente, en los trabajos que está realizando la filial de ingeniería Eqtec en la construcción de las plantas de Karlovo y Heat Biomass, cuyo objetivo es producir cinco megavatios de energía cada una en algún momento del próximo año.

En concreto, la primera fase de Karlovo, que se limita a dos megavatios, se espera que entre en funcionamiento a principios de 2015, mientras que los otros tres megavatios no llegarán hasta finales del próximo ejercicio. Hasta entonces pospone Ebioss también la puesta en marcha de Heat, proyecto cuyo desarrollo ha quedado desplazado, al haberse decidido destinar recursos que inicialmente iban para él a Karlovo, así como a las compras de Syngas y de la portuguesa TNL.

La adquisición de la empresa lusa, como destapó El Confidencial, se infló al ser comunicada al mercado. Entre otros puntos, se ocultó que es una empresa en pérdidas, se afirmó que estaba presente en países donde no operaba y se maquillaron las cifras reales del número de equipos vendidos por la ahora filial. Tras la información de este medio, Ebioss tuvo que aclarar las cifras y dijo que les estimaciones de pérdidas de TNL para este año ascienden a 619.729 euros.

Como la operación se cerró en agosto, no afecta a los estados del primer semestre y, de cara a final de año, la compañía dirigida por Leiva ya ha adelantado que sólo consolidará los cinco meses correspondientes.

Dos ampliaciones, dos 'split' y cuatro planes de negocio

Con poco más de un año de vida en el parqué (salió a cotizar al MAB en julio de 2013), la empresa acumula dos splits -desdoblamiento de acciones-, dos ampliaciones de capital y cuatro planes de negocio diferentes. 

En marzo de 2013, dentro del Documento Informativo de Incorporación al Mercado (DIIM), avanzó unos ingresos totales para 2014 de 39,3 millones de euros y un beneficio bruto de explotación (ebitda), de 7,8 millones. En noviembre de 2013, y dentro de la documentación enviada con motivo de la ampliación de capital que ejecutó entonces, rebajó los ingresos para 2014 hasta los 23,2 millones y el ebitda, hasta los 2,8 millones. En junio de 2014, dentro de la información vinculada a una nueva ampliación de capital, recortó las previsiones de ingresos para este ejercicio hasta los 20,1 millones y el ebitda, hasta los 2,7 millones. Y en el nuevo plan de negocio presentado ahora reduce los ingresos hasta los 18,6 millones y eleva el ebitda hasta los 3,5 millones. Pese a este incremento, en caso de alcanzar esta cifra será menos de la mitad de la cantidad anunciada en el DIIM -esos 7,8 millones ya citados-.

Lo mismo ocurre con el beneficio neto. Aunque lo ha revisado al alza para 2014, hasta los 2,6 millones de euros, por encima de los 1,7 millones mencionados en junio de este año y de los 1,8 millones de noviembre de 2013, la cifra también es inferior a los 4,1 millones anunciados en el Documento que la propia compañía emitió cuando salió al MAB. Igualmente llamativo es que el DIIM proyectara unos ingresos por la venta de energía, que la empresa reconoce que es su negocio, de 5,5 millones de euros para 2014 que luego recortó ya en noviembre de 2013 hasta los 0,9 millones y dejó en nada -0 euros- en junio de este año. 

Mención especial merece precisamente la revisión de junio de 2014. Coincidencia o consecuencia, la realidad es que esta modificación se produjo justo después de que el auditor pusiera una salvedad en sus cuentas de 2013, por apuntarse de manera incorrecta casi 600.000 euros, y advirtiera de que las valoraciones de la empresa se basan sobre descuentos de flujos de caja futuro que dependen de que las plantas de biomasa entren en funcionamiento y produzcan electricidad en el plazo previsto. "Estas estimaciones pueden cambiar en caso de que haya cambios en las estimaciones del plan de ejecución de las plantas", advertía la firma Baker Tilly Klitou and Partners en la auditoría del pasado ejercicio.

La primera prueba de fuego de este párrafo de énfasis llegará en pocos meses, ya que para finales de este año debería estar lista Karlovo y empezar a producir y vender energía a principios de 2015. A fin de cuentas, la verdadera fuente de ingresos que debería tener Ebioss.

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios