Así es un ‘Día del inversor’: corbatas, muchas cifras…y un robot humano
  1. Mercados
  2. Inversión
'capital markets day-2014' de ABB

Así es un ‘Día del inversor’: corbatas, muchas cifras…y un robot humano

Presentaciones de planes estratégicos, previsiones, nuevas líneas de negocio... y robots. Conozca como es un día dedicado a los inversores desde dentro

placeholder Foto:

Las sillas ya están todas ocupadas. Empieza a hacerse el silencio en el concurrido salón de actos y todos los asistentes miran al frente. El consejero delegado de ABB, Ulrich Spiesshofer, toma la palabra y da por inaugurado el Capital Markets Day-2014 de la compañía suiza.

El lugar elegido para celebrar el encuentro con inversores de este año es Londres, una ciudad muy ligada a la compañía, como reconoce el propio Spiesshofer en su discurso inicial. “Esta ciudad supone un lugar destacado para ABB, aquí hemos realizado muchos proyectos”, índica la cabeza visible de la firma tecnológica fruto de la unión de la empresa sueca ASEA y la suiza BBC a finales de los 80.

La mayoría de las compañías cotizadas –ABB lo hace en Zurich, Estocolmo y Nueva York- suele celebrar una jornada anual con sus inversores, a la que también es invitada la prensa, para explicarles de primera mano la situación de la empresa. En este caso, ABB ha aprovechado la ocasión para anunciarles el nuevo plan estratégico para el periodo 2015-2020 y el nuevo programa de recompra de acciones, que ascenderá a algo más de 3.000 millones de euros en estos próximos cinco años.

Al encuentro de 2014 han sido invitados 70 periodistas de todo el mundo, ya que ABB opera en los cinco continentes. Las corbatas y trajes de estos se mezclan con los de los inversores, sólo se les distingue por la acreditación que todos llevan debidamente colgada al cuello.

En esta cita, los participantes se mezclan unos con otros sin diferenciar si se trata de prensa, inversores o personal de la compañía. Aunque primero tiene lugar la conferencia para los medios, en la que se esbozan las líneas más importantes del nuevo plan estratégico y se admiten preguntas, y luego el encuentro entre los directivos y los inversores, unos y otros realizan las mismas actividades, comen el mismo menú, duermen en el mismo hotel y se mezclan como si de unas convivencias se tratase.

La jornada comienza temprano. Como manda el horario anglosajón, a las 6.30 de la mañana ya se puede tomar el desayuno. El encuentro con los medios empieza a las 8.30 de la mañana y se desarrolla durante casi dos horas. El consejero delegado y el director financiero, Eric Elzvik, son los que toman la palabra para explicar el grueso de su nuevo plan estratégico antes de dar paso a las preguntas.

Spiesshofer explica que el nuevo plan del grupo estará enfocado en acciones centradas “en el momento de crecimiento orgánico de la compañía”. La firma quiere girar su centro de gravedad hacia segmentos de mayor crecimiento mientras mejora su competitividad y reduce los riesgos, “particularmente en la división de Power Systems”, indicó el consejero delegado.

Abundan las cuestiones de los periodistas de regiones emergentes, como Asia y Latinoamérica, donde ABB tiene puestos sus ojos para incrementar sus ingresos entre un 4% y un 7% entre 2015 y 2020. Una vez que se da por concluida la rueda de prensa, es el turno de los inversores.

Su reunión con la cúpula de la compañía se extiende durante más de tres horas. Los medios pueden seguirla en una sala especialmente acondicionada para ellos con varias pantallas de plasma, conexión a Internet y refrescos para hacer más llevadera la sesión, que se mezcla con la hora de la comida.

El hecho de que ABB sea una multinacional ha facilitado que en esta segunda semana del mes de septiembre, en la que extrañamente luce el sol en Londres, se reúnan en la ‘City’ periodistas e inversores procedentes de diferentes puntos del planeta.

Alemanes, austríacos, brasileños, chinos, egipcios, escoceses, ingleses, suizos, suecos, españoles, venezolanos… La lista de nacionalidades es larga y da una idea de hasta dónde han llegado los negocios de la empresa dedicada a la ingeniería eléctrica y la automatización, cuyo objetivo más claro para los próximos cinco años es India.

El inglés es el idioma ‘oficial’ del encuentro, pero también se pueden escuchar conversaciones en alemán y en español. Eso sí, todas en un tono bajo y sosegado, propio del comportamiento de la gente del norte.

Como no podía ser de otro modo, la tecnología tuvo un papel relevante en el Capital Markets Day de ABB. Además de las cifras y las previsiones, la compañía quiso trasladar hasta Londres lo que considera el futuro: el robot humano.

La empresa ha desarrollado un robot al que ha bautizado como YuMi, diseñado para colaborar con las personas “mano a mano en las mismas tareas”. Según ABB, este robot ha sido creado para cubrir las necesidades de los consumidores de la industria electrónica en primera instancia, “pero se incrementará su desarrollo hasta que pueda cubrir otros sectores del mercado”. Su lanzamiento al mercado está previsto para abril del año que viene en la feria dedicada a la tecnología industrial Hannover Messe, que se celebra en Alemania.

YuMi estuvo expuesto en el hotel donde se celebró el encuentro y todos los invitados pudieron probar cómo funciona la máquina. El director del área de robótica de ABB, Vegard Nerseth, señaló que el nombre elegido para el robot “refleja el verdadero espíritu del ser humano: la colaboración con la máquina compartiendo tareas de una manera que nunca habíamos podido imaginar”.

Latam - América Latina India Londres Mercados Prensa Suiza Internacional Industria Tecnología Robótica Inversores Ingeniería