Los inversores ponen la deuda española en cuarentena por Cataluña y el efecto escocés
  1. Mercados
  2. Inversión
la prima de riesgo sube un 13%

Los inversores ponen la deuda española en cuarentena por Cataluña y el efecto escocés

No son los mismos procesos. Pero los inversores los asocian, y las ventas de deuda española se suceden por la vinculación entre el caso escocés y el catalán

placeholder Foto:

No es lo mismo, se dice desde distintas partes. Pero da igual, porquela asociación resulta inevitable. La incertidumbre que envuelve al referéndum de Escocia, por un lado, y las imágenes que ha dejado la Diada, por otro, sirven para que los inversores vean semejanzas entre ambos procesos. Y ante lo que pueda ocurrir, dan un paso atrás para poner su dinero a buen recaudo. En el caso español, esta respuesta deja una profunda huella en la deuda pública, puesto que se traduce en una oleada de ventas preventivas.

Este clima de incertidumbre ha desembocado enque las rentabilidades hansufridolos incrementos porcentuales semanalesmás fuertes de la historia. Desde el exterior, el planteamiento es claro. "Si Escocia termina diciendo que sí a la independencia, la presión sobre el gobierno español aumentará con toda seguridad", avanzaNick Beecroft, presidentey analista senior de Saxo Capital Markets UK. Y esta conexión es la que invita a deshacer posiciones en la deuda española, con el consiguiente repunte de los rendimientos, que suben cuando el precio de los títulos baja.En el caso de los títulos españolesa 10 años, el salto ha sido del del 15%, del 2,04 al 2,35%; en los bonos a cinco años, el incremento ha ascendidoal 33%, del 0,8 al 1,06%; y en los bonos a dos años, el aumento es del 80%, del 0,20 al 0,37%.

Ni siquiera en los momentos de mayor tensión para la deuda periférica, sufridos entre 2010 y 2012, se habían visto incrementos así. Actualmente, eso sí, existe un matiz clave con respecto a aquella situación: los bonos vienen de sus rendimientos -nominales, que no reales- más bajos de siempre, unos niveles que algunos casos, como en los títulos a dos años, sobredimensionan los aumentos porcentuales derivados de las ventas de títulos.

El repunte de los rendimientos se está llevando a su rebufo a la prima de riesgo, es decir, la brecha entre la rentabilidad de los bonos españoles y alemanes a 10 años. La distancia entre ambos títulos, que el viernes pasado se encontraba en los 111 puntos básicos, se encuentra una semana después en los 126puntos, un 13% por encima. La prima no registraba una subida porcentual tan grande desde julio de 2012.

Aunque las ventas se han impuesto en el conjunto de la deuda periférica durante toda la semana, no han alcanzado los registros vistos en España. El rendimiento del bono italiano a 10 años ha escalado un 9%, del 2,25 al 2,46%, y el del portugués, un 6%, del 3,06 al 3,25%.

Distintas entidades o bancos de inversión, como UBS o Royal Bank of Scotland RBS), han reconocido ya en informes y notas enviadas a sus clientesque la deuda española puede enfrentarse a semanas turbulentas a la espera del resultado de la consulta escocesa y de la situación existente en Cataluña. En el caso de UBS, calibra que en este contextola prima podría moverse entre los 120 y los 170 puntos básicos.Pero tampoco creen que este movimiento preventivo vaya más allá, porque el repunte de los rendimientos incrementará el atractivo relativo de los bonos españoles en un contexto de rentabilidades históricamente reducidas en la deuda pública internacional. Desde RBS, tal y como recoge la agencia financiera Bloomberg, consideran que puede ser un "proceso temporal".

Al mismo tiempo, estas ventas vienen alimentadas por la alta exposición que muchos inversores tenían a la deuda española -y de otros países, como los italianos- en sus carteras. Aprovechando la subida acumulada por los precios y el incierto panorama actual, esos inversores encuentran el momento idóneo para recoger beneficios. Más aún, si los datos confirman la escalada del volumen acumulado de deuda pública. Este viernes, el Banco de España ha anunciado que la deuda pública asciende ya a 1,01 billones de euros, una cifra equivalente al 98,9% del Producto Interior Bruto (PIB) español.

Deuda pública Inversores Escocia Cataluña Referéndum