Draghi ha vuelto a bajar los tipos… ¿Y esto en qué se traduce para nuestros bolsillos?
  1. Mercados
  2. Inversión
AFECTARÁ A HIPOTECAS, DEPÓSITOS, ACCIONES…

Draghi ha vuelto a bajar los tipos… ¿Y esto en qué se traduce para nuestros bolsillos?

Ha vuelto a hacerlo. Draghi ha anunciado una nueva bajada de tipos de interés que incide de forma directa en las hipotecas, los productos de ahorro. las bolsas...

Foto:

Ha vuelto a hacerlo. Mario Draghi ha anunciado una nueva bajada de tipos de interés tres meses después de la última rebaja del precio del dinero. En esta ocasión, los tipos oficiales pasan de estar fijados en el 0,05%, desde el 0,15% anterior. Posiblemente esto le diga poco o nada al común de los mortales pero, en la práctica, tiene repercusiones en múltiples frentes. Ejemplo de ello son las hipotecas, que se abaratarán al calor de las nuevas medidas del Banco Central Europeo (BCE). Frente a la chance para los hipotecados, la cruz para los ahorradores, ya que los productos más habituales como cuentas o depósitos verán rebajada su rentabilidad una vez más. No son los únicas piezas que se mueven con el efecto dominó del BCE. La bolsa, el petróleo o la gasolina también se van a ver afectados por las últimas decisiones del organismo europeo. Estos son los seis puntos principales que van a experimentar cambios significativos.

La relación directa que existe entre los tipos de interés y el Euribor (indicador al que están referenciados la mayoría de créditos hipotecarios en España) garantiza un periodo de tipos mínimos para los hipotecados. Desde iAhorro, el analista Antonio Gallardo cree que “el efecto en los créditos va a ser muy leve” y augura una bajada en el Euribor que la notarán unos pocos hipotecados. “Los que vayan a revisar su hipoteca con los tipos del mes de noviembre iban a encontrarse ya con una bajada mínima, y los que lo hicieran en los próximos meses apenas la iban a notar si se mantenía la tendencia natural del Euribor”, asevera.

Desde XTB Trading consideran que la última bajada de tipos va a establecer un margen durante los próximos dos años para el Euribor que oscilará entre el 0,35% y el 0,50% (este jueves cerró en un nuevo mínimo histórico del 0,419%).

Los depósitos a plazo y las cuentas remuneradas van a sufrir un nuevo ajuste a sus ya castigados rendimientos en los próximos meses. Es la consecuencia lógica de las políticas esgrimidas por el BCE y así ha quedado demostrado tras las últimas bajadas de tipos de interés. Sirva como ejemplo el periodo que va desde el pasado 5 de junio, cuando Draghi anunció un recorte del precio del dinero del 1,25% al 1,15%, hasta ahora. En este tiempo, todas las entidades con más peso en el mercado han bajado el rendimiento a sus productos. En el caso de firmas como Bankinter, BBVA o ING Direct esta caída se ha prolongado durante los meses de julio y agosto.

¿Qué va a suceder ahora? Desde European Financial Planning Association (EFPA) creen que el descenso en la rentabilidad de los productos va a ser parejo al de los tipos. Así, es factible que en las próximas semanas las entidades recorten paulatinamente en 0,1 puntos porcentuales sus depósitos hasta situarlos al borde del 1%, o por debajo, un movimiento que responde a la tendencia que han seguido a lo largo de todo el año. Ante esta evidencia, los asesores financieros siguen contemplando la entrada en fondos de inversión y recomiendan que los ahorradores asuman mayores riesgos.

Todos los pasos que ha ido dando Mario Draghi van encaminados al objetivo de que el crédito llegue a la economía real, con especial foco en los hogares y las pequeñas y medianas empresas. La declaración de intenciones ya quedó plasmada en la última reunión con el anuncio del TLTRO, un programa de financiación bancaria a largo plazo de 400.000 millones condicionado a la concesión de préstamos para empresas (cada entidad puede solicitar el 7% del volumen de créditos otorgados).

El último movimiento de Súper Mario sigue la misma hoja de ruta. El BCE comenzará a comprar deuda financiera vinculada a préstamos (ABS) e hipotecas (covered bonds) a partir de octubre. Tal y como apunta Stefan Isaacs, gestor de renta fija de M&G Investments, “las grandes beneficiadas son las empresas porque obtendrán un mayor acceso a la financiación y porque la deuda corporativa va a ganar brillo ostensiblemente entre los inversores”, señala.

Otro de los efectos de la bajada de tipos y uno de los grandes objetivos del BCE es contener la cotización del euro. La moneda común ha registrado este jueves su mayor retroceso en relación con el dólar desde noviembre de 2011. En consecuencia, el euro cotiza en los 1,29 dólares, su nivel más bajo desde julio de 2013. Este hecho beneficia a las empresas europeas y, particularmente, a las españolas que en los últimos años han apostado por apuntalar su negocio en el exterior. Para Víctor Alvargonzález, director de inversiones de Tressis, estas medidas pueden reactivar las exportaciones españolas y aportan un empuje significativo a las firmas cotizadas europeas.

Entre los sectores que pueden tener mejor comportamiento en el mercado la banca gana enteros entre los expertos. “Las medidas impulsadas por Draghi y su QE europeo van a favorecer especialmente al sector”, afirman desde una de las principales gestoras independientes.

Eduardo Roque, director de renta fija de Mutuactivos, explica que "un euro en el entorno de los 1,40 dólares, como ha estado cotizando hasta hace relativamente poco, incomoda al BCE ya que pone en riesgo su objetivo de inflación del 2%”. De ahí que el mercado descuente el giro. Ante esto, firmas como Deutsche Bank o March Gestión apuestan por un euro que se cambie en el entorno de los 1,25 – 1,30 dólares hasta final de año.

¿Cómo jugaríamos la apuesta por el dólar? Para aquellos inversores más sofisticados, un simple forward, cerrando la compra de dólares a un precio. Para el particular que se beneficia del traspaso de fondos para diferir impuestos, un monetario en dólares sería la opción más eficiente", señala Juan Jesús Gómez, socio de Consilio Asesores Patrimoniales Independientes. En esta misma línea, Carlos de Andrés, director de análisis de March, defiende también apostar por fondos que inviertan una parte de su cartera en compañías americanas sin cobertura de divisa, lo que permite beneficiarse del efecto divisa.

Otra consecuencia directa de un euro más débil y un dólar más fuerte es una gasolina más cara. ¿Por qué motivo? Porque como el petróleo cotiza en dólares, si el euro cae, será más caro importarlo. No obstante, esto es lo que dice la teoría, pero no la práctica. Tal y como apuntan los analistas de Goldman Sachs, “actualmente los precios del crudo se ven más condicionados por las tensiones geopolíticas que se están registrando a nivel global, por lo que es difícil predecir los próximos movimientos en la cotización”.

Préstamos Tendencias de consumo Finanzas Mercados Precios Inversiones Inflación Impuestos Dow Jones Jesús Tortosa Renta variable Goldman Sachs Inversores Rentabilidad Mario Draghi Renta fija Petróleo Tressis Depósitos
El redactor recomienda