se aprecia hasta los 1,25 euros

Carney calienta la libra al sugerir que podría subir los tipos "más pronto de lo esperado"

Más alto, sí. Pero más claro, no. Mark Carney ha avisado que podría elevar los intereses antes de lo esperado. La libra reacciona acelerando su subida

Foto: El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney
El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney

"Existe de hecho una fuerte especulación sobre el momento exacto en el que se producirá la primera subida de los tipos de interés y la decisión está llegando a ser más equilibrada. Podría ocurrir más pronto de lo que el mercado espera ahora". Con este clarividente mensaje, el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ha querido preparar el terreno para comenzar a subir los tipos de interés. Y no lo ha lanzado en un momento ni en un lugar cualquiera. Lo ha soltado durante su intervención en un banquete celebrado en Londres, en la mítica Mansion House, en el corazón la City, rodeado de banqueros y financieros, para que todos los escucharan. 

Confirma así unas expectativas que comenzaron a ser crecientes en las últimas semanas al calor de unos datos económicos mejores de lo esperado y del temor a que se esté inflando una nueva burbuja inmobiliaria en suelo británico. Y la libra esterlina, que ya venía subiendo al abrigo de esa posibilidad, acelera su apreciación. Este viernes ha registrado su octavo ascenso consecutivo contra el euro, con un avance del 0,3% que le ha propulsado hasta los 1,253 euros, el cambio más alto desde 2012 contra la moneda única. Pero su fortaleza va más allá, puesto que ya roza los 1,70 dólares, con lo que se encuentra en máximos desde 2009 contra el billete verde.  

Los tipos de interés llevan anclados en el 0,5% en Reino Unido desde marzo de 2009. Hasta la fecha, las previsiones fijaban el primer repunte del precio del dinero en 2016, pero las palabras de Carney, que relevó a Mevyn King hace un año al frente de la entidad, han obligado a modificar el calendario. El mercado ya calcula que el repunte podría llegar en el último trimestre de 2015.

Pero la onda expansiva de su mensaje trasciende las fronteras británicas. En unos mercados estimulados por la abundante liquidez proporcionada por los bancos centrales y que transmitían una creciente sensación de euforia y complacencia, la advertencia del Banco de Inglaterra constituye un toque de atención para los inversores de todo el mundo. De algún modo, les recuerda que deben incorporar a sus pronósticos y a sus decisiones la posibilidad de que los bancos centrales empiecen a normalizar más pronto que tarde unas condiciones monetarias que ahora son extraordinarias. Alguien tenía que hacerlo. Y ha sido Carney. 

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios