OSTENTA UN 9,4% DEL CAPITAL

Pemex pone a la venta un 7,8% de Repsol mediante una colocación acelerada

La petrolera mexicana, que tiene un 9,4% de la compañía española, ha puesto a la venta 104 millones de títulos mediante una colocación acelerada

Foto: Pemex pone a la venta un 7,8% de Repsol mediante una colocación acelerada

Pemex ha anunciado esta martes que se desprende de un 7,86% del capital de Repsol que posee. La petrolera mexicana, que hasta ahora era uno de los accionistas de referencia en Repsol al ostentar un 9,4% de su capital, ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), por medio de Citi, que actúa como entidad colocadora, que ha iniciado una colocación privada entre inversores cualificados de este porcentaje de la compañía española.

Citi y Deutsche Bank, asesoradas por el despacho White & Case, actúan como entidades colocadores en esta operación de venta de un paquete de 104,05 millones de acciones de la petrolera presidida por Antonio Brufau. La operación se hará mediante el procedimiento de colocación acelerada y está previsto que tenga una duración no superior a un día. Tomando como referencia que Repsol cotiza a 20,8 euros después de cerrar este martes con un descenso del 0,19%, Pemex podría obtener 2.171 millones de euros si vendiese a precios actuales.

Durante este periodo, ambas entidades desarrollarán actividades de difusión y promoción de la colocación con el fin de obtener indicaciones de interés o propuestas de adquisición de las acciones por parte de potenciales inversores. 

Una vez que concluya el proceso, Citi hará público el resultado mediante su notificación al regulador del mercado. De este modo, Pemex se queda con un 1,6% de Repsol, lo que supone que deja de ser uno de sus principales inversores. 

Socio histórico

La petrolera mexicana ha venido siendo uno de los socios históricos de Repsol (está en su capital desde 1990) y hasta ahora era el tercer accionista de referencia por detrás de La Caixa (12,9%) y Sacyr (9,5%).

Las desavenencias entre Pemex y la dirección de Repsol comenzaron en 2011, cuando la empresa mexicana se alió con Sacyr, entonces presidida por Luis del Rivero, para sindicar sus acciones e intentar hacerse con el control.

Posteriormente y tras el fracaso de la operación, que supuso la salida de Del Rivero de la constructora, las relaciones entre ambas compañías se normalizaron gracias a un acuerdo de estabilidad. Sin embargo, el conflicto se reabrió cuando Pemex intentó intermediar entre Repsol y el gobierno argentino para alcanzar un acuerdo de compensación por la expropiación de YPF, una oferta que fue rechazada por la empresa española al considerarla insuficiente.

El último desencuentro se produjo el pasado mes de marzo durante la junta general de accionistas, cuando Pemex votó en contra del blindaje de Repsol ante posibles segregaciones de sus negocios.

 

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios