el bce mantiene los tipos en el 0,25%

Nos vemos en un mes... Draghi deja para junio las medidas que no toma en mayo

Todo según lo previsto. El BCE deja pasar la cita de mayo sin cambios relevantes y emplaza a la reunión de junio para el lanzamiento de más medidas

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi
El presidente del BCE, Mario Draghi

Nos vemos en junio. El Banco Central Europeo (BCE) salda la reunión de su Consejo de Gobierno de mayo, celebrada en Bruselas, sin actuaciones relevantes. Ni ha rebajado el precio del dinero, que sigue en el 0,25% en el que se encuentra desde noviembre; ni ha recortado los intereses de la facilidad de depósito, que permanecerán en el 0% en el que están desde julio de 2012; ni ha anunciado medidas de corte heterodoxo, como el lanzamiento un programa de compras deuda (QE a la europea). 

Como estaba previsto, Draghi ha reiterado el mensaje que ya lanzó en abril. Esto es, que en el seno del BCE existe un respaldo "unánime" para lanzar "medidas no convencionales" dentro de su mandato "para luchar efectivamente con los riesgos derivados de un largo periodo de baja inflación". 

Tras esta confirmación, las alusiones del banquero italiano a la reunión del próximo mes, concretamente el 5 de junio, han sido continuas. Tanto es así, que ha llegado a calificar la cita de mayo como "preparatoria" de la de junio. ¿Y qué se podría esperar dentro de un mes? "El BCE se siente cómodo con la posibilidad de actuar en junio si es necesario", ha reconocido el banquero italiano. Es decir, ha anticipado que en un mes sí tomará las medidas no adoptadas en mayo. 

Ratifica así dos impresiones: la primera, que si la entidad vuelve a pasar a la acción quiere hacerlo con el soporte de las nuevas previsiones sobre la economía y la inflación que anunciará en un mes; y la segunda, que Draghi es un maestro manejando los tiempos a golpe de mensajes públicos. Porque ha bastado ese mensaje, el anticipo de que volverá a actuar en junio, para satisfacer las expectativas creadas en el mercado. 

Esta segunda idea se evidencia en el euro. En un primer momento, la moneda única ha reaccionado a la ausencia de medidas con un salto hasta los 1,3993 dólares, su cambio más alto desde 2011, pero ahora recula hasta los 1,39 dólares tras ese anuncio de que el BCE podría actuar en junio. Preguntado por la fortaleza del euro, Draghi ha reconocido que, aunque el tipo de cambio "no es propiamente un objetivo para el BCE", sí constituye "una seria preocupación en un contexto de baja inflación". 

 

 

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios