se descartan grandes movimientos bursátiles

La banca cumple el expediente para un mercado que piensa ya en los tests de estrés

No han sido excepcionales. Ni nefastos. Las cuentas de las entidades han cumplido, sin más, aunque los inversores sólo se focalizan ya en los tests de estrés

Foto: La banca cumple el expediente para un mercado que piensa ya en los tests de estrés

El pasado miércoles, con BBVA, que redujo sus beneficios trimestrales en un 60% ante la ausencia de los ingresos extraordinarios con los que sí contó en el mismo periodo de 2013, y Banco Popular, que ganó un 39,5% menos ante los las provisiones netas que ha realizado por valor de 385 millones de euros, la fotografía de los tres primeros meses del año de las entidades cotizadas del Ibex quedó completada.

Precisamente estas dos entidades, junto a Caixabank, han sido las únicas que sufrieron una reducción en sus ganancias. Las otras cuatro experimentaron una mejora en sus beneficios que fue especialmente notable en Banco Sabadell (se incrementaron un 58,8%), superior al 15% en el caso de Bankinter y Bankia, y del 8% en el de Banco Santander

Sin embargo, más allá de estos números de la parte baja de la cuenta de resultados, analistas como Alberto Roldán destacan los "esfuerzos que las entidades bancarias nacionales han realizado para reforzar su capital". Nuria Álvarez, de Renta 4, añade "el tono positivo que han mostrado con mejoras de rentabilidad y de la calidad del riesgo". 

Por ello, los expertos descartan que las cifras que se han conocido en las últimas semanas vayan a tener un impacto directo en la cotización de las entidades bancarias. En primer lugar, señala Álvarez, porque "las cotizaciones, en gran medida, ya tienen recogidos esas expectativas de mejora". Y en segundo lugar, porque el mercado tiene puesta su vista más en los próximos test de estrés a la banca, para los que las entidades han realizado las señaladas mejoras en su capital, que en los resultados trimestrales. 

Además, el mercado de renta fija europeo tiene en su horizonte el programa de compra de activos que el Banco Central Europeo (BCE) podría poner en marcha para alejar el fantasma de la deflación en la eurozona. Si finalmente el 'QE europeo' se convierte en una realidad, el mercado gozaría de una mayor liquidez y las bolsas del Continente experimentarían notables subidas, con el sector financiero desempeñando un papel protagonista en este contexto. Por ello, Daniel Pingarrón de IG, apunta que las cuentas por sí solas "no constituyen un catalizador". 

En cambio, lo que no descarta el mercado es que se produzca cierta "volatilidad en la cotización del sector financiero, sobre todo en la medida que nos vayamos acercando a la fecha en que se publicarán los resultados del test de estrés", asegura Nuria Álvarez.

'Excusa' para revisar los precios

Para lo que sí han servido estas cifras desde el punto de vista bursátil ha sido para que los analistas que siguen a los valores actualicen sus precios objetivo, que en muchos casos habían quedado algo desfasados en los últimos meses. Esta reacción resulta evidente en el caso de Santander. Hasta siete firmas han mejorado el precio justo de sus títulos desde que la entidad presentó sus cuentas el pasado martes. Esta puesta a punto ha servido para que el precio objetivo que le concede el consenso de mercado haya subido de los 6,48 euros a los que estaba el 28 de abril a los actuales 6,66 euros. Eso sí, aún se encuentra por debajo de la cotización, que supera los 7 euros. Además, sólo el 16% de los analistas aconseja comprar sus títulos, frente al 53,5% que recomienda mantener. 

Lo mismo sucede con Bankinter, cuyo precio objetivo medio ha crecido de 5,10 a 5,29 euros tras la presentación de sus cuentas, también por debajo de los 5,45 euros a los que cotiza. En Sabadell, el consenso de mercado arroja un precio objetivo de 2,10 euros, frente a los 2,03 euros previos. En Bankia su precio objetivo medio ha escalado de los 1,27 a los 1,31 euros. CaixaBank viene a ser la excepción que confirma la regla en un sentido: es la única entidad cuyo precio objetivo ha subido -de 4,62 a 4,67 euros- para incrementar su potencial, puesto que se encuentra por encima de su cotización actual, que se sitúa en los 4,45 euros. 

En Popular, el precio objetivo aún no se ha movido. Y en el caso de BBVA ha recibido algún recorte valoración -como el de Credit Suisse, de 9,3 a 9 euros por título- que ha menguado el precio objetivo del consenso de mercado de 9,10 a 9 euros, todavía por encima de los 8,847 euros a los que cotiza. 

En cuanto al perfil de las recomendaciones, CaixaBank presente el reparto más optimista, con un 44% de consejos de compra y un 22% de venta. Le sigue BBVA, con un 35% de los analistas aconsejando comprar sus acciones y un 23%, venderlas. En Popular, el 23% aconseja comprar y el 37%, vender. En Bankinter, el reparto es 21% y 43%, respectivamente; en Bankia, 20% y 52%; y en Sabadell, el 19% de compras contrasta con el 53% de ventas. 

 

Inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios