Es noticia
Menú
Aquí (BBVA) mandan los 'mckinseys', mal que le pese a Guindos (BCE)
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
ibex insider

Aquí (BBVA) mandan los 'mckinseys', mal que le pese a Guindos (BCE)

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Imagen: EC Diseño.
Imagen: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

BBVA ha dejado con el paso cambiado a casi todo el mercado. Su compra del 50,1% del banco turco Garanti, del que ya tenía la otra mitad desde hace más de 10 años, concita argumentos en contra y a favor a partes iguales. Pero, por encima de todo, revela quién ejerce el poder dentro de la organización, donde el triunvirato de ejecutivos con pasado McKinsey domina los puestos clave del banco, desde su presidente, Carlos Torres, al consejero delegado, el turco Onur Genc, o el recién nombrado responsable global de Sostenibilidad, Javier Rodríguez Soler. Mandan los estrategas.

El último momento crítico en que este triunvirato vio cuestionada su autoridad no ha sido la compra de Garanti (del que Genc fue consejero delegado), ni siquiera la venta de EEUU (resuelta por Rodríguez Soler, que sucedió al ejecutivo turco como CEO de Compass), sino la operación de Banco Sabadell, en noviembre de 2020. La no compra privó a BBVA de competir por el liderazgo del sector financiero del país, por delante de CaixaBank (Bankia) y Santander (Popular), después de venir sacando su cuenta de resultados desde hace años gracias a México.

Foto: Oficina de BBVA en Madrid. (Reuters/Juan Medina)

Huelga decir que esa unión contaba con todos los vistos buenos necesarios, tanto desde el Palacio de Cibeles (Banco de España) como desde Fráncfort (Banco Central Europeo). Incluso dentro de BBVA había partidarios de esa operación doméstica, como Jaime Sáenz de Tejada, entonces director financiero y antes responsable de Negocio en España y Portugal. Un peso pesado percibido por los inversores como número tres del banco por debajo de Torres y Genc. Sin embargo, este verano fue relevado del cargo (tras solo tres años) y reubicado como responsable global de Riesgo.

Si es difícil establecer una causa-efecto con ese movimiento, lo cierto es que en 12 meses BBVA ha pasado de poder comprar Banco Sabadell, para satisfacción de Luis de Guindos (vicepresidente del BCE), a quedarse con todo Garanti tras salir de EEUU. Ambas operaciones han ampliado su exposición a economías emergentes, con divisas de gran volatilidad (la lira turca se ha desplomado un 85% desde su primera inversión), y en regiones de mayor inestabilidad política, donde los ojos del supervisor europeo se siente menos cómodo y además dispone de peor información.

BBVA ha pasado de poder comprar Banco Sabadell a quedarse con todo Garanti tras salir de Estados Unidos

Aunque los argumentos para apostar por un mercado emergente sean compartidos (poca bancarización y expansión demográfica), los tiempos juegan en contra de BBVA. El banco turco por el que apostó en 2010, tasado entonces en 17.000 millones tras adquirir el 25%, vale una década más tarde 4.500 millones con base en las condiciones para comprar el 50% que le faltaba. Nada que ver con el éxito cosechado por General Electric varios años antes como accionista de referencia de Garanti y en la mitad de tiempo, pues entre 2005 y 2010 multiplicó por dos su inversión.

Otra de las opciones barajadas por la cúpula del banco pasaba por una operación en Asia-Pacífico, el nuevo gran eje económico del planeta. Sin embargo, la posibilidad de cualquier inversión quedó descartada en favor de Turquía, tal vez a la espera del aterrizaje de otro ‘mckinsey’ en esa región, pues Carlos Gastón dejó el banco este mismo mes tras tres décadas de servicio, los últimos 15 años afincado entre Singapur y Jakarta, con galones para los mercados de Indonesia, Filipinas, Tailandia y Vietnam. Y no es el único relevo generacional de peso en los últimos meses.

Foto: Edificio de BBVA. (Reuters/Juan Medina)

Todo este movimiento, el visible y el subterráneo, dio pie a que BBVA celebrara esta semana un evento ante los inversores tras más de una década de silencio. Torres y Genc tenían varios mensajes fuerza (rentabilidad del negocio del 14% y recompra de acciones) para convencer al mercado de su tesis estratégica, pero en la bolsa el desplome ha sido casi del 10% desde el pasado lunes. La dupla quiere comprar tiempo para administrar el exceso de capital generado por la venta de EEUU, pero el todo o nada de Turquía ha dejado fríos a muchos, incluido el vicepresidente del BCE.

Sin valorar el riesgo reputacional y jurídico que colea por el caso Villarejo, lo cierto es que Torres ha hecho poco por ganarse el cariño del siempre vigilante exministro de Economía. El presidente de BBVA ha heredado la falta de sintonía que su antecesor y mentor, Francisco González, mantuvo con Luis de Guindos, de la que incluso hizo gala. Nada que ver con la sensibilidad institucional mostrada por Botín o Fainé, tan dispuestos siempre a dar como a pedir. Más allá del regulador o del bonus, esto debería medirse por la creación de valor, y en ese ejercicio pocos pasan el corte.

BBVA ha dejado con el paso cambiado a casi todo el mercado. Su compra del 50,1% del banco turco Garanti, del que ya tenía la otra mitad desde hace más de 10 años, concita argumentos en contra y a favor a partes iguales. Pero, por encima de todo, revela quién ejerce el poder dentro de la organización, donde el triunvirato de ejecutivos con pasado McKinsey domina los puestos clave del banco, desde su presidente, Carlos Torres, al consejero delegado, el turco Onur Genc, o el recién nombrado responsable global de Sostenibilidad, Javier Rodríguez Soler. Mandan los estrategas.

Banco Central Europeo (BCE) Banco de España Venta Inversores Francisco González Sector Financiero
El redactor recomienda