José Elías (Audax) va muy deprisa y alguien (CNMV) puede pararle los pies
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
IBEX INSIDER

José Elías (Audax) va muy deprisa y alguien (CNMV) puede pararle los pies

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

placeholder Foto: Imagen: EC Diseño.
Imagen: EC Diseño.

Cuando todavía falta que el colegiado (CNMV) dé por bueno el triple desde el medio del campo y sobre la bocina para llevarse el partido (controlar el 73% de Ezentis sin lanzar una opa), José Elías Navarro ya está jugando y liquidando otro encuentro (compra de los congelados La Sirena). Esa es la dinámica ganadora en que el presidente y máximo accionista de Audax Renovables ha conseguido instalarse en los últimos años, gracias a la condición de nuevo millonario verde lograda a partir de 2018 con el 'rally' bursátil del sector.

Su voracidad inversora (y también social, como pomposo financiador de Joan Laporta para presidir el FC Barcelona) está consiguiendo hechizar a grandes fortunas del parqué (Mayoral), que siguen el rastro de su dinero como garantía de éxito. Y como una cosa lleva a la otra, su nombre comienza a tener acceso preferencial a ‘deal flow’ ajeno al mundo de la energía (compra de ASPY) y se codea con influyentes como José María Echarri (Inveready) que terminan siendo clave para seguir metiendo triples (fusión exprés con AtrysHealth).

¿Qué tiene José Elías que no tengan otros? De entrada, dinero, mucho dinero. En efectivo (gracias a la venta gradual de más del 10% de Audax) y como patrimonio (su 77% de la energética y comercializadora vale más de 650 millones de euros). Por si fuera poco, el empresario badalonés, ingeniero técnico industrial, ha aprendido las dinámicas más osadas del mundo financiero, es decir, comprar con papelitos (canjes accionariales) y/o usar agresivos esquemas de deuda sobre los negocios o su valor futuro (parques y huertos en desarrollo).

Foto: iStock

Y antes de que todo pueda torcerse, salir a bolsa. Así lo hizo con ASPY y así espera repetirlo con La Sirena. El caso de Ezentis, sin embargo, es diferente. Su entrada en el grupo de servicios de última milla en infraestructuras, telecomunicaciones y tecnología ha sido diferente, pero con trato vip, ya que a comienzos de año compró el 16% (vía ampliación de capital de 20 millones) con un descuento del 25% sobre la cotización, además de unas obligaciones convertibles con condiciones similares (ejecutadas en mayo) para llegar al 29,9%.

Con todo, el triple desde media cancha llegó en junio, para perplejidad de muchos inversores y accionistas de la propia Ezentis. La cotizada con base en Sevilla anunció un acuerdo con su primer accionista por el que José Elías (Audax) pasaría a convertirse en propietario del 73% a través de una ampliación de capital de 200 millones, que suscribiría con la integración de la filial Rocío Servicios Fotovoltaicos, heredera a su vez de la pata de negocio canalizado desde Audax Green, siempre que la CNMV no le obligue a lanzar una opa por el 100%.

Foto: Vista de una sede de Criteria en Barcelona. (EFE)

Y esa condición es el nudo gordiano que dará por bueno el triple… o no. Más allá del argumento de la lógica industrial esgrimido por José Elías, como hizo Siemens Renovables para fusionarse con Gamesa, están en liza el cambio de control de una compañía, como hizo el propio empresario badalonés cuando compró la cotizada Fersa, y la posible vulneración de la buena gobernanza, uno de los aspectos que debe estar evaluando la CNMV para aprobar la operación. ¿Por qué un acuerdo con papelitos? ¿Quién dice lo que valen?

El balón está en el aire. Como otros promotores renovables de nuevo cuño, el mayor valor de Audax está en la cartera a desarrollar, porque de 2.500 MW solo tiene operativos 91. Además, se descuenta que tendrá capacidad para financiarlo. Sin embargo, tras las últimas correcciones en el sector, ya hay quien advierte sobre los modelos de mucha deuda y pocos beneficios. Y más aún si el valor del ‘equity’ no crece (capitaliza igual que en julio de 2018) y se comporta como un chicharro. Usar esas acciones como moneda de pago y sin lanzar opa puede ser demasiado osado.

Cuando todavía falta que el colegiado (CNMV) dé por bueno el triple desde el medio del campo y sobre la bocina para llevarse el partido (controlar el 73% de Ezentis sin lanzar una opa), José Elías Navarro ya está jugando y liquidando otro encuentro (compra de los congelados La Sirena). Esa es la dinámica ganadora en que el presidente y máximo accionista de Audax Renovables ha conseguido instalarse en los últimos años, gracias a la condición de nuevo millonario verde lograda a partir de 2018 con el 'rally' bursátil del sector.

CNMV Tecnología Accionistas
El redactor recomienda