Este ingeniero está revolucionando el sector agroalimentario español
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
ibex insider

Este ingeniero está revolucionando el sector agroalimentario español

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

placeholder Foto: EC.
EC.

Que una impresora de carne 3D aparezca en un programa de máxima audiencia como ‘El Hormiguero’, donde se permiten pequeñas concesiones a la divulgación científica, refleja lo cerca que puede llegar a estar de nosotros (o de nuestra dieta) una realidad así, por más que el formato televisivo lo reduzca a otro gag más dentro del 'show' de Pablo Motos.

Detrás de esa máquina estaba NovaMeat, la 'startup' española especializada en sustitutivos de la carne y el pescado convencionales con proteínas de origen vegetal. Y en la trastienda del proyecto figura Eatable Adventures, la gran incubadora española (y referente europeo) enfocada en la transformación de la industria agroalimentaria.

En solo unos años, Eatable Ventures se ha posicionado como la plataforma de inversión para el ámbito 'foodtech/agrotech'

El padrino español de esta ola renovadora no es un joven vegano. Más bien al contrario, José Luis Cabañero va camino de los 60 años y es amante de la buena mesa. Sin embargo, hace tiempo que decidió dar un giro a su vida y apostar por una revolución, con base tecnológica, donde España puede ser vanguardia. No en vano, ya somos referencia gastronómica mundial.

Cabañero lo cree a pies juntillas. Al tiempo que habla con naturalidad de Seth Goldman, el presidente y fundador de Beyond Meat, a quien conoce y trata antes de convertirse en el gigante cotizado de las hamburguesas vegetales, usa este fenómeno como ejemplo para ilustrar este cambio en ciernes, como pudo ser Yahoo para la eclosión de internet hace casi tres décadas.

Foto: Granja de vacuno de una cooperativa en Córdoba. (Covap)

Natural de Puertollano y nieto de olivareros del valle de Alcudia, Cabañero ha vareado poco la aceituna. Formado como ingeniero de sistemas, se abrió camino profesional por el incipiente mundo 'tech' de los noventa e hizo carrera internacional en Oracle, Cisco y Unysis, lució galones de director general hasta Latam e incluso emprendió en los años de la fiebre 'puntocom'.

Sin embargo, su currículo marca un punto y aparte cuando en 2014 se sumerge en la alta cocina de Le Cordon Bleu y amplía sus fundamentos de gastronomía en la afamada Universidad de Reims Champagne-Ardenne. Fue el paso necesario antes de empezar junto a sus socios Mila Valcárcel y José de Isasa, ellos sí con experiencia en la industria del gran consumo.

Eatable Adventures

Este giro copernicano explica el propósito de Cabañero: participar en la revolución del sector agroalimentario. En solo unos años, Eatable Adventures se ha posicionado como la plataforma de inversión para el ámbito 'foodtech/agrotech' o, dicho de otra manera, en la aplicación de tecnología en todos los eslabones de la cadena de valor, desde el campo hasta el punto de venta.

La tecnificación del sector agroalimentario se está industrializando. A nivel mundial, ya es el segundo mayor polo de inversión, por detrás de la industria del ‘software’. Todo para crecer al mismo ritmo que lo hace la población mundial, que para 2030 sumará otros 800 millones de habitantes y casi 2.000 para dentro de 30 años. Sin embargo, hacer todo igual no será suficiente.

En este contexto, la incubadora de Cabañero pretende implementar aquí modelos similares a los desarrollados con éxito en otros países (EEUU, Israel, Singapur…), donde sector público (Administración, universidades…) y sector privado (compañías, emprendedores, inversores…) están alineados, sin que sea necesario que sus alimentos y vinos sean referencia mundial.

Foto: La logística es la gran apuesta inmobiliaria del momento

La reciente salida a bolsa de Deliveroo o la última ronda de financiación de Glovo demuestran cómo hasta ahora la parte más visible de la transformación de la cadena se ha concentrado en la parte del ‘delivery’ o el ‘maketplace’, aunque la transformación de calado (océanos azules) afectará a los segmentos del cultivo, la producción y la transformación de alimentos.

Si tenemos en cuenta el peso del sector agroalimentario en España, pues representa más del 9% del PIB y casi el 20% de las exportaciones, esta nueva ola de cambio (‘food is the new internet’) puede resultar capital para nuestros intereses como país. Y más aún teniendo en cuenta la baja industrialización del sector (45%) respecto a la media de la UE (55%).

Ecosistema 'foodtech'

A diferencia de otras revoluciones recientes, España no está del todo descolgada en el mundo ‘foodtech’. Según datos de Eatable Adventures, nuestro país cuenta con cerca de 400 ‘startups’ (casi todas en estado muy embrionario), a la par o por encima de países como Francia o Reino Unido, pero muy por detrás de Israel, que nos dobla en número de proyectos.

La mala noticia, de momento, es que este segmento ha movilizado poco más de 200 millones de euros (sin contar Glovo). La buena es que, por encima, el negocio agroalimentario más convencional ha entrado en el radar del capital riesgo nacional y desde hace años se ha convertido en un sector estrella, generando mayor tracción inversora en el ecosistema semilla.

En función de qué parte de la cadena, puede que compañías como CubiqFoods, NovaMeat, Heura Foods o Moa se conviertan en referentes de la industria del futuro. O tal vez sean otras aún por nacer. Y es bastante probable que Cabañero participe como ‘facilitador’ de esa nueva idea. En un país referente mundial de la alta cocina, faltan emprendedores para la nueva alimentación.

Que una impresora de carne 3D aparezca en un programa de máxima audiencia como ‘El Hormiguero’, donde se permiten pequeñas concesiones a la divulgación científica, refleja lo cerca que puede llegar a estar de nosotros (o de nuestra dieta) una realidad así, por más que el formato televisivo lo reduzca a otro gag más dentro del 'show' de Pablo Motos.

Pablo Motos Glovo Sector público PIB Inversores Capital riesgo
El redactor recomienda