El camino de Slim 'sin impuestos' para cambiar cromos entre FCC y Realia
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
El plan del hombre más rico del mundo

El camino de Slim 'sin impuestos' para cambiar cromos entre FCC y Realia

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

placeholder Foto:

Carlos Slim acostumbra a ganar dinero con cada gran operación que hace. Bien es cierto que tampoco es infalible, pues acumula también un buen saco de piscinazos, sobre todo lejos de su zona de influencia (como le ocurrió en KPN), pero siempre que se dan las circunstancias propiciatorias gana por goleada, como está demostrando en FCC, donde hasta podrá emplear un salvavidas fiscal para pagar los menos impuestos posibles.

Hace solo unas semanas se quedó con otro 15% de la constructora que pertenecía a Esther Koplowitz, para alcanzar ya un abrumador 76% de la mítica constructora nacida de la fusión a principios de los noventa entre la catalana Fomento de Obras y Construcciones y la madrileña Construcciones y Contratas. A través de Carso, su 'holding' de cabecera, ejecutó la deuda de la heredera, a la que refinanció 844 millones hace dos años.

No fue gratis. Slim dio dos años más de vida a Koplowitz tras arañar una quita a BBVA y Bankia de 250 millones. En este tiempo, el magnate mexicano ha tenido a bien repartir dividendo con cargo a las cuentas de 2018 y de 2019, lo que ha permitido a la antigua dueña de FCC embolsarse cerca de 60 millones de euros, el último aprobado y cobrado solo unos días antes de formalizar la ejecución del 20% del capital.

placeholder El magnate mexicano Carlos Slim. (EFE)
El magnate mexicano Carlos Slim. (EFE)

Aunque ha desplegado el manual del inversor oportunista, el hombre más rico del mundo —puesto que alterna con Bill Gates y Amancio Ortega— ha sido jabonoso con la familia española de FCC, cediendo presidencia y vicepresidencia a hija y madre. Incluso ahora que Koplowitz se queda solo con un triste 4%, también pignorado, le ha ofrecido la opción de compra sobre un 5% del capital para ejecutar en los próximos años.

De momento, Slim ha optado por quedarse Dominum, la sociedad tenedora de ese 15%, en lugar de ejecutar las acciones. El motivo parece claro: beneficiarse de los 500 millones de base imponible negativa que acumula esa instrumental tras años de pérdidas, aunque este recurso quedó muy disminuido por Cristóbal Montoro a partir de 2016. Y algo similar terminará ocurriendo con Nueva Samede, la otra sociedad de Koplowitz.

Todos estos movimientos hacen pensar que Carso esté interesada en acumular bases imponibles negativas para rebajar la carga impositiva

Carso se quedó con FCC mucho antes de lo previsto (primavera de 2020), pues la jugada era a largo plazo, pero el 'timing' ha estado de su lado. Aunque, en paralelo, Slim no ha perdido el tiempo y ha consolidado al perímetro de Carso la inmobiliaria cotizada Realia (filial de la constructora), de la que ya tiene el 71%, además de controlar otro 1% de autocartera acumulado por la compañía durante esta crisis sanitaria.

Todos estos movimientos hacen pensar que Carso esté interesada en acumular bases imponibles negativas para rebajar la carga impositiva de las plusvalías que generaría la venta de su participación en Realia a la propia FCC (absorción mediante), una operación de la que se viene hablando desde hace tiempo, pese al activismo de algunos inversores institucionales como el fondo Polygon, propietario del 14% de la inmobiliaria.

Carlos Slim acostumbra a ganar dinero con cada gran operación que hace. Bien es cierto que tampoco es infalible, pues acumula también un buen saco de piscinazos, sobre todo lejos de su zona de influencia (como le ocurrió en KPN), pero siempre que se dan las circunstancias propiciatorias gana por goleada, como está demostrando en FCC, donde hasta podrá emplear un salvavidas fiscal para pagar los menos impuestos posibles.

Carlos Slim Realia KPN Inversores