Otra vez KKR, otra vez Albella: el pulso por excluir a MásMóvil
  1. Mercados
  2. Ibex Insider

Otra vez KKR, otra vez Albella: el pulso por excluir a MásMóvil

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Otra vez KKR, otra vez Albella: el pulso por excluir a MásMóvil
Otra vez KKR, otra vez Albella: el pulso por excluir a MásMóvil

A comienzos del pasado mes de marzo, los detalles de la operación Lorca estaban encima de la mesa: oferta para recomprar MásMóvil y excluirla de bolsa. Detrás del plan, dos partes alineadas. Por un lado, la compañía, representada por sus accionistas de referencia, Providence (9%) y Onchena (13%), y por el equipo gestor. Por otro lado, dos socios financieros: Cinven, experto en el sector teleco (campanazo de Ufinet), y KKR, curtido en el fuego de ‘deslistar’ compañías (caso de Telepizza).

La última semana antes del lunes negro (9 de marzo) provocado por el coronavirus, las acciones de MásMóvil tuvieron un calentón inesperado (+15%) para la tendencia bajista que arrastraban desde el pasado otoño (-25%). Había manos calientes en el mercado al cabo del nuevo plan. Seis meses antes, habíamos informado de la intención del operador amarillo, que en el verano de 2019 estuvo dando forma junto a Goldman Sachs a una posible oferta por el negocio de Vodafone en España. Tocaba reformular la idea.

Hasta la operación en curso, MásMóvil siguió con su ‘business as usual’: algunas desinversiones para hacer caja (varias ventas parciales de su red de fibra) y nuevas adquisiciones de marcas ‘low cost’ (Lycamobile). Una vez presentada la oferta, la atención del mercado ha girado en torno a dos ejes: lo anunciado, es decir, el precio (22,5 euros por acción) y los planes futuros de exclusión; y lo sospechado, el nuevo proyecto privado de creación de valor detrás de esta operación: construir un operador europeo.

MasMovil el dia que salió a bolsa. (EFE)
MasMovil el dia que salió a bolsa. (EFE)

El primer paso ya lo dieron en Portugal hace casi un año y fue el germen de la actual operación. MásMóvil, junto al nuevo ‘private equity’ de Echarri (Gaea), compró una participación minoritaria de Cabonitel, la teleco del país vecino controlada por KKR tras convertir su inversión en deuda en acciones. A cambio de un porcentaje menor, la operadora española se alineó con el fondo estadounidense, necesitado de un socio industrial, y sentó las bases de su posterior alianza, mucho más ambiciosa.

Esta vez, los planes de Spenger y Josep Maria Echarri, arropados por Providence y Onchena, pueden toparse con serios obstáculos: el de inversores institucionales arbitrando un mejor precio, algo habitual, y el del supervisor bursátil (CNMV), tanto por las condicionalidades de la oferta (veto 'a priori' a competidores, sindicación entre accionistas hasta 26 euros...) como por la casuística de anteriores exclusiones de bolsa, algunas acompañadas de polémica, como las de Telepizza o Cementos Portland.

De entrada, un fondo activista ha enseñado ya los dientes. Alliance Bernstein ha recusado a cuatro consejeros por conflicto de interés. De fondo, subyace el principio de neutralidad exigible al ‘board’, que debe velar por el interés del conjunto de los accionistas. De momento, MásMóvil ha creado ya una comisión de seguimiento para guardar las formas, aunque falta aún la opinión de un tercero —'fairness opinion'— que justifique su posición sobre la oferta, hecha desde dentro en alianza con nuevos socios.

Foto: La CNMV admite a trámite la OPA de KKR, Cinven y Providence sobre MásMóvil

Al trámite crucial de la opa le sucederá otro de similar importancia, como será la exclusión de bolsa. Ningún detalle sobre esa posibilidad ha sido compartido, salvo el compromiso de algunos accionistas a seguir dentro renovando sus posiciones a 22,5 euros. Ese horizonte es una previsión para que inversores de renta variable tengan que ir a la oferta, a riesgo de que no haya otra alternativa a un precio equitativo, como denunciaron a KKR en Telepizza, donde le bastó una mayoría simple para la exclusión.

Por el camino, otro flanco puede servir de munición jurídica, pues los principales ‘insiders’ del Ibex en plena pandemia fueron los de MásMóvil, aunque de forma simbólica dadas las cantidades. Algunos de sus accionistas de referencia, como José Poza y Josep Maria Echarri, compraron acciones en torno a 12 por varios cientos de miles de euros, como el grueso del comité de dirección, con el propio Meini a la cabeza, que adquirió de forma colegiada 50.000 euros cada uno. Ellos sí creían en el futuro.

KKR MásMóvil Vodafone Cinven Accionistas
El redactor recomienda