Qué hay detrás de la mudanza del padrino de MásMóvil al País Vasco
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
Ibex Insider

Qué hay detrás de la mudanza del padrino de MásMóvil al País Vasco

Comienzan las mudanzas: las tres diputaciones forales del País Vasco, además de Navarra, aprobaron un nuevo régimen fiscal para el ‘carried interest’

placeholder Foto: Josep Maria Echarri, 'managing partner' de Inveready.
Josep Maria Echarri, 'managing partner' de Inveready.

El refranero castellano recomienda no hacer mudanza en tiempos de tribulación, pero nada dice respecto de hacer las maletas cuando sale a cuenta por motivos fiscales. Incluso dentro del mismo país. Esa es la faena que muchos fondos de capital riesgo en España están planteándose desde hace pocos meses, cuando las tres diputaciones forales del País Vasco, además de Navarra, aprobaron un nuevo régimen fiscal para el ‘carried interest’, es decir, la prima de éxito que cobran los ejecutivos si consiguen las rentabilidad prometidas a sus inversores.

La primera gran mudanza la ha protagonizado Josep Maria Echarri, fundador en 2008 del fondo Inveready, especializado en el segmento ‘early stage’ de nuevas tecnologías y ciencias de la salud. Entre el otoño de 2019 y esta misma primavera, el fundador de Inveready ha trasladado a San Sebastián los domicilios sociales de más de media docena de sociedades de capital riesgo, desde la firma matriz (Holding) a la suya personal (Capital Company), así como varios de los vehículos especializadas por producto (Seed, Biotech, Evergreen, Venture y Convertible).

Foto: Inveready lanza un fondo de 7 millones de euros para proyectos de biotecnología

No es casualidad que este cambio entre capitales ocurra después de que la Diputación Foral de Guipúzcoa, gobernada por le PNV, fuera la primera en aprobar el año pasado (enero) que los bonus de los fondos de ‘private equity’ tributen como rendimientos de capital, con una retención de entre el 19-23%, en lugar de como rentas del trabajo, interpretación aplicada durante el mandato de Cristóbal Montoro como ministro de Hacienda, tras varias inspecciones a socios de diferentes firmas y una consulta a la Agencia Tributaria que sentó jurisprudencia.

A finales de 2019, Álava y Navarra, esta última gobernada por PSOE, Geroa Bai y Unidas Podemos, modificaron su régimen fiscal con la misma filosofía para esas 'rentas extraordinarias' vinculadas a los fondos de capital riesgo. Unos meses antes, en verano, lo hizo también Vizcaya, con una norma por la que se permite a los gestores de 'fondos de inversión alternativos' acogerse a beneficios fiscales siempre que cumplan una serie de requisitos, como estar en activo al menos cinco años y repartir una rentabilidad mínima a sus partícipes.

[Consulte aquí los mejores fondos de inversión]

Estas iniciativas de País Vasco y Navarra tienen por objetivo atraer a sus territorios fondos de inversión para generar un sector que invierta en su ecosistema emprendedor. En realidad, nada diferente, aunque con algún matiz, respecto de lo que ya existe en Reino Unido, Alemania, Francia o Italia, último país en adaptar su tributación. Y nada muy diferente a lo que viene reclamando durante años la patronal del sector Ascri, aunque con poca fortuna, para que España se asemeje a los países de su entorno. Incluso la vecina Portugal puede llegar antes.

Mientras en los pasillo del Ministerio de Hacienda esto no es una prioridad, en Vizcaya es el propio diputado general Unai Rementería el impulsor de un plan para convertir Bilbao en un nuevo polo para la industria financiera. Tampoco es ajeno a toda esta diplomacia fiscal el jefe del PNV, Andoni Ortuzar, que mantiene contacto personal con algunos de los expatriados vascos más destacados del capital riesgo, aprovechando la deslocalización sufrida en Barcelona y la presión monclovita para que Madrid elimine sus bonificaciones en patrimonio y sucesiones.

Ninguno de estos pasos es fruto de la improvisación. Tampoco de aquellos que han decidido mudarse. Hubo quienes incluso no esperaron a que estos planes estuvieran vigentes para hacer el cambio, como la gestora de capital riesgo Ysios, con sede en Barcelona y donde la emprendedora y exministra guipuzcoana Cristina Garmendia es una de los cuatro socios gestores, que cambió su domicilio fiscal a San Sebastián ya en 2018. Ahora ha sido Inverady, cuya plusvalía en MásMóvil, donde conserva casi el 2%, explicaría por sí sola la mudanza.

El refranero castellano recomienda no hacer mudanza en tiempos de tribulación, pero nada dice respecto de hacer las maletas cuando sale a cuenta por motivos fiscales. Incluso dentro del mismo país. Esa es la faena que muchos fondos de capital riesgo en España están planteándose desde hace pocos meses, cuando las tres diputaciones forales del País Vasco, además de Navarra, aprobaron un nuevo régimen fiscal para el ‘carried interest’, es decir, la prima de éxito que cobran los ejecutivos si consiguen las rentabilidad prometidas a sus inversores.

Capital riesgo Rentabilidad MásMóvil Ibex Insider Inveready PNV Fondos de Inversión