Las malas artes de PharmaMar y el tapado de la gripe (Seqirus)
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
ibex insider

Las malas artes de PharmaMar y el tapado de la gripe (Seqirus)

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto:
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Pocos han aprovechado tan bien la llegada del coronavirus a nuestras vidas como PharmaMar. Ahora que la pandemia es un fenómeno global y popular, la farmacéutica presidida por José María Fernández Sousa (antes conocida como Zeltia) ha completado una semana de protagonismo con dos anuncios tan oportunos como oportunistas. En ambos casos, suficientes para espolear su cotización en bolsa, con picos intradíia del 15%, después de un 2019 de gloria bursátil tras acumular una revalorización superior al 200%.

Su euforia en el parqué choca de lleno con las tesis de otros inversores, que han convertido PharmaMar en el centro de sus apuestas bajistas. 'Hedge funds' como Marshall Wace o Citadel apostaron el año pasado contra la farmacéutica. El primero plegó velas, pero el segundo ha subido su posición hasta el 0,7% y cuenta con el apoyo de un nuevo aliado. En este caso, son los ex Morgan Stanley de PDT Partners, un fondo cuantitativo especializado en dar con ineficiencias del mercado que afloró un 0,5% el pasado jueves.

PharmaMar ha conseguido dar la vuelta a una semana en que las noticias negativas deberían haber sido las protagonistas. Aun así, ha revertido la situación estirando informaciones parciales en un contexto global de desorientación fruto de la pandemia del coronavirus. La primera, el lunes, vía hecho relevante, para anunciar una media verdad, pues convirtió una hipótesis sobre el posible uso terapéutico del compuesto aplidina, antitumoral para enfermedades raras, en algo parecido a la solución española del Covid-19.

Foto: Asistentes a la feria de ARCO de Madrid con mascarilla. (Reuters)

Hablamos de un anticancerígeno, no un antivírico, que ha sido rechazado en dos ocasiones por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), detalle omitido, y que solo está aprobado en Australia. Sin embargo, la disposición del mercado para hacer de oro al inventor de la vacuna y la urgencia de las autoridades europeas, abiertas a financiar y acelerar procesos de evaluación ('fast track'), sirvieron para dar apariencia de relevancia a una mera conjetura de laboratorio. Eso sí, la inyección bursátil fue del +15% en un día.

Aunque esas glorias pueden ser efímeras, esas informaciones cumplen su objetivo. Y más en una semana que prometía malas noticias. Uno, por la llegada de nuevos inversores bajistas. Y dos, porque unos días antes la EMA había informado sobre la revisión del uso del Yondelis, fármaco estrella de PharmaMar, para los tratamientos contra el cáncer de ovario y el sarcófago de tejidos blandos. Esta decisión se toma después de que se detuviera antes de tiempo un ensayo clínico en EEUU realizado por Johnson & Johnson.

Esta capacidad de convertir lo ordinario en extraordinario ha permitido a PharmaMar sortear un pasado crítico como la absorción de Zeltia

Sobre este episodio, producido sobre las mismas fechas, no hay comunicado a la CNMV. Tampoco rueda de prensa. La siguiente referencia al mercado llegó durante la mañana del viernes para informar de que la farmacéutica había recibido el certificado CE para comercializar el kit de diagnóstico para el coronavirus. La bolsa reaccionó con la misma euforia (+17% intradía) que si hubiera descubierto la vacuna, cuando en realidad ya hay más fabricantes homologados (incluso españoles) y el CSIC prepara el suyo propio.

Esta capacidad de convertir lo ordinario en extraordinario ha permitido a la compañía de Fernández de Sousa sortear un pasado crítico como la absorción de Zeltia, su matriz, aunque en el momento de marras fue vendida como una operación para salir a cotizar en EEUU. Puede que fuera el plan, pero la realidad, cinco años después, es otra bien distinta. La farmacéutica española es un chicharro bursátil que se mueve a golpe de noticias referidas a nuevas potencialidades de uso del Yondelis o nuevos anticancerígenos.

Ocurrió a finales de 2019. PharmaMar vendió los derechos para comercializar el antitumoral Zepsyre, todavía en fase de investigación, a la estadounidense Jazz Pharmaceuticals. Se vistió como una operación de 1.000 millones de dólares (casi el doble de su valor en bolsa entonces), aunque en caja solo entran 200, pues el resto está vinculado a hitos en el desarrollo del fármaco. El acuerdo permite a la española nuevos ingresos más allá del Yondelis, ahora en revisión, pero renuncia a la parte de más valor en caso de éxito.

Foto: .

En caso de contar con un antitumoral de éxito probado, lo normal sería que un gigante farmacéutico comprara PharmaMar. Parece contraintuitivo que alguien vaya a pagar 1.000 millones por un producto cuando toda la compañía en bolsa vale algo más de 500. Sin embargo, todo este ruido ha permitido a la española doblar su valor en bolsa en solo tres meses, cuando no hace tanto los propios trabajadores temían por la viabilidad de sus puestos. Ahora, el coronavirus ha permitido endulzar las malas noticias sobre el Yondelis.

Más allá de la bolsa española, los inversores apuestan por grandes del sector especializados en tratamientos antivíricos —con la estadounidense Gilead como punta de lanza— como posibles ganadores de la carrera contra el Covid-19. También podría llegar de la mano de Seqirus, la australiana especializada en enfermedades pandémicas como la gripe, cuyas vacunas han copado el mercado español en la campaña de vacunación de este invierno. De quien no se espera es de PharmaMar, y tal vez por eso hay bajistas afilando el cuchillo.

Pocos han aprovechado tan bien la llegada del coronavirus a nuestras vidas como PharmaMar. Ahora que la pandemia es un fenómeno global y popular, la farmacéutica presidida por José María Fernández Sousa (antes conocida como Zeltia) ha completado una semana de protagonismo con dos anuncios tan oportunos como oportunistas. En ambos casos, suficientes para espolear su cotización en bolsa, con picos intradíia del 15%, después de un 2019 de gloria bursátil tras acumular una revalorización superior al 200%.

Ibex Insider PharmaMar Inversores Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Hedge funds CNMV Gripe