encarga a JP Morgan las ventas directas

Bankia prevé convertir en socimi su fondo inmobiliario y analiza vender varios activos

La entidad trabaja al mismo tiempo en varios frentes, tras cerrar el vehículo a inversores, y ha contratado a JP Morgan para las desinversiones directas

Foto: Bankia prevé convertir en socimi su fondo inmobiliario y analiza vender varios activos

Hace justo una semana, se cumplió el plazo dado por Bankia a los partícipes de su fondo inmobiliario para que solicitaran el reembolso o el traspaso de sus inversiones. La alternativa era pasar a engrosar las filas de un vehículo de nueva creación, el Bankia Monetario Euro Deuda III. Este fondo, que a día de hoy todavía no aparece en los registros oficiales de la CNMV, se promovió ad hoc para esta operación, cuyo objetivo último es cumplir el deseo de la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri de quedarse sola en el capital del fondo inmobiliario.

De hecho, para evitar intromisiones, Bankia ha modificado la política del vehículo y ha elevado a un millón de euros la inversión mínima, con comisiones de suscripción y reembolso del 5% y una única ventana anual, que se ha retrasado a diciembre, lo que invalida la inicialmente marcada para este mes de mayo.

¿Por qué ha dado la entidad este paso? Entre otros motivos, porque está analizando qué alternativas tiene para un producto que ha terminado convirtiéndose en residual dentro de las categorías de fondos y que, además, es víctima de la estigmatización de esta familia de vehículos de inversión.

Y en esa búsqueda de soluciones, la entidad tiene sobre la mesa la opción de transformarlo en socimi, en línea con el paso dado por Sabadell, cuyo consejo de administración aprobó oficialmente convertir su fondo inmobiliario en Socimi hace dos semanas. Pero, además, el banco ha contratado a JP Morgan para que le asesore en la venta directa de activos.

Con este planteamiento, la entidad busca abordar todas las opciones posibles, siempre con la vista puesta en maximizar el beneficio, e incluso hay algunos bienes que actualmente están siendo vistos desde los dos primas, venta directa o conversión en socimi.

Además, debe recordarse que estas nuevas sociedades inmobiliarias limitan a activos urbanos y en renta sus bienes, lo que hace que una parte del fondo, necesariamente, vaya a tener salida por otro lado si, finalmente, el banco consuma la metamorfosis en socimi.

"Las socimis son vehículos con interesantes ventajas fiscales, como los fondos, pero con unos requisitos regulatorios mucho menores que los exigidos a las Instituciones de Inversión Colectiva (IIC)", señalan desde una gran firma de servicios profesionales.

A este pragmatismo se une que Bankia, como el resto de bancos, es consciente de que tiene por delante un plazo de cinco o seis años en el que este tipo de sociedades inmobiliarias van a ser protagonistas de la inversión en España, como demuestra el apetito de los grandes fondos internacionales tanto por entrar en las socimis y sociedades de inversión que ya están en marcha, como en sacar al mercado las suyas propias.

¿Por qué malvender a extranjeros cuando pueden aprovecharse de ese interés por el inmobiliario español? Es el planteamiento que se está haciendo toda la banca española con sus activos inmobiliarios. Sobre todo, cuando ven como gran parte de su antiguo patrimonio, las sucursales que vendieron, ahora están siendo convertidas en socimis por parte de los fondos extranjeros que las adquirieron. 

El ocaso de los fondos inmobiliarios

Ésta es parte del análisis que está realizando Bankia, quien también está valorando otras opciones, como constituir una sociedad de inversión, más en línea con el modelo de Hispania, entre otras alternativas.

Con un patrimonio de 281,56 millones de euros al cierre del primer trimestre de este año, el todavía fondo inmobiliario tiene un rentabilidad negativa del 11,7% a un año; del -11,9% en tres años; del -9,39% en cinco años; y del -3,06% en una década, según datos de Inverco, que reflejan el negro historial de este tipo de vehículos.

Una familia de fondos en vía de extinción, hasta el punto de que sólo quedan seis: Santander Banif, con 1.978,7 millones de patrimonio; Sabadell Inmobiliario, con 930,1 millones; Segurfondo Inversión, con 266,4 millones; AC Patrimonio, con 93,4 millones; y CX Propietat, vehículo que está actualmente liquidando CatalunyaCaixa y que a cierre de marzo cuenta con un patrimonio de 64,3 millones.

Fondos de inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios