CAPTAN 1.900 MILLONES DE EUROS NETOS EN ENERO

Los bancos 'entierran' a los garantizados para volcarse en la venta de los fondos objetivo

Son la nueva apuesta de las entidades para canalizar el ahorro conservador. Fondos con rentabilidad objetivo que recogen el testigo de los garantizados

Foto: Los bancos 'entierran' a los garantizados para volcarse en la venta de los fondos objetivo

Las redes comerciales de las entidades bancarias están funcionando a pleno rendimiento para ofrecer a sus clientes un producto concreto: fondos con rentabilidad objetivo o buy & hold. Los datos de enero de la patronal de fondos de inversión, Inverco, demuestran que el pasado mes esta categoría acumuló unas entradas netas de dinero de 1.900 millones de euros. Esta cifra, casi tres veces mayor que de la de la segunda categoría que registró más suscripciones netas en enero, demuestra el auge de estos productos y el declive de los fondos garantizados, donde casi todo el dinero que sale (1.885 millones) se trasvasa a los fondos con rentabilidad objetivo, un producto que, pese a su perfil conservador, no tiene un rendimiento garantizado.

Desde septiembre, la categoría de gestión pasiva, representada en más de un 85% por fondos con rentabilidad objetivo, es la que más suscripciones netas ha conseguido mes tras mes. Con el nuevo año, la tendencia se mantiene. Sólo en enero estos fondos han conseguido una cuarta parte de los 7.500 millones captados en el conjunto de 2013 y todo parece apuntar a que la tendencia va a continuar. Según datos recogidos por VDOS Stochastics, 14.400 millones de euros en garantizados van a vencer en 2014 y la red comercial de las entidades financieras ya están poniendo su maquinaria comercial en marcha para que su destino sean los fondos buy & hold.

Para los bancos, estos vehículos constituyen una alternativa válida para retener el ahorro con sello conservador, ya que en el primer trimestre de este año afrontan los mayores vencimientos de fondos garantizados por valor de 5.600 millones de euros (3.335 millones ya caducaron en enero), según datos de VDOS. Dentro de estos vencimientos, destacan cuatro gestoras que tienen más de 1.000 millones de euros en garantizados: Invercaixa, BBVA, Santander y Allianz Popular.

La gestora de La Caixa no ha perdido tiempo en buscar sustitutos a los garantizados. Según datos de la propia entidad, ha captado en enero casi 1.400 millones de euros en fondos de rentabilidad objetivo. Desde la gestora catalana confirman el vencimiento de sus fondos garantizados FonCaixa Estabilidad y FonCaixa Estabilidad Plus el pasado mes de enero, ambos con un patrimonio de más de 600 millones de euros, y la puesta en marcha de dos productos con rentabilidad objetivo, que les han dado el relevo. Estos son FonCaixa Rentas Octubre 2018, un producto que se comenzó a comercializar en diciembre cuyo patrimonio máximo ya se ha cubierto. Para dar continuidad a esta migración, esta semana se ha puesto en marcha la comercialización del FonCaixa Rentas Julio 2019, otro fondo de similares características (la totalidad de su cartera está invertida en deuda pública española) con una rentabilidad de entre el 1,75% y 2,10% TAE, según las condiciones de cada cliente.

BBVA y Santander tampoco se quedan atrás. Fuentes comerciales de estas entidades reconocen que los fondos con rentabilidad objetivo están siendo el principal producto de referencia en los primeros compases de 2014. En BBVA el pasado mes se produjeron entradas netas en fondos con objetivo de rentabilidad por valor de 257 millones de euros frente a unas salidas netas en garantizados de 55 millones de euros. BBVA tiene unos vencimientos de fondos garantizados por valor de 2.686 millones de euros para 2014. En el caso de Banco Santander, las suscripciones netas registradas en enero ascienden a más de 500 millones de euros.

Un producto sin garantía

Los fondos con rentabilidad objetivo surgen en un momento en el que el ahorro conservador se encuentra huérfano. Con la rentabilidad de los depósitos a plazo fijo por debajo del 2% y en caída libre (las expectativas apuntan a que podría caer hasta el entorno del 1% a finales de año), estos productos son los favoritos para reemplazar a los fondos garantizados en el escaparate comercial de las entidades. Su mecánica es muy similar, con la salvedad de que no hay garantía alguna. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ya se hizo eco de ello el pasado mes de julio al emitir un comunicado en el que exigía a estos productos que aclararan que su rendimiento no estaba garantizado. De hecho, esta misma semana el supervisor europeo ESMA advertía de los riesgos de invertir en productos complejos y hacía referencia a aquellos fondos que no garantizan su rentabilidad.

Estos productos representan un pingüe negocio para las entidades, ya que apenas exigen gestión. Tal y como apunta Víctor Alvargonzález, director de inversiones de Tressis, “estos productos cuentan con unas comisiones excesivas, ya que se cobra por gestionar algo que no se gestiona”. Este gestor considera que el gran inconveniente es que “si suben los tipos de interés en el plazo referido y queremos salir del fondo lo haremos en pérdidas, lo que convierte al cliente en cautivo. Hay alternativas igual o más rentables, totalmente líquidas, que nos dan margen de maniobra si en el futuro cambia el escenario de tipos”.

Martín Huete, director general adjunto de Caja España Fondos, también señala la comodidad que suponen para las redes comerciales. “Como el periodo de comercialización es limitado, se vende y luego se olvida uno de dar más explicaciones al participe hasta que llega la renovación del mismo, con lo que se consigue  que el cliente se tenga que quedar hasta el vencimiento para conseguir la rentabilidad objetivo”. Y es que, tal y como reconoce este gestor, “son fondos diseñados para obtener sin demasiados problemas la revalorización prometida pero, si surgen problemas, lo que es seguro es que nadie se compromete a nada”. 

Fondos de inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios