ACS da 15 días de vacaciones forzosas a los 600 trabajadores de Dragados Offshore en Puerto Real

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, afirmó hoy que "no se puede hablar en estos momentos, ni en el futuro inmediato, de crisis"

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, afirmó hoy que "no se puede hablar en estos momentos, ni en el futuro inmediato, de crisis" en Dragados, "ni mucho menos de crisis industrial", después de conocer que la empresa haya dado vacaciones a cientos de trabajadores al contar con un problema en el contrato de una plataforma de extracción petrolífera, y señaló que es un "problema puntual".

En rueda de prensa, Chaves señaló que "hay un problema entre Dragados y una empresa noruega por falta de pagos por parte de esta empresa", lo cual ha hecho que Dragados tome la decisión de dar vacaciones de dos o tres semanas a los trabajadores. Por ello, insistió en que "no es un problema de bajas, de despidos o de escisión, sino puntual mientras que Dragados resuelve este problema con la empresa Noruega".

Asimismo, manifestó que tras haber hablado con Dragados la empresa les ha "asegurado que tiene carga de trabajo suficiente para todos estos trabajos y no es su intención provocar un problema a medio o largo plazo", por lo que incidió en que se trata de "un problema puntual y cuando se cumpla este tiempo los trabajadores volverán a sus puestos de trabajo".

Según explicaron los afectados a Europa Press, alrededor de 600 trabajadores, entre fijos y eventuales de la factoría de Dragados Offshore en Puerto Real están desde ayer de vacaciones obligatorias hasta el 16 de este mes. Se trata de una medida adoptada por la empresa para "tratar de no despedir a nadie" y encontrar "otros proyectos en los que emplear a este personal" tras los "problemas" surgidos en el contrato de 220 millones de euros con la noruega MPF Corp para la construcción del "mayor barco de perforación petrolífera del mundo", que está "roto".

Según anunció en octubre de 2007 la compañía, la empresa española se encargaría de la ingeniería de detalle y de fabricar e instalar sobre el casco del buque los equipos necesarios para llevar a cabo la actividad de extracción y almacenamiento de crudo, desde los módulos de perforación hasta los de generación, incluyendo la instalación de los equipos de propulsión y la realización de todas las pruebas de los equipos y del barco en el mar.

Este contrato daría carga de trabajo a la factoría gaditana hasta finales de 2009. Para llevar a cabo la obra, Dragados Offshore comenzó a acometer en la planta gaditana las obras necesarias para la construcción de un nuevo muelle de 300 metros de longitud, con un calado de 12 metros, que posibilitase el atraque y amarre del barco, cuyo casco se está construyendo en Dalian (China) y desde donde sería remolcado hasta Puerto Real, una vez esté finalizado, en septiembre de 2008.

La construcción del barco en Cádiz iba a suponer tres millones de horas de trabajo, lo que supondrá emplear una media de 1.000 operarios durante el desarrollo del proyecto. De hecho, en febrero del presente año, el comité de empresa indicó a Europa Press que ya estaba contratando a personal eventual para su construcción que, según sus cálculos, podrían requerir la cantidad de "entre 1.700 y 1.800 trabajadores para el último trimestre del año", con picos que alcanzarían los 2.000 en determinadas fases.

La compañía indicó que el barco-plataforma tendrá 3.000 metros de largo, 50 de ancho, 27 de altura y capacidad para almacenar un millón de barriles de crudo, además de capacidad para operar en cualquier lugar del mundo, incluso en aguas del Ártico.

Fondos de inversión
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios