crédito bancario

¿Quién puede conseguir que el banco le dé una hipoteca ahora mismo en España?

La redacción de 'El Confidencial' ha visitado una decena de oficinas bancarias para comprobar si está fluyendo nuevamente el crédito

Foto: La firma de hipotecas creció un 20% en el último mes. (CORBIS)
La firma de hipotecas creció un 20% en el último mes. (CORBIS)

Hace un año parecía una quimera: conseguir una hipoteca con un sueldo de 1.500 euros. Pero hoy es una posibilidad. Las líneas rojas de las entidades se difuminan a la hora de dar crédito y, en consecuencia, las cosas vuelven a moverse en un mercado que parecía congelado: el de la vivienda.

La nueva máxima en las entidades es que el crédito empiece a fluir. Así lo confiesan los comerciales de los bancos y lo confirman las cifras: solo en el mes de abril se rubricaron 30.758 contratos de compraventa de vivienda, un 1,9% más que en el mismo periodo de 2014, según la estadística inmobiliaria del Consejo General del Notariado. También creció la firma de hipotecas: en marzo se cerraron 19.806, un 19,7% más que hace un año, según el INE (Instituto Nacional de Estadística).

La redacción de El Confidencial ha visitado una decena de sucursales bancarias a lo largo de esta semana para ver si de verdad se está abriendo el grifo del crédito. Estos son los resultados.

Mileurista e hipotecado: ahora es posible

Comprar vivienda ha sido un sueño inalcanzable para el español medio en los últimos años: su sueldo, según el último observatorio de Adecco, lleva dos años congelado en los 1.634 euros. Poco más de la mitad de los 3.000 que exigían las entidades para conceder una hipoteca hasta hace poco. La consecuencia es que sin pareja o avalista era prácticamente imposible acceder a una vivienda en propiedad.

Con unos ingresos de al menos 1.500 euros se puede optar a una hipoteca. (CORBIS)
Con unos ingresos de al menos 1.500 euros se puede optar a una hipoteca. (CORBIS)

Las entidades han tardado en abrir los ojos ante la realidad que impone el mercado laboral, pero parece que poco a poco lo están haciendo. La mayoría exige unos ingresos medios de 2.000 euros para acceder a una vivienda media de entre 90.000 y 100.000 euros y en algunas entidades como Kutxabank o BBVA, estiran hasta los 1.500 euros al mes.

Es más, desde Bankinter, se asegura que una operación de este tipo sería “muy viable” y que, por lo tanto, en este caso sería posible bajar el diferencial del 1,50% oficial hasta el 1,25% que ofrecen en la actualidad entidades como el Banco Santander o BBVA. “Nuestras condiciones son flexibles. La prioridad ahora es dar el máximo posible de financiación”, afirma uno de sus comerciales.

Los bancos también son más receptivos a dar hipotecas a trabajadores temporales, o con poca antigüedad en la empresa. Eso no significa que se esté volviendo a la inconsciencia que provocó la burbuja: se realizan estudios de riesgo para cada supuesto, y en general es raro que se conceda la hipoteca a un empleado temporal si va a ser el único titular y no cuenta con un avalista o ahorros considerables. La diferencia con respecto al año pasado es que desde las entidades no se está dando un “no” rotundo a los trabajadores temporales.

De nuevo, la situación del mercado laboral se impone a los recelos de la banca: solo el 4,5% de los contratos firmados el pasado mayo fueron fijos y a jornada completa, según los datos del Ministerio de Empleo.

Y lo cierto es que las entidades necesitan dar crédito. Más ahora que el saldo vivo hipotecario está cayendo por primera vez desde la época del boom. En el primer trimestre de 2015 se redujo un 1,6% respecto al mismo periodo de 2014, hasta los 703.168 millones de euros, según datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE). 

¿Quieres más del 80%? Compra piso de banco

Esta línea roja sigue perfectamente marcada: los bancos prestan como máximo el 80% del total del valor del inmueble. Sin embargo, hay una fórmula para hacerse con el 100%: comprárselo a ellos. Entidades como el Banco Santander o el BBVA cuentan con un amplio stock de viviendas en las principales ciudades de España y ofrecen el 100% del valor del inmueble. 

El problema es que estos pisos no son siempre los más competitivos del mercado. De acuerdo con un estudio reciente de la OCU llevado a cabo en Madrid, Barcelona y Benicassim, los pisos que ofrece la banca "no son siempre los más baratos" y cuando lo son “es por su estado y porque era necesario una reforma profunda”.

No endeudarse más de un 40%

La tasa de esfuerzo es una de las condiciones en las que las entidades se mantienen firmes. Prueba de que han aprendido la lección. La tasa de esfuerzo marca hasta donde puede alguien endeudarse con seguridad. Desde las entidades recuerdan que nadie puede afrontar un pago de más del 40% de sus ingresos mensuales estando libre de cargas.

Eso implica que por ejemplo una persona con una cuota de 400 euros, tiene que ganar como mínimo 1.000 euros para poder afrontar de manera holgada sus gastos diarios y el pago de la hipoteca.

Los jóvenes son los futuros compradores de vivienda y las entidades están empezando a darse cuenta. (CORBIS)
Los jóvenes son los futuros compradores de vivienda y las entidades están empezando a darse cuenta. (CORBIS)

Los jóvenes, ¿un nuevo mercado?

Las entidades están abriendo los ojos. Los jóvenes, fuente de precariedad laboral y por lo tanto de riesgo de impago, han sido hasta hace ahora uno de los colectivos que menos posibilidades tenía de obtener una hipoteca.

Sin embargo, son demandantes naturales de vivienda y pueden endeudarse por más tiempo. Por ejemplo, un joven de 25 años que pida una hipoteca a 40 años terminará de pagarla a los 65, una edad aceptable para los bancos, que suelen pedir límites máximos de 70 años.

Algunos bancos se han dado cuenta de esto y están apostando por hipotecas con mejores condiciones para los jóvenes. Es el caso de Kutxabank, que ofrece una hipoteca bonificada para jóvenes o Bankinter, que ofrece a los menores de 35 años la posibilidad de estar protegidos de la subida del Euribor en las dos primeras revisiones de su préstamo.  

A pesar de las mejoras, el acceso a una vivienda en propiedad por parte de los jóvenes sigue siendo muy limitado. De acuerdo con la última estadística publicada por el INE, el salario medio de un joven de entre 25 y 29 años es de 16.244 euros, mientras que el de los menores de 25 se queda en los 11.000 euros. Para ellos, la hipoteca sigue siendo una quimera.

Finanzas personales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios