Es noticia
Menú
Depósitos al 0,5%, deuda bajo mínimos... Ahorrador, tome aire para afrontar 2015
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
PERSPECTIVAS DE INVERSIÓN PARA ESTE AÑO

Depósitos al 0,5%, deuda bajo mínimos... Ahorrador, tome aire para afrontar 2015

Se levanta el telón de 2015, un año en el que ahorro conservador va a seguir escribiendo capítulos complejos en un marco de tipos en mínimos históricos

Foto:

Año nuevo, misma idea. Si usted es un inversor al que no le gustan las emociones fuertes y los riesgos de los mercados este tampoco va a ser su año. La etiqueta conservador ya no se lleva a pie de ventanilla bancaria. A lo largo del último año probablemente haya visto cómo su depósito ha sufrido cinco o seis recortes en su rentabilidad y a lo largo de 2015 va a ver cómo las imposiciones con tipos por encima del 2% seguirán siendo un bonito recuerdo. Porque el entorno de tipos oficiales en mínimos y baja inflación no invita a ningún cambio de relevancia respecto a lo que ha sido la hoja de ruta de 2014. Porque este año también se antoja muy crudo para encontrar alternativas para algunos inversores que todavía reivindican su condición de conservadores.

Pero vayamos por partes. No resulta sencillo estimar cuál puede ser la cota clave sobre la que verse la mayor parte de ofertas de depósitos a plazo a un año vista pero en boca de los principales asesores financieros se repite una cifra: el 0,5% TAE. El mismo punto en torno al que ya se encuentran las ofertas de las grandes entidades bancarias (Banco Santander ofrece un 0,4% y BBVA un 0,6%). El mismo punto al que se espera que estén abocadas la mayoría de ofertas a finales de este año.

En opinión de Rafael Juan y Seva, director de la empresa de asesoramiento financiero Aureo Wealth Advice, “el volumen de depósitos seguirá descendiendo con unos rendimientos no superiores al 0,5%, salvo casos puntuales de ofertas comerciales”. Este asesor considera que es probable que en 2015 las entidades alarguen los plazos de sus ofertas para poder ofrecer rentabilidades más elevadas. Ante esto, el consejo es que el inversor tenga cuidado porque, aunque no se esperan en el corto plazo, podría quedarse atrapado a posteriori con futuras subidas de tipos oficiales si el plazo que suscribe es muy largo (el plazo máximo habitual para los depósitos no suele exceder de los 36 meses).

En torno a los depósitos hay una última cuestión de relevancia: ¿acabaremos pagando por ellos? Varias son las voces que apuntan a que es una realidad que gana peso en algunos países del Viejo Continente. Sin embargo, entidades como Bankia o CaixaBank creen que esto está muy lejos todavía y puede que no termine cobrando cuerpo en España. “Nos meteríamos un tiro en un país en el que la cultura por pagar no está demasiado desarrollada”, reconocen abiertamente desde el departamento comercial de uno de los principales bancos. Desde Unicorp, el gestor Miguel Ángel Paz cree que esta posibilidad es improbable y, en todo caso, habría un movimiento de ajuste durante los próximos años hasta situar los rendimientos cerca de cero.

Los expertos coinciden al señalar en que, por el momento, hay recorrido pero se apresuran a matizar que este es muy corto y posiblemente para aguantar durante el primer semestre del año. A partir del verano, las cosas pueden comenzar a complicarse y la renta fija puede conllevar riesgos para un inversor poco acostumbrado a los sobresaltos.

En este sentido, Víctor Alvargonzález, director de inversiones de Tressis avisa a navegantes: "la gente tiene que ser muy consciente de que no se van a repetir rentabilidades pasadas en estos productos pero consideramos que, durante la primera mitad del año, no serán una trampa para el inversor. A partir de entonces habrá que estar vigilantes".

Miguel Ángel Paz cree que muchos inversores de fondos de renta fija van a perder dinero en un futuro próximo a no ser que su producto haya rebajado sus comisiones de gestión. Para este gestor, quienes compran hoy bonos españoles al 1,60% sólo pueden responder a tres perfiles: "el primero son los que lo compran para llevarlo a vencimiento, por lo que son muy pesimistas y piensan que realmente la situación macro en Europa es realmente mala y su economía va encaminada forzosamente a la japonización", señala Paz. "También puede ser por una compra especulativa en la que saben que compran caro pero también saben que, gracias al QE europeo, habrá futuros compradores para precios más elevados", añade. Por último, "aquellos que no tienen ni idea y se dejan llevar por la corriente y compran el bono porque es el activo que más ha subido en los últimos años".

La tendencia iniciada en 2014 con el auge de los productos perfilados está llamada a tener continuidad durante 2015. Los fondos mixtos de renta fija han sido el caballo ganador elegido por los inversores y han logrado acumular un 43% de las suscripciones netas que ha recibido todo el sector durante el pasado año. ¿Cuál es la expectativa para los próximos meses? Que todo siga prácticamente igual.

Para Víctor Alvargonzález, "no toda la renta variable ni la renta fija aportará valor, por lo que una combinación acertada de ambas será la opción más rentable para los inversores con una correcta diversificación de la cartera". En este sentido, desde Aureo Wealt Advice también creen que el flujo hacia los fondos mixtos seguirá siendo positivo pero creen que el inversor debe ser cuidadoso a la hora de elegir el producto deseado, ya que la categoría es "muy amplia y coexisten en ella fondos con perfiles muy diferenciados".

Los asesores consultados también esperan que se mantenga el trasvase de capital de los productos de gestión pasiva (fundamentalmente, garantizados) hacia los fondos mixtos en un año en el que se esperan unos vencimientos de garantizados superior a los 10.000 millones de euros.

Año nuevo, misma idea. Si usted es un inversor al que no le gustan las emociones fuertes y los riesgos de los mercados este tampoco va a ser su año. La etiqueta conservador ya no se lleva a pie de ventanilla bancaria. A lo largo del último año probablemente haya visto cómo su depósito ha sufrido cinco o seis recortes en su rentabilidad y a lo largo de 2015 va a ver cómo las imposiciones con tipos por encima del 2% seguirán siendo un bonito recuerdo. Porque el entorno de tipos oficiales en mínimos y baja inflación no invita a ningún cambio de relevancia respecto a lo que ha sido la hoja de ruta de 2014. Porque este año también se antoja muy crudo para encontrar alternativas para algunos inversores que todavía reivindican su condición de conservadores.

Rentabilidad Depósitos Renta variable Renta fija Finanzas
El redactor recomienda