Estas son las comisiones que la banca aplica y que está estudiando implantar en el futuro
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
AL PRESTAR SUS SERVICIOS Y CONCEDER PRODUCTOS

Estas son las comisiones que la banca aplica y que está estudiando implantar en el futuro

Comisiones bancarias. Dos palabras que preocupan, y mucho, a los clientes. Algunas entidades bancarias están estudiando la aplicación de nuevas tasas en el futuro

Foto:

Comisiones bancarias. Según los últimos estudios realizados por los principales portales de ahorro como Bankimia, Kelisto o Fintonic es uno de los principales puntos que pueden llevar a los clientes a romper lazos con su banco de toda la vida. Detrás del divorcio que esconden estas dos palabras se encuentra el particular maná delas entidades bancarias. Lo dicen los propios datos recogidos por el Banco de España. Las tasas aplicadas a los productos y servicios bancarios no han dejado de crecer en los últimos años. Lo desvelan también las cuentas de resultados que las propias entidades publican trimestre tras trimestre. Comisiones como bálsamo para paliar los años de horas bajas para el negocio fundamental de los bancos: captar depósitos y prestar dinero.

Con el engranaje fundamental de la maquinaria bancaria tratando de volver a carburar, los bancos siguen exprimiendo el jugo de las comisiones. Preguntar por este aspecto es uno de los grandes tabúes del sector. Sólo en contadas ocasiones y siempre insistiendo en no desvelar de dónde proceden las voces, algunas entidades reconocen que está abierto el debatede aumentar en los próximos años los conceptos por los que van a cobrar a sus clientes a la hora de prestarles servicios o concederles productos.

Aunque los bancos insisten en que estas medidas deben implantarse con mucho tiento, son varias las entidades que reconocen tener sobre la mesa un plan que revisa los conceptos por los que deberán cobrarse comisiones durante los próximos años. Entre ellos, destaca un punto que tiene marcado en rojo una de las principales entidades españolas y que atañe al paso de sus clientes por la ventanilla bancaria. Conocido es el proceso de ajuste que han realizado los bancos en sus redes comerciales. El propósito es dotar a los cajeros de la tecnología necesaria para hacer que buena parte de la operativa tradicional de ventanilla pueda realizarse a través de ellos (algunas redes ya permiten pagar recibos o realizar ingresos).

El fin es que la ventanilla tradicional quede sólo para las cuestiones imprescindibles. “Es una dinámica en la que se está trabajando desde hace varios años y que va a seguir implantándose en los próximos tiempos”, aseguran voces consultadas. ¿En que se traduce esto para el cliente? En que si quiere una cuenta sin comisiones deberá ceñirse a realizar su operativa a través del cajero. Si no lo hace de forma continuada, tendrá que asumir un recargo. Es el peaje necesario para no tener que retratarse ante el banco por contar con una cuenta corriente, una tarjeta de débito y una tarjeta de crédito.

La gratuidad de la tarjeta de débito también está en cuestión. La casi totalidad de las entidades no cobra a sus clientes por disponer de una tarjeta de débito si tiene domiciliada su nómina en la entidad. En muy pocos casos, siempre según la vinculación del cliente, se exige pagar una cuota de emisión o renovación por la misma. Eso puede cambiar. Tal y como reconocen desde otra de estas entidades, que también exige no ser mencionada en estas líneas, se está estudiando cobrar una cuota anual simbólica, “nunca superior a los cinco euros”, a aquellos clientes que dispongan de estas tarjetas, aunque tengan domiciliados sus ingresos recurrentes. En otras palabras, se plantea aplicar tasas que hasta ahora estaban asociadas a las tarjetas de crédito a productos de débito que suelen entregarse en el momento de contratación de la cuenta en cuestión. Estas fuentes insisten en subrayar que este punto sólo está en fase de estudio y todavía no se ha tomado una decisión al respecto.

Según detallan los estudios elaborados por Kelisto y Fintonic, las principales comisiones bancarias podrían desgranarse en cuatro grandes grupos: mantenimiento y administración de la cuenta y las tarjetas, tasas por transferencias,por descubiertos ypor retirada de efectivo. En el primer punto, el que atañe al mantenimiento de la cuenta y la tarjeta, las entidades inciden en uno de sus grandes propósitos comerciales: la fidelización del cliente a través de las cuentas nómina. Contar con clientes activos con ingresos recurrentes es uno de los principales objetivos de los bancos ya que, a la postre, este es el target que posteriormente se muestra más predispuesto a contratar otros productos de inversión como fondos o planes de pensiones, que también reportan un mayor margen a los bancos.

Tal y como apuntan en el último informe de Fintonic, el mantenimiento de las cuentas es el concepto más habitual por el que cobran los bancosy elque más ha subido desde 2008 (de 26 a 45 euros anuales, de media). En este sentido, desde Kelisto inciden en las ventajas de la banca online frente a la tradicional. Ni Openbank, ni ING, ni EVO Banco, ni Uno-e cobran a sus clientes por este concepto, tengan o no domiciliados sus ingresos. En el caso deBBVA, Santander, CaixaBank, Bankia o Sabadell este requisito exige de la vinculación de los ingresos recurrentes del cliente para entrar en el plan de cada entidad que exime de las comisiones a sus clientes.

En el caso de las tarjetas, se plantean decenas de posibilidades, en función de las características de cada producto. No obstante, según el último estudio de Fintonic, los bancos más baratos para tener tarjeta de débito sin tener domiciliada la nómina son Self Bank y EVO Banco (sin coste) y Kutxabank (10 euros al año). Los más caros son Bankinter y CatalunyaCaixa (30 euros) y Unicaja (40 euros al año). En el caso de Santander, BBVA, Bankia, Popular oLa Caixa las tarjetas de débito son gratuitas si el cliente se acoge al plan sin comisiones de cada entidad.

Las transferencias son otro de los servicios más utilizados por los usuarios y la vinculación de la nómina vuelve a ofrecer condiciones ventajosas. A excepción de CatalunyaCaixa, ningún banco cobra a sus clientes por ellas si los ingresos están domiciliados. En caso de que no haya domiciliación mediante, las únicas entidades que siguen ofreciendo gratis estos traspasos son ING Direct, EVO Banco, Uno-e, Bankinter y Openbank.

En cuanto a las tasas por descubierto en cuenta sonuno de los gravámenes más costosos para el bolsillo de los clientes. Según el último análisis de Fintonic, el coste medio por reclamación por posición deudora que pagan los españoles es de 29,64 euros cada vez que se quedan en números rojos. El banco que más cobra por la reclamación de posición deudora es Santander (37 euros) y el que menos, Self Bank (14,90 euros), seguido de ING Direct (25 euros). En el caso de BBVA aplica un 4,5% sobre el saldo descubierto con un mínimo de 15 euros además de una comisión por posición deudora de 30 euros. En el de Banco Sabadell esta cuantía asciende al 9,5% de interés más una comisión trimestral del 4,5%, mientras que en Banco Popular, para importes de más de 60 euros, se aplicará un tipo de interés de 2,5 veces el interés legal del dinero además de unos gastos de comunicación por posición deudora de 34 euros. Estas cuotas son negociables entodas las entidades anteriormente mencionadas.

Por último, la retirada de efectivo en cajeros supone otro de los principales conceptos por los que se aplican comisiones.EVO Banco es el único que no cobra por retirada de efectivo en cualquier cajero. Entre el resto de bancos la cuantía oscila entre 2 y 3,5 euros si se opera en un cajero fuera de la red propia de la entidad.

Finanzas Comisiones bancarias
El redactor recomienda