SE ESTIMA QUE RECAUDE 450 MILLONES DE EUROS

¿Alguien dijo 1%? El impuesto a depósitos prepara un nuevo tijeretazo a la rentabilidad

El impuesto del 0,03% sobre los depósitos aprobado por el Gobierno abre la puerta a nuevas caídas en el rendimiento de unos productos muy castigados

Foto: ¿Alguien dijo 1%? El impuesto a depósitos prepara un nuevo tijeretazo a la rentabilidad

Nueva gota de agua en el vaso de los clientes de depósitos. El Gobierno ha aprobado este viernes un decreto-ley por el que establece un impuesto sobre los depósitos bancarios que se traducirá en una tasa del 0,03% a nivel nacional. Esta medida, que ya fue adoptada en 2013 para todo el territorio pero se mantuvo con un tipo impositivo del 0%, incide en las entidades bancarias que tendrán que rendir cuentas con Hacienda sobre el saldo vivo en estos productos y, a la postre, en el cliente final. Con su aplicación, el departamento de fiscalidad de una de las principales entidades españolas cree que se logrará una recaudación cercana a los 450 millones de euros que se devengará en 2014 y se pagará en 2015. Pero, con esta medida, también se abre la puerta a una nueva rebaja en la rentabilidad de las imposiciones que los expertos estiman que tome forma en el corto y medio plazo.

Activos financieros de las familias españolas
Activos financieros de las familias españolas

Cuando se dio luz verde a dicha carga impositiva en enero de 2013, el afán que se perseguía desde el Ejecutivo era que los depósitos recibieran un tratamiento homogéneo en todas las regiones españolas. Hasta aquella fecha comunidades como Extremadura, Andalucía y Canarias lo establecían para los ahorradores que contrataban uno de estos productos, pero en el resto de España no se procedía en esta dirección. No obstante, esta medida recaudatoria apunta al producto con mayor predilección entre las familias españolas. Tal y como evidencian los últimos datos del informe de Ahorro Financiero de las Familias Españolas publicado por Inverco a cierre de 2013, un 42,2% de los activos financieros están invertidos en depósitos, muy por encima del 27,5% destinado a inversión directa (ver gráfico adjunto).

“Es una decisión llamativa en un escenario de reforma fiscal y rebaja de impuestos. Se trata de una medida con una amplia base de incidencia y creemos que la decisión puede ser entendida como una medida para potenciar otras fórmulas como los seguros o el ahorro previsión”, apunta Luís Trigo, experto en fiscalidad de Broseta abogados.

Desde el lado de los asesores financieros, el nuevo gravamen allana el camino para que las entidades bancarias continúen recortando el rendimiento de sus productos a plazo fijo. Desde la empresa de asesoramiento financiero -eafi- Aureo Wealth Advice, Rafael Juan y Seva considera que esta medida representa “un nuevo escollo para los inversores de depósitos". “No es algo nuevo. A lo largo del último año y medio estos productos han estado muy capados  y se ha empujado a los clientes a acercarse a otras alternativas. Sin duda, los grandes beneficiados vuelven a ser una vez más los fondos de inversión”, añade Juan y Seva.

Otro de los asesores consultados considera que, a efectos prácticos, el impacto de esta medida fiscal va a ser muy similar al vivido a lo largo del último mes con la bajada de tipos de interés llevada a cabo por el Banco Central Europeo (BCE). “Habrá descensos cercanos a los 0,1 puntos porcentuales en estos productos, no tanto como una respuesta directa al gravamen si no como una excusa para seguir haciendo lo que los bancos llevan haciendo durante el último año y medio con estos productos”, subrayan estas fuentes. 

Adelgazamiento a marchas forzadas

Y es que en el primer semestre del año el recorte en la rentabilidad de los productos de ahorro ha sido una constante mes a mes. Prueba de ello, es que 2014 comenzó con once ofertas de un total de 16 entidades por encima del umbral del 1,50% TAE. Hoy apenas quedan cinco alternativas por encima de esta cota para plazos a doce o trece meses (consulte aquí la evolución de las imposiciones en el año).

En el último mes la trayectoria menguante se ha hecho todavía más evidente después de la bajada de tipos del BCE. En los últimos 30 días una decena de entidades ha echado mano de la podadora para adecuar sus ofertas comerciales a doce y trece meses al nuevo contexto del mercado. No se libra casi nadie. La última en hacerlo a comienzos de esta semana fue BBVA con un leve descenso del 1,1% al 1% en su depósito a 13 meses. Idéntico camino han seguido Banco Popular (1,35% a 1,2%), Bankia (1,6% a 1,35%), Banco Sabadell (1,25% a 1,15%), ING Direct (1,5% a 1,3%), Catalunya Caixa (1,25% a 1%), Espirito Santo (2,1% a 2%), Caixa Geral (1,5% a 1,25%), Banco Pichincha (2,3% a 2%) y Citi (0,43% a 0,32%).

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios