ANTE LA MEJOR CAMPAÑA DE REBAJAS DESDE 2008

Tarjetas de doble filo: devuelven parte de las compras pero pueden dinamitar su bolsillo

En plena temporada de rebajas conviene tener en cuenta cuáles son las tarjetas que devuelven parte de las compras pero también qué piden a cambio

Foto: Imagen de una tarjeta de crédito.
Imagen de una tarjeta de crédito.

Es uno de los clásicos de los primeros días del invierno. Tiempo de rebajas en lo que puede ser una de las mejores campañas desde el año 2008, tal y como apuntan los datos de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI). Según estas estimaciones, los españoles gastarán una media de 84 euros por cabeza en sus compras, un 5% más que el pasado año. De confirmarse este pronóstico, se trataría del primer incremento interanual desde que comenzó la crisis económica y el consiguiente impulso para el comercio. A falta de saber si se concretan o no estos datos, conviene conocer cuáles son las tarjetas de crédito que devuelven parte de las compras realizadas para hacer frente a la presente campaña de descuentos.

La primera cuestión que se plantea es si es mejor tirar del llamado dinero de plástico frente al efectivo. La respuesta, como suele ser habitual, es que depende. Tal y como advierten desde Agencia Negociadora, un 70% de los casos que suelen requerir de una reunificación de deudas suele esconder detrás el mal uso de una tarjeta de crédito. De hecho, estos datos, lejos de rebajarse, se han visto en aumento y han llegado a duplicarse en los últimos dos años.

La tendencia a la hora de pasar por caja está en pleno proceso de cambio. En el contexto actual cada vez se impone más el pago a través de débito frente al crédito, según evidencian los últimos datos del informe de medios de pago de Tecnocom. Sin embargo, la consultora Deloitte alertaba en su último estudio sobre hábitos de consumo de los riesgos de usar la tarjeta con más corazón que cabeza. Según este análisis, hay que prestar toda la atención posible a los costes de los intereses de la tarjeta en cuestión, así como tener cuidado con los llamados aplazamientos gratuitos a la hora de alargar los plazos, ya que la fórmula siempre suele ser la misma: a más tiempo, mayor coste.

Si se tienen presentes estas puntualizaciones, la tarjeta de crédito no deja de ser una opción con la que se pueden obtener diferentes ventajas que pueden ser provechosas en temporadas de rebajas. Además de los programas de descuento que muchas entidades tienen en distintas cadenas textiles, de restauración, cosmética, grandes almacenes… son varios los bancos que ofrecen programas de devolución de parte de las compras que se realicen a través de estos instrumentos de pago. Aunque en este punto revisar las condiciones del producto y sus comisiones resulta esencial para evitar disgustos a final de mes.

Entre aquellos que ofrecen esos descuentos, que suelen oscilar entre un 1% y 5% del importe mensual gastado, destacan las grandes entidades como Santander o BBVA. No deja de ser un gancho más para contratar la tarjeta de turno y antes o después acabar aplazando las compras con el consiguiente beneficio para las arcas de los bancos. De hecho, desde una de estas entidades antes mencionadas reconocen que los intereses derivados de las compras a crédito -que no suelen superar los 600 euros de media- representan una de las fuentes más lucrativas en el negocio de banca minorista.

Banco Santander cuenta con su tarjeta 123, que ofrece un 1% de descuento en supermercados, un 2% en grandes almacenes y un 3% en gasolineras (ampliable hasta el 7% según dónde se reposte). Sin embargo, en el caso de que se quieran financiar las compras, esta tarjeta cuenta con un interés que puede llegar a alcanzar el 24% TAE. BBVA también ofrece una devolución del 5% de las compras que se hagan en el primer mes de vida de la tarjeta “A tu ritmo”, otro 5% en el mes del cumpleaños del titular y un 5% adicional en distintos establecimientos que varían cada mes. No obstante, estas dos tarjetas pertenecen a las denominadas revolving. Esto es que exigen que la devolución de su deuda se realice mediante pagos aplazados y es ahí donde entran en liza los intereses que, en la mayoría de los casos, superan de largo a cualquier descuento.

Dentro de las filiales online de Banco Santander, Open Bank e iSantander también ofrecen una amplia gama de descuentos en multitud de establecimientos como Halcón Viajes, McDonald’s o El Corte Inglés. Bien es cierto que estas condiciones ventajosas están limitadas a acuerdos comerciales, pero también es cierto que estas tarjetas no obligan a devolver el dinero de forma aplazada.

Entre otras entidades que devuelven parte de las compras y no están acogidas a la modalidad revolving destacan Evo Banco, que reintegra el 1% de lo consumido durante el mes sin límite de cantidad; Barclays y su Barclaycard (1% de devolución permanente al mes y sin comisiones de renovación si el gasto anual supera los 1.500 euros); Deutsche Bank, con su Visa Shopping (3% de devolución de las compras realizadas en centros comerciales y grandes superficies con un límite de 500 euros mensuales) y la tarjeta Citi Gold (1% de devolución si el cliente tiene unos ingresos de más de 75.000 euros anuales).

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios