LOS EXPERTOS CREEN QUE EL DEPÓSITO CAERÁ AL 1%

Bienvenidos a 2014, el año más crudo para encontrar cobijo para el ahorro conservador

Los expertos vaticinan una caída de la rentabilidad de los depósitos hasta el 1% en un entorno de ausencia total de brillo en activos como la renta fija

Foto: Bienvenidos a 2014, el año más crudo para encontrar cobijo para el ahorro conservador

Se levanta el telón de 2014 y tras él aparece un complejo rompecabezas para los ahorradores con un perfil más conservador. ¿Dónde invertir el dinero sin contraer grandes riesgos en el intento? La empresa no se antoja sencilla. El pasado año fue muy provechoso para la inversión en renta variable y todos los expertos apuntan a que 2014 puede ser igual o mejor. Ahora bien, muy distintos son los vientos que soplan en el terreno del depósito a plazo fijo, donde la sangría de las rentabilidades ha sido la tónica dominante y donde se aventura un escenario cuanto menos crudo para los próximos doce meses con rentabilidades medias cercanas al 1%.

El ahorro más conservador cada vez está más arrinconado. Los números hablan por sí solos. Hace un año, antes de que el Banco de España (BdE) limitara las rentabilidades de los depósitos a plazo fijo, aquellos productos suscritos a una duración de doce meses ofrecían una rentabilidad superior al 4%. Hoy el rendimiento es menos de la mitad y aquellos que quieran obtener más de un 2% por sus ahorros sólo tienen dos caminos posibles: aceptar una duración de más de un año o llegar con una buena suma bajo el brazo (un 15% de la oferta comercial de cada entidad está libre de topes y, por tanto, reservada para los mejores clientes). Además la política del Banco Central Europeo (BCE) tampoco ayuda. La reciente rebaja de tipos del 0,5% al 0,25% ha incidido más todavía a la baja en la rentabilidad de los depósitos y las perspectivas apuntan, en todo caso, a nuevas medidas monetarias expansivas como una reducción adicional de los intereses hasta el 0%.

En cualquiera de los casos, distintos asesores financieros consultados por este diario desaconsejan la opción del depósito para 2014 al considerar que, actualmente, hay mejores alternativas donde invertir. Sin embargo, estas posibilidades pasan sí o sí por la renta variable, en muchos casos a través de los fondos de inversión. “Es un producto que ha tocado su punto de inflexión en 2013 y va a seguir marcando tendencia en 2014. Es una vía accesible para todo tipo de bolsillos, cuentan con una elevada liquidez y ofrecen una amplia diversificación. Además también ayudan sus condiciones favorables en términos de fiscalidad, ya que permiten diferir el pago de impuestos mientras el ahorrador esté invertido en estos productos (aunque se traspase de un fondo a otro). Con estas características, cada vez están comiéndole más terreno a los depósitos y más que van a hacerlo en 2014”, aseguran desde las eafis (empresas de asesoramiento financiero).

A pie de ventanilla bancaria la percepción es similar. Fuentes comerciales de Bankinter reconocen que la política de la entidad cada vez está menos enfocada hacia los depósitos a plazo fijo. Reflejo de ello es que, en los últimos días, la entidad capitaneada por María Dolores Dancausa ha rebajado la rentabilidad de su depósito estrella a 13 meses del 2,5% al 1,65%. Pero Bankinter no es la única que ha seguido este camino. ING Direct, Banco Sabadell, Banco Popular, BBVA… En los últimos seis meses las ofertas han perdido brillo de forma irremediable y muchos bancos reconocen sin pudor que se encuentran inmersos en una campaña activa para trasvasar a sus clientes desde los depósitos hacia los fondos.

El depósito, abocado a ofrecer un 1%

Pero, ¿y aquellos ahorradores que no quieren contraer riesgo alguno en sus inversiones? ¿Qué pasa con el que, hasta la fecha, ha sido y es el producto de ahorro e inversión preferido por los españoles? Según apuntaban los últimos datos del Barómetro del Ahorro del Observatorio Inverco, en 2014 un 32% de los inversores tiene previsto entrar o ampliar posiciones en un depósito y un 26% en fondos de inversión.

Las perspectivas no son halagüeñas para las rentabilidades por las imposiciones a plazo fijo, aseguradas hasta 100.000 euros por el Fondo de Garantía de Depósitos. Desde Inversis, la responsable de estrategia, Marian Fernández, estima que la rentabilidad de estos productos a finales de 2014 se rebajará hasta quedar cerca del 1%. "El contexto invita a ello, las entidades están más saneadas y están devolviendo las LTRO y las autoridades europeas ayudan a ello bajando tipos de interés".

Por su parte, Víctor Alvargonzález, director de estrategia de Tressis, cree que "en el momento en que se deje de utilizar el dinero del contribuyente para que las entidades rescatadas ofrezcan extratipos, los depósitos a un año ofrecerán lo que tradicionalmente han ofrecido: un diferencial razonable sobre el Euribor. Si éste se mantuviera donde está ahora (0,55%), los depósitos a un año ofrecerían a finales de este año entre el 0,80% y el 1%, en línea con países como Francia, donde es difícil obtener más de un 0,75%".

De cumplirse estos pronósticos, la rentabilidad media del depósito a plazo fijo a un año se vería rebajada en más de tres puntos porcentuales en apenas dos ejercicios. Con el comienzo del nuevo año apenas quedan ofertas en el mercado que ofrezcan una rentabilidad superior al 2%. Entre ellas destacan los bancos extranjeros, no sujetos a las penalizaciones del BdE, como Espirito Santo (con un depósito al 2,80% a doce meses desde 50.000 euros) o ING Direct (2% sin desembolso mínimo a cuatro meses). Dentro de la banca con bandera española todavía se pueden encontrar ofertas por encima del 2% a trece meses en Bankia o Popular, siempre sujeto a la negociación en oficina.

Ausencia de brillo en la deuda pública a corto plazo 

Lo mismo ocurre con las letras a doce meses. La relajación de las tensiones en torno a la deuda periférica, combinada con la reducción de los tipos oficiales, ha presionado a la baja sobre sus rendimientos. Y, aunque esta consecuencia resulta favorable para las arcas públicas, al mismo tiempo también resta atractivo a las letras a un año, el activo más popular de cuantos emite el Tesoro. Estos títulos se han adjudicado con una rentabilidad media inferior al 1% en las tres últimas subastas de 2013. Con los tipos oficiales en el 0,25% durante una larga temporada, únicamente un rebrote de la crisis del euro empujaría sustancialmente hacia arriba sus rendimientos. 

Desde Schroders apuntan a que 2014 estará marcado por un deterioro de los largos plazos en las curvas “refugio”, con una rentabilidad esperada del bono a 10 años americano en el 3,2%, y del alemán en los entornos del 2,1%. Sólo la deuda periférica seguirá ofreciendo cierto recorrido, aunque mucho menor que en 2013. Según estas estimaciones, la preferencia sigue estando en los largos plazos españoles y en la deuda portuguesa, aunque la renta variable gana por goleada a la fija dentro de las preferencias de esta firma.

¿Volverá la moda de los garantizados?

Una opción para el ahorro más conservador puede venir de la mano de los fondos de inversión, pero de aquellos que aseguran una rentabilidad a vencimiento. Esto son los llamados fondos garantizados, una categoría que no ha sido la más popular en 2013 al registrar unos reembolsos de más de 5.100 millones de euros y acumuló una rentabilidad en el pasado ejercicio de casi un 5%, según datos de la patronal Inverco.

Para Alvargonzález, "los fondos garantizados serán seguramente los protagonistas de las campañas de los bancos, pero eso no significa que sean lo más atractivo para el inversor. De hecho, son un compendio del conflicto de intereses entre productor/distribuidor –el banco y sus sucursales– con su cliente, el ahorrador ya que al cliente le garantizan seguridad, si, pero en el contexto actual de tipos también baja rentabilidad".

Desde Unicorp, el gestor Rafael Romero también contempla la posibilidad de los fondepósitos para aquellos clientes más conservadores. "Su filosofía es la de invertir en imposiciones a plazo fijo de una decena de entidades, con lo que el cliente obtiene una mayor diversificación y la capacidad de negociación de la gestora siempre es mayor", señala. No obstante, estos expertos señalan que "hay que tener muy en cuenta las comisiones de gestión porque podría cercenar la rentabilidad final del producto hasta abocarla a perder todo su brillo".

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios