EN UN ENTORNO DE CAÍDA DE LAS RENTABILIDADES

Amortizar hipoteca o invertir en un depósito: ¿qué es más beneficioso para sus ahorros?

Muchos ahorradores amortizan su hipoteca antes del final del año y reducen plazo o cuota. Sin embargo, ¿puede ser más rentable invertir en un depósito?

Foto: Amortizar hipoteca o invertir en un depósito: ¿qué es más beneficioso para sus ahorros?

Está presente en las conversaciones de miles de hogares en estas fechas. Tanto, que es casi una tradición navideña más. ¿En qué consiste? En el planteamiento de amortizar su hipoteca a finales de año con el propósito de rebajar la deuda contraída y conseguir unas mejores condiciones tanto en el plano fiscal como en las finanzas familiares. Realizada la comparativa de si es mejor reducir la cuota o el plazo en un entorno de tipos de interés bajo mínimos, ahora surge una nueva pregunta y, al mismo tiempo, un reto para el ahorrador. ¿Es mejor destinar los ahorros para amortizar la hipoteca o es preferible invertir el dinero e intentar superar el interés que se paga por ella en un producto conservador como un depósito a plazo fijo?

La alternativa del depósito…

La respuesta, como suele ocurrir, es abierta. Resulta innegable que, en los últimos tiempos, el vehículo de ahorro por excelencia en España ha perdido brillo a marchas forzadas. Hace ya un año de la entrada en vigor de las limitaciones sugeridas por el Banco de España (BdE) a la rentabilidad de los depósitos. En cifras concretas, el rendimiento ofrecido por estos productos ha caído del entorno del 4% a niveles que van del 1,75% al 2,25% TAE en la mayoría de los casos y siempre para plazos de doce o trece meses. Dentro de estas características, Espirito Santo es la entidad que mantiene la mejor oferta con un depósito al 2,80% a un año, eso sí, con una imposición mínima de 50.000 euros.

Superar el tipo de interés al que está referenciada la hipoteca es posible, pero los requisitos que están exigiendo los bancos para ofrecer sus mejores ofertas pasan necesariamente por incrementar los desembolsos mínimos. Un 15% de las ofertas bancarias está libre de las directrices del BdE y, por tanto, no ve limitada en su rentabilidad. No obstante, la ley del mercado se impone, la remuneración sigue estando a la baja y obtener más de un 3% no es ni mucho menos gratuito.

Con el Euribor a doce meses, el indicador de referencia para la gran mayoría de hipotecas españolas, en el 0,562%, aquellas personas que estén sujetas a un diferencial de hasta Euribor + 1,25% sí pueden encontrar alternativas en el mercado de depósitos. Entre ellas, además de la oferta anteriormente mencionada de Espirito Santo, destacan los productos de Bankia Link (al 2,25% TAE a 13 meses), de Liberbank (al 2,4% a 13 meses) o de Banco Popular (al 2,25% a 13 meses). Estos tres productos sólo son contratables a pie de ventanilla y las condiciones varían en función de la vinculación del cliente.

Diferente es el caso de aquellos que acaben de contratar su hipoteca, porque el banco les está cobrando unos elevados diferenciales que hacen que los intereses de los préstamos sean muy superiores a la rentabilidad de los mejores depósitos. En el caso de los últimos créditos concedidos, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el tipo de interés medio se sitúa en el 4,36% para un préstamo de 123.651 euros a 20 años, un nivel que actualmente, no alcanza ningún depósito a plazo fijo comercializado por las entidades españolas.

Además, los ahorradores que opten por la opción del depósito también tendrán que tener en cuenta el peaje fiscal del 21% que tendrán que pagar al final de la vida del producto. Por tanto, cuando se hace la comparativa entre la conveniencia de una depósito o amortizar, a ese 1,75%, 2,25% o 3% que nos ofrece el banco, habría que restarle el 21% que cobrará Hacienda por nuestra ganancia.

…frente a la de amortizar plazo o cuota

Frente a esta opción, está la de amortizar el plazo de la hipoteca, una opción que gana enteros para los ahorradores, ya que permite rebajar sustancialmente los intereses del préstamo. Tomando como base el crédito tipo recogido por el INE en términos de cuantía y plazo, si un ahorrador decide amortizar los 9.015 euros que, como máximo, se pueden desgravar fiscalmente (siempre y cuando se haya adquirido la vivienda antes del pasado 1 de enero), el número de letras se rebajaría de 240 a 214. A través de esta opción, el ahorro total de intereses ascendería a 11.100 euros, una sexta parte de todos los que iba a tener que pagar a lo largo de los 20 años de vida de la hipoteca.

Además, aunque la reducción de años no mejore de manera directa la letra mensual, sí lo hace indirectamente, ya que en la próxima revisión, en vez de calcularse la cuota sobre un capital de 123.651 euros, se hará sobre 114.636 euros, lo que permitirá abaratar en ese momento la letra, frente a la cantidad que habría que pagar si no hubiera amortizado.

Otra posibilidad es la de rebajar la cuota. A través de esta vía podrá recortar la cuantía en 56 euros mensuales, hasta los 711 euros. El total rebajado al cabo del año ascenderá a 670 euros y, con ello, el ahorro de intereses en los 20 años de la hipoteca se situará en 4.400 euros. Dicho de otra forma, al optar por esta vía se pasará de pagar unos intereses de 60.431 euros a 56.032 euros.

“Reducir los intereses del préstamo hipotecario siempre va a ser más provechoso para un cliente medio que el depósito. Hace un año también lo era, pero las rentabilidades al 4% podían ajustar un poco más la diferencia. Ahora no hay duda. En este caso siempre recomendaríamos a un cliente otras posibilidades de inversión, como fondos o incluso renta variable, pero, si sólo está la alternativa del depósito, es mejor que amortice hipoteca y cuente con una posición futura más holgada para invertir en otros activos”, subrayan desde la empresa de asesoramiento financiero (eafi) Capitalia Familiar.

No obstante, puede haber una tercera alternativa que es invertir a lo largo del año en un depósito y amortizar su hipoteca al final de cada ejercicio, aprovechando los rendimientos que se han originado a través de la imposición a plazo fijo. Los asesores financieros consultados creen que, en la tesitura actual del mercado, conviene planificar las inversiones pensando en un plazo superior a un año vista y descartan tajantemente la opción del depósito.

Otra ventaja de amortizar hipoteca frente a invertir en depósito es la fiscal, ya que la mayoría de la población adquirió su vivienda antes del 1 de enero de 2013 y, por tanto, se sigue beneficiando de la desgravación, que tiene un beneficio neto de 1.000 euros si se destinan hasta 9.015 euros a reducir hipoteca.

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios