OFRECEN HASTA UN 15% A VENCIMIENTO

Seguros de ahorro: más rentabilidad que un depósito a cambio de elevar la permanencia

Los seguros de ahorro son una alternativa a tener en cuenta ante la caída de rentabilidad de los depósitos y la mayor necesidad de ahorro para la jubilación

Foto: Seguros de ahorro: más rentabilidad que un depósito a cambio de elevar la permanencia

En busca de alternativas para el ahorro. En un marco en el que los depósitos a plazo fijo cada vez ofrecen menos rentabilidad y en el que crece la necesidad de planificar el capital con vistas a la jubilación, las aseguradoras van ganando protagonismo en el mercado. Estos jugadores no son nuevos en el mapa del ahorro, pero bien es cierto que, en los últimos años, han adaptado su oferta hacia una gama de productos cada vez más competitivos y flexibles, orientados a las necesidades actuales. Así, los seguros unit linked, los seguros de ahorro tradicionales o los PPA (Planes de Previsión Asegurados) y PIAS (Planes Individuales de Ahorro Sistémico) se plantean como una alternativa que deben tener en cuenta los inversores conservadores.

Dentro de esa gama de productos, los seguros de ahorro se están abriendo camino con paso firme. Por este motivo, conviene conocer sus características. Una de ellas, clave, consiste en que no cuentan con el respaldo del Fondo de Garantía de Depósitos (FDG), que garantiza hasta 100.000 euros por titular y cuenta. Vamos, que no son un depósito ni se pueden ofrecer como tales. 

¿Quiere decir esto que no son seguros? No es así para los expertos. Desde iAhorro recuerdan que todas las aseguradoras establecen en sus contratos un recargo del 0,15% de las primas netas anuales, lo que garantiza que, en caso de liquidación, el consorcio procederá de una forma organizada a resolver, traspasar la cartera o atender las obligaciones de pago asumidas. De esta forma, “si el producto es un seguro PPA, un seguro PIAS o un seguro de ahorro tradicional, la inversión no corre peligro. Ahora bien, si es un producto de inversión tipo unit linked, canalizado a través de renta variable, sin ser una mala opción, el riesgo de la inversión lo corre el cliente, independientemente de la garantía del consorcio”.

En el caso de las eafis -empresas de asesoramiento financiero- consideran que estos productos cuentan con una óptima relación rentabilidad-riesgo, si bien advierten de de que sólo son aconsejables para aquellos inversores que no tengan inconveniente de inmovilizar su dinero durante un largo periodo de tiempo. “El seguro suele exigir una vinculación del capital durante un tiempo que, generalmente, suele estar por encima de los cinco años. Si el cliente quiere retirar su dinero antes de plazo tendrá que asumir unas penalizaciones que suelen incidir sobre el capital retirado o sobre la rentabilidad global del producto”, añaden.

Rentabilidades acumuladas de hasta el 15%

Entre los principales seguros que se están ofertando, destaca un producto de Mutua Madrileña, comercializado bajo el nombre Ahorro Garantía, que garantiza la totalidad del capital invertido y ofrece una rentabilidad fija durante toda la vida del producto del 2,5% TAE más una participación en los beneficios que genere la cartera de inversiones ligada al seguro y que puede elevar el rendimiento final. El capital invertido debe estar inmovilizado por lo menos dos años (un tiempo inferior a la media de los productos de este tipo) o, de lo contrario, el rescate estará expuesto a una penalización del 2%.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta a la hora de hablar de estos productos es que ofrecen una cobertura por fallecimiento. En el caso de Mutua Madrileña, los beneficiarios recibirán, además del ahorro existente hasta la fecha, un capital de 1.200 euros para aseguradores menores de 55 años o de 600 euros para mayores de dicha edad.

En el caso de Mapfre, su seguro de ahorro Millón Vida ofrece un plazo temporal de uno a ocho años, sujeto a una rentabilidad creciente en función de la duración que se contrate, que podrá alcanzar una rentabilidad acumulada a vencimiento del 15% TAE. El producto cuenta con una prima única de, al menos, 3.000 euros sobre la que no se admitirán posteriores aportaciones. El tomador tiene derecho a solicitar el rescate de la póliza transcurrido un año desde la fecha de contratación. Esta cuantía ofrece un interés significativamente más bajo, que no ha sido facilitada por Mapfre.

Otras aseguradoras como Zurich también cuentan con productos en este segmento, aunque las características son propias de un seguro unit linked, vinculado a una cesta de activos o fondos de inversión y sin el capital garantizado. En el caso de la primera, ofrece el seguro Ahorro Máximo con una rentabilidad acumulada de hasta el 13,15% (una tasa interna de retorno, TIR, del 2,22% anual) para un producto a seis años vista con una inversión mínima de 6.000 euros. Las inversiones de este activo están vinculadas a deuda soberana española y el rescate total o parcial queda condicionado a las posibilidades de liquidez del activo y el importe a percibir dependerá de fluctuaciones en los mercados.

La alternativa de los PPA y PIAS

A los seguros corrientes hay que añadir dos tipos de productos como son los PPA y PIAS, que cuentan con ventajas fiscales que hay que tener presentes. En el caso de los PPA, son un instrumento de ahorro que garantiza un tipo de interés mínimo hasta su vencimiento y ofrece las mismas ventajas fiscales que los planes de pensiones: reducción de la base imponible del IRPF por el importe aportado. En el caso de los PIAS, priman fiscalmente que se mantenga la inversión en el largo plazo. Si se reembolsa el producto tras diez años en forma de renta vitalicia, las ganancias están exentas de impuestos.

Bankinter ofrece dos PPA (Renta Estabilidad Futura y Renta Vitalicia Capital) con un mínimo garantizado que varía en función de la inversión del cliente (mínimo 30.000 euros) y el plazo contratado, entre tres y diez años de duración. Pasado el primer año, se puede rescatar el total (no parcial) invertido.

Por su parte, BBVA cuenta con otro plan de presivión asegurado a diez años vista con un interés mínimo garantizado del 3,25% y la posibilidad de obtener una bonificación extra del 2% para aportaciones inferiores a 25.000 euros y del 3% para las que superen dicha cuantía.

En el caso de Mapfre, también cuenta con dos PIAS destacados. Ahorro Pensión está dirigido a ahorradores que realizan aportaciones de forma periódica durante toda la duración del producto, disfrutando de un capital garantizado al vencimiento y una participación en beneficios adicional, que permite aumentar la rentabilidad total.

En cuanto al producto Ahorro Inversión, al ser un seguro de prima única, está pensado para quienes ya disponen de un capital y prefieren invertirlo buscando un tipo de interés garantizado algo mayor y más ajustado a la situación del mercado.

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios