BOTÍN EXIGE 67 MILLONES A LA COMPAÑÍA CATALANA

‘Caso Luis Portillo’: Gaesco reclama al Santander 120 millones de euros por daños y perjuicios

La compañía catalana Gaesco reclama al Banco Santander 120 millones de euros por daños y perjuicios en un laudo arbitral que se dirimirá dentro de unas

Foto: ‘Caso Luis Portillo’: Gaesco reclama al Santander 120 millones de euros por daños y perjuicios
‘Caso Luis Portillo’: Gaesco reclama al Santander 120 millones de euros por daños y perjuicios

La compañía catalana Gaesco reclama al Banco Santander 120 millones de euros por daños y perjuicios en un laudo arbitral que se dirimirá dentro de unas pocas semanas, según ha podido conocer El Confidencial de fuentes solventes. Ésta es la cantidad que figura en un informe de daños que la intermediaria de Barcelona presentó ante la Corte Española de Arbitraje. Paralelamente, el Santander le reclama 67 millones de euros por acciones de Colonial que había comprado Luis Portillo y un grupo de socios durante el segundo semestre del 2007 y que no fueron cubiertas por el empresario.

 

El tribunal deberá pronunciarse sobre ambas reclamaciones en cuestión de pocas semanas. La entidad que preside Emilio Botín y la firma intermediaria llevan un año enzarzadas en una batalla legal que tuvo su primer hito el pasado 19 de junio, cuando el juzgado de primera instancia número 88 de Madrid falló en contra del banco en un pleito que éste había entablado a Gaesco y le condenó a pagar las costas del proceso. Hay que tener en cuenta que se trata de las sociedades que no adquirió GVC el año pasado (el 'Gaesco bueno'), sino del llamado 'Gaesco malo', que ahora se denomina Delforca 2008.

 

El enfrentamiento entre Santander y Gaesco se remonta a finales del año 2007, cuando comenzaban a vencer los préstamos que la entidad bancaria había dejado a Luis Portillo. Entre finales de diciembre de aquel año y principios de 2008, éste y el resto de accionistas tenían que liquidar las posiciones de títulos de Colonial comprados vía estructurados a Banco Santander, operaciones en las que Gaesco había ejercido de intermediario.

 

Pocas garantías

 

Como Portillo no tenía liquidez en aquel momento, el banco apeló directamente a Gaesco, que había sido el mediador en la operativa. En realidad, el banco había estado dando a Portillo y varios socios un dinero empleado en operaciones equity swap desde mediados del 2007. La operación al cierre tenía como garantía, entre otras, los mismos títulos de Colonial y unos 50 millones de euros en efectivo. Con el hundimiento del mercado inmobiliario, el Santander quedó en descubierto y con pocas posibilidades de cobrar. Entonces, apeló a Gaesco, a quien Portillo y algunos otros accionistas habían recurrido para la compra de títulos.

 

La empresa catalana tenía en aquel momento un problema con el agujero de 40 millones de euros detectado a finales de noviembre, provocado por la deuda achacada a un cliente y que a la postre provocó el cese del presidente del holding, Pedro Perelló, y del presidente de Gaesco Bolsa, Joan Francesc Gelonch. Este agujero fue cubierto tras vender un paquete de acciones de BME.

 

Primer requerimiento del Santander

 

El 4 de enero del 2008, el Santander requirió formalmente a Gaesco que pagase 67 millones de euros, pero se negó aduciendo que ni el préstamo ni los títulos eran suyos, sino que había cumplido su trabajo como intermediario y que el banco debía entenderse con su cliente.

 

En aquel momento, además, Portillo era uno de los principales accionistas individuales del Banco Santander. A través del Grupo Portival, tenía, a 31 de diciembre del 2006, 423.001 acciones de la entidad, que garantizaban un préstamo de 4.526.000 euros. Y, a través de Expoan, era también el propietario de otro paquete accionarial de 2.312.000 acciones. En total, Luis Portillo era dueño del 0,04% del capital del Santander. Como accionista individual, sólo era superado por Emilio Botín, aunque es verdad que compañías como Assicurazzione Generali y Mutua Madrileña superaban ese porcentaje.

 

Un juzgado condenó al banco

 

El banco acudió a los tribunales demandando que se embargasen los bienes de Gaesco para hacer frente a la deuda de Portillo. En concreto, se pedía el embargo de la sede central, en Barcelona, y los paquetes de acciones que pudiera tener. El proceso, que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) siguió discretamente a una cierta distancia, podría haber provocado el control de Gaesco por parte del Santander si los tribunales le hubiesen dado la razón. Pero en el auto del juez se denegaron las pretensiones del banco y se condenó a la entidad de Botín a pagar las costas.

 

Tras este revés, Gaesco contraatacó y reclamó a su vez a Banco Santander daños y perjuicios en un pleito que se dirime ahora en la Corte Española de Arbitraje. Este tribunal deberá pronunciarse también sobre la reclamación de los 67 millones que la entidad bancaria hace a Gaesco. Según ha podido saber El Confidencial, el tribunal está compuesto por tres eminentes catedráticos: Luis Díaz Picazo, Eduardo García de Enterría y José Esteve. El propio Luis Díaz Picazo reconoció a ese diario que el pleito está sobre la mesa. “No puedo decir en qué estado está ni hacer ningún comentario sobre el mismo, pero esperamos el dictado final para finales de marzo o durante el mes de abril”, añadió el catedrático. Los representantes legales de las partes en litigio, los bufetes Garrigues (que representa a Banco Santander) y Balaguer & Morera (que defiende a Gaesco) mantienen un absoluto mutismo sobre el tema.

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios