UBS España rescata a Pablo Díaz de Suiza como coordinador de banca privada y de negocios
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
NO ESTARÁ POR ENCIMA DE SÁNCHEZ-ASIAÍN

UBS España rescata a Pablo Díaz de Suiza como coordinador de banca privada y de negocios

Las recientes tribulaciones de UBS -el mayor banco suizo y uno de los más afectados por la crisis financiera internacional-, como sus problemas con el fisco de

Foto: UBS España rescata a Pablo Díaz de Suiza como coordinador de banca privada y de negocios
UBS España rescata a Pablo Díaz de Suiza como coordinador de banca privada y de negocios

Las recientes tribulaciones de UBS -el mayor banco suizo y uno de los más afectados por la crisis financiera internacional-, como sus problemas con el fisco de EEUU y el cambio de su presidente y su consejero delegado, tendrán repercusión en su estructura en España. El ex consejero delegado de banca privada, Pablo Díaz, regresará de su cargo actual en Suiza para ocupar un nuevo cargo de country head, que tendrá la función de coordinar las áreas de banca privada, banca de inversión y gestión de activos. Asimismo, ocupará la presidencia de banca privada, lo que aumenta la nómina de ejecutivos en un momento de caída del negocio y recorte de costes en esta área.

Díaz había abandonado la unidad de banca privada en España en junio para pasar a llevar todo el negocio ibérico onshore (gestionado en nuestro país) y offshore (cuentas en Suiza) desde Zurich. Su sustituta fue la hasta entonces directora general, Mónica Garay, que ha tenido que lidiar con lo más duro de la crisis de los mercados y con el descrédito del modelo general de banca privada entre los inversores. Ahora, se ha decidido la supresión de estas estructuras geográficas en Zurich, lo que determina el regreso del ejecutivo español.

El nuevo cargo de Díaz responde, según la versión oficial, a un intento de reforzar la coordinación entre las diferentes áreas de negocio en estos tiempos de crisis para lograr mayores sinergias entre ellas, lo que se denomina negocio cruzado: por ejemplo, que un empresario que vende su compañía encargue al área de banca privada que le gestione el dinero cobrado por ella, o que un cliente de gestión de patrimonio elija a la de banca de inversión para sus operaciones corporativas.

Sin embargo, la realidad es más compleja, según distintas fuentes conocedoras de la situación. El regreso de Díaz supone un verdadero problema para UBS porque aquí Mónica ha ocupado su cargo y no la pueden degradar, y a Pablo no le pueden poner en un cargo inferior al que tenía. Por eso se han inventado un cargo que no se sabe muy bien en qué consiste. Otra fuente añade que esto supone crear un cargo directivo más en un momento de menos negocio.

Como ejemplo de la necesidad de recortar costes por culpa de la crisis, en contraste con este exceso de jefes, cabe citar la salida del banco de Carmen Lozano, hasta ahora directora de marketing de banca privada. Su departamento se fusionará con el de ventas y su cargo será amortizado. Según las fuentes consultadas, no será el último.

Coordinarse con banca de inversión

El área de banca de inversión no sufrirá modificaciones: Díaz no estará por encima de su responsable, Francisco Sánchez Asiaín, aunque habrá qué ver cómo se encaja esa labor de coordinación con la estrategia actual del banquero vasco, que llevó a UBS al primer puesto en operaciones corporativas en España el año pasado. Por no ocurrirá lo mismo con la de banca privada. Con el regreso de Díaz, Garay mantendrá su puesto y será la encargada del día a día del negocio, mientras que el nuevo presidente sólo se ocupará de las relaciones con los principales clientes.

Oficialmente, la reestructuración de UBS obedece a los planes del nuevo consejero delegado, Oswald Gruebel (ex CEO de su eterno rival, Crédit Suisse) y obedece a la lógica de tener un mayor foco en los mercados domésticos para reforzar la solidez y diversificación del banco. Según distintos medios, después de tener que pagar 780 millones de dólares al fisco de EEUU por ayudar a evadir impuestos a ciudadanos de ese país, la entidad ha decidido establecer una muralla china entre el negocio onshore y el offshore, lo que determina la desaparición de las unidades nacionales que integraban ambos negocios.

Éxodo de profesionales

La unidad de banca privada en España ha sufrido una salida continuada de profesionales en los dos últimos años que llegó a afectar a su ex director general, Miguel Irisarri en abril del año pasado, que fue sustituido precisamente por Mónica Garay. Este éxodo, provocado tanto por la grave crisis de UBS como por el desembarco de nuevas entidades en España, ha ahorrado al banco suizo un proceso de reducción de empleo mucho más doloroso en nuestro país, según distintas fuentes.

Los últimos abandonos han sido los de Manuel van de Walle, uno de los gestores más senior de la entidad en Barcelona, que ha fichado como responsable de Cataluña de Banca March dentro del equipo que está montando Rafael Gascó (y que ha sufrido la salida de Rafael Juan y Seva hacia EDM); Santiago Tintoré, también de Barcelona, que ha montado una boutique junto a Gonzalo Pérez Fontcuberta (ex de Fortis y también de UBS) y se ha asociado con A&G, la firma donde desembarcó Irisarri; y Lali Iglesias, incorporada directamente por A&G desde UBS Madrid.

Después de todas las salidas y de la actual reestructuración, el equipo de banca privada de UBS, dirigido por Díaz y Garay, tendrá como principales pilares a Juan Antonio Roche (responsable de producto), Ángel Alonso (director de operaciones), Santiago García de Juana (key clients) y Miriam Godoy (directora comercial y de estrategia).

UBS Banca de inversión