Ibercaja encargó a Price Waterhouse un estudio sobre la situación financiera de CCM
  1. Mercados
  2. Finanzas personales

Ibercaja encargó a Price Waterhouse un estudio sobre la situación financiera de CCM

“No hay nada nuevo bajo el sol”, aseguró el presidente de Ibercaja, Amado Franco, durante la presentación de resultados de la entidad aragonesa, en referencia a

placeholder Foto: Ibercaja encargó a Price Waterhouse un estudio sobre la situación financiera de CCM
Ibercaja encargó a Price Waterhouse un estudio sobre la situación financiera de CCM

“No hay nada nuevo bajo el sol”, aseguró el presidente de Ibercaja, Amado Franco, durante la presentación de resultados de la entidad aragonesa, en referencia a los contactos mantenidos con Caja Castilla-La Mancha (CCM), orientados a una eventual fusión entre ambas. La realidad, sin embargo, apunta por derroteros diferentes. Ibercaja, en efecto, encargó un estudio de situación sobre la entidad castellano manchega a la firma auditora PricewaterhouseCoopers (PwC), cuyos resultados resultaron determinantes para descartar la operación.

El PSOE, a través de su secretario federal de Política Económica y Empleo, Octavio Granado, se dirigió a los rectores de Ibercaja para proponer una fusión por absorción que resolviera la crítica situación de la caja manchega. El punto de convergencia que podía hacer viable el encaje entre ambas se encontraba en Guadalajara, provincia en la que Ibercaja es la primera entidad financiera por número de oficinas, en torno a las 60, por encima de la propia CCM.

La Comisión Ejecutiva de la Caja aragonesa acordó encargar a PwC, firma que audita anualmente su Balance y Cuenta de Resultados, la realización de un informe de urgencia sobre la situación financiera de la entidad que preside Juan Pedro Hernández Moltó. El “Área de Transacciones” de PwC está especializada, entre otras cosas, en efectuar trabajos sobre “valoración y recuperación de empresas, reestructuración empresarial, asesoramiento en fusiones y adquisiciones, apoyo en litigios, infraestructuras y valoraciones”.

Los resultados de dicho informe fueron tan desalentadores que en Zaragoza decidieron dar carpetazo a la posibilidad de operación. Según las fuentes consultadas, cercanas a la propia entidad maña, “PwC venía a concluir que el desequilibrio patrimonial de la caja manchega, muy superior a los mil millones que se han citado, hacía inviable cualquier operación, so pena de recibir ayudas cuantiosas por parte del Fondo de Garantía de Depósitos en Cajas de Ahorros (FGDCA) y/o del propio Banco de España”. No ha sido posible conocer el alcance exacto de ese desequilibrio patrimonial. 

Resistencias políticas

El Partido Socialista, por su parte, también llegó a idéntica conclusión, aunque por motivos distintos. Resultó que, hechas las simulaciones pertinentes sobre la composición de la futura Asamblea General de la hipotética entidad fusionada, el PSOE no contaba con mayoría en la misma, y ello debido a la representación de las corporaciones municipales en Ibercaja, donde es predominante el PP, lo que implicaba dejar de controlar la presidencia y órganos de gobierno de la futura Caja conjunta.

Una circunstancia que pone de manifiesto la intromisión del Poder político en la vida y la gestión de las Cajas de Ahorro por parte de los dos partidos mayoritarios. Para el PSOE, se trata de salvar CCM del escándalo, desde luego, pero no a cualquier precio: se trata también de asegurarse el control de la futura entidad surgida de la fusión.   

Un portavoz de Ibercaja negó ayer que se encargara a PwC ese informe o estudio, “que por lo tanto no existe”, una  existencia, sin embargo, que han reconocido a este diario fuentes de la propia consultora. Según Amado Franco en la presentación de resultados de Ibercaja, “nunca hubo una operación concreta sobre la mesa. Sólo un intercambio de impresiones”. Una afirmación que, esta vez sí, parece responder a la verdad de lo ocurrido.

Caja Castilla-La Mancha Ibercaja