IMPACTO NEGATIVO EN SU FACTURACIÓN

Mercadona abarata la cesta de la compra a costa de las pérdidas de las grandes marcas

Los números cantan, pero en ambas direcciones. La controvertida decisión de Juan Roig, presidente y fundador de Mercadona, de retirar cerca de un millar de referencias

Foto: Mercadona abarata la cesta de la compra a costa de las pérdidas de las grandes marcas
Mercadona abarata la cesta de la compra a costa de las pérdidas de las grandes marcas

Los números cantan, pero en ambas direcciones. La controvertida decisión de Juan Roig, presidente y fundador de Mercadona, de retirar cerca de un millar de referencias de su red de supermercados tiene ya su traducción directa en la cuenta de resultados. Según los datos que manejan algunos de los principales afectados, la salida de varios de sus productos de la cadena de distribución valenciana ha tenido un impacto en la facturación significativa, de entre el 10% y el 35% dependiendo de los casos.

 

El mal trago es similar entre los fabricantes de grandes marcas. Henkel, por ejemplo, ha visto cómo se han caído más de 20 referencias suyas, que representarían un impacto del 50% en su facturación a través de Mercadona o, lo que es lo mismo, 35 millones menos. En el mismo rango se encontrarían Danone, Sara Lee (Bimbo), Reckitt Benckiser (Calgonit) o Procter & Gamble, que con distintos porcentajes de descatalogación sobre su muestrario de productos estiman un recorte próximo a los 30 millones.

 

Por debajo de las grandes corporaciones multinacionales llega el pelotón de los fabricantes nacionales. En esta categoría, marcas como Fontvella, Gallina Blanca, Pastas Gallo o Nutrexpa dejarán de facturar entre 5 y 10 millones de euros por la salida de Mercadona de algunos de sus productos. Esta situación sobrevenida ha provocado una reacción contraria por parte de los afectados, en algunos casos de manera muy beligerante, como la cooperativa andaluza de aceite Hojiblanca.

 

Aunque polémica, por lo inesperado, la decisión estratégica impulsada por Mercadona para sus 1.200 establecimientos no es una excepción en el mercado de la distribución. La cadena belga Delhaize retiró también este año hasta 300 referencias del gigante Unilever, empleando argumentos muy similares a los de la cadena valenciana. Las tensiones entre proveedor y comercializador sobre la política de precios ante la actual coyuntura provocó el desencuentro, con la decisión más drástica posible.

 

Mientras tanto, Mercadona ha hecho ya sus primeras cuentas. Y los efectos de su campaña ya se han hecho notar. La salida de cerca de 800 productos de los lineales, aquellos que tenían menor demanda o se correspondían a artículos ya existentes en otras modalidades, ha supuesto un ahorro medio del 10% en la cesta de la compra. Todo, en principio, por la mayor rotación de las existencias, la supresión de envases y embalajes no necesarios y la introducción de la venta a granel de frutas y hortalizas frescas.

 

En cualquiera de los casos, la salida de productos de grandes marcas no hace sino constatar una tendencia. En la actualidad, las referencias propias copan ya hasta un 30% de la oferta comercial. Un giro estratégico que pretende ajustarse a la actual situación económica, que ha impactado negativamente en los niveles de consumo a la hora de completar la cesta de la compra. Una guerra a tres bandas que algunos agentes, como Carrefour, pretenden aprovechar yendo contracorriente.

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios