Los insiders se lanzan a comprar: ¿señal de fortaleza o de desesperación?
  1. Mercados
  2. Finanzas personales

Los insiders se lanzan a comprar: ¿señal de fortaleza o de desesperación?

¿Señal de fortaleza o un último intento por devolver la confianza a los mercados? El caso es que los directivos de las grandes compañías cotizadas de

placeholder Foto: Los insiders se lanzan a comprar: ¿señal de fortaleza o de desesperación?
Los insiders se lanzan a comprar: ¿señal de fortaleza o de desesperación?

¿Señal de fortaleza o un último intento por devolver la confianza a los mercados? El caso es que los directivos de las grandes compañías cotizadas de Estados Unidos se han lanzado a la compra de acciones de sus propias empresas. Dos de los casos más llamativos han sido el de Jeffrey Immelt y el Vikram Pandit, CEOs de General Electric y de Citigroup.

Según consta en la SEC, el regulador bursátil de Estados Unidos, Immelt habría adquirido el pasado 13 de noviembre 50.000 títulos de General Electric entre 16,41$ y 16,45$ por título. A cierre del viernes, las acciones de GE se vendían a 16,02$, después de arrastrar una caída anual superior al 50%. Y es que el grupo energético no se libra de la sacudida que la crisis está propinando a los mercados de todo el mundo. Su beneficio neto ha caído un 12% en lo que va de año y el pasado mes de octubre se vio obligado a realizar una ampliación de capital superior a 12.000 millones de dólares, sólo un día después de acordar la venta de una participación de 3.000 millones de dólares al multimillonario Warrent Buffet.

No obstante, Immelt, que cuenta en su haber con 1.620 mil acciones de GE, acostumbra a comprar en momentos delicados. De hecho, tras los atentados del 11-S cuando las acciones rondaban los 28$ por título hizo lo propio contra toda recomendación de los mercados. Ese año las acciones de la compañía acabaron el mes de diciembre por encima de los 30$.

Más llamativa es la inversión de Pandit. Las acciones de Citigroup han caído más de un 60% en lo que va de año, sólo en el último mes se han dejado más de un 30% mientras que el sector financiero sigue sangrando como consecuencia de la crisis provocada por las hipotecas de alto riesgo. El mismo día que Immelt hacía lo mismo con GE, el CEO del banco estadounidense compraba un paquete de 750.000 acciones a un precio medio de 9.25$ por título. Este lunes, la entidad anunciaba el recorte de 50.000 empleos en todo el mundo mientras sus cuentas siguen cayendo en picado: el pasado mes de octubre presentó sus cuartas pérdidas trimestrales hasta los 2.800 millones de dólares. De esta manera, acumula pérdidas de más de 640.000 millones de dólares como consecuencia de las provisiones que ha tenido que llevar a cabo por culpa de sus activos tóxicos, a parte de una ampliación de capital de 611.000 millones destinada a compensar pérdidas.

“Las compras reflejan la confianza en la fortaleza y las oportunidades de crecimiento de la compañía”, explica Gary Sheffer, portavoz de Fairfield a Bloomberg.com.

Pero los casos de GE y Citigroup no han sido los únicos. En el mes de octubre, entre directivos y ejecutivos senior de las empresas que cotizan en la bolsa de Nueva York han comprado 1.370 mil millones de acciones sólo en el mes de octubre, mientras que el Standard & Poor´s se dejaba más de un 17%, su nivel más bajo desde 1987.

Sin embargo, la avalancha compradora por parte de insiders, que tradicionalmente ha sido una señal alcista, se ha convertido en los últimos tiempos en la antesala de nuevas caídas, según ha explicado Ben Silverman, director de estudios de InsiderScore.com. Por ejemplo, la última vez que directivos compraron en cantidades similares, en el mes de marzo, el S&P 500 se hundió al mes siguiente.

En los últimos cuatro meses se ha intensificado la compra de acciones por parte de insiders -57$ de los 100$ que se compran fueron a manos de directivos de compañías cotizadas en octubre-  con lo que en el mercado se vaticinan nuevas caídas.

En cualquier caso, aunque el panorama es desolador, la compra de acciones por parte de insiders siempre ha sido una señal alcista. “Siempre es una señal alcista cuando los insiders se dedican a comprar, ya que creen en los fundamentales de la compañía”, ha explicado en Bloomberg.com Eric Green, director de análisis de Penn Capital, “este mercado puede venirse arriba muy, muy rápido y si no están ahí te lo pierdes” ha concluido.

En definitiva, ¿quién mejor que la persona que más a fondo conoce la compañía para ser indicador del futuro de la misma? De lo contrario sería un suicidio bursátil, aunque en los tiempos que corren cosas peores se han visto. Ya no sorprende nada.

Salidas a bolsa Mercados General Electric Citigroup Insiders Compras Acciones