Es noticia
Menú
La disputa de los Masaveu se resuelve con un laudo arbitral en favor del primogénito de la saga
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
FERNANDO MASAVEU SEGUIRÁ CONTROLANDO EL 'HOLDING'

La disputa de los Masaveu se resuelve con un laudo arbitral en favor del primogénito de la saga

Nunca una querella entre hermanos fue llevada con tanta discreción. Pese a las disensiones, los Masaveu decidieron guardar las apariencias y dejar las

Foto: La disputa de los Masaveu se resuelve con un laudo arbitral en favor del primogénito de la saga
La disputa de los Masaveu se resuelve con un laudo arbitral en favor del primogénito de la saga

Nunca una querella entre hermanos fue llevada con tanta discreción. Pese a las disensiones, los Masaveu decidieron guardar las apariencias y dejar las rencillas para sus abogados. Después de más de un año de enfrentamientos y falsas sonrisas, las trifulcas familiares salen a la luz en un laudo arbitral, firmado por el jurista Ángel Rojo Fernández-Río, donde se establece que la Fundación Cristina Masaveu es la legítima titular del 40% de las acciones de Tudela Veguín, o lo que es lo mismo, que el primogénito Fernando Masaveu Herrero controlará el holding de la saga.

El fallo ahora conocido defiende que la Fundación Cristina Masaveu refleja la voluntad de su creadora y asegura la continuidad del grupo. Además, expone que la reclamación de los accionistas disidentes José, Luis, Carolina y María Masaveu es “extemporánea”, al no producirse en el plazo legal de 30 días desde que los hermanos tuvieran conocimiento de la transmisión. Según fuentes allegadas a la familia, “los discrepantes contaban con el apoyo de su madre, Luisa Herrero Zumalacárregui”.

La institución fundada por Cristina Masaveu Peterson está constituida por Flicka Forestal S.L., representada por Pedro Ángel González en calidad de secretario, y por Peña María S.L. con la esposa del presidente, Carolina Compostizo, como titular. Ambos confirieron poderes absolutos desde el primer día de su constitución a favor del hereu Fernando Masaveu.

El meollo del conflicto hereditario nació cuando la tía de los herederos en discordia aportó 1,4 millones de acciones de la cementera Tudela Veguín y el 80% del palacio de Hevia en Siero a su propia Fundación. Dicho capital inicial fue valorado en 129.796.000 euros (más de 21.596 millones de las antiguas pesetas). Estos hechos ocurrieron en 2006, siete meses antes del fallecimiento de Cristina. Entonces, nadie se opuso a las últimas voluntades de la millonaria. Los desencuentros surgieron a la hora de repartir la herencia. Los hermanos del presidente reclamaron su derecho preferente de adquisición de acciones sobre los títulos donados a la Fundación y alegaron que no se les había notificado el traspaso.

El resto de accionistas de la cementera, representados por María Josefa Masaveu Alonso del Campo, madre de la ex diputada popular Alicia Castro Masaveu, apoyaron al hereu. La política asturiana incluso abandonó su carrera de parlamentaria para mediar en el conflicto. No obstante, las discrepancias no se dirimieron hasta el pasado miércoles 13 de agosto a través del laudo arbitral. El enfrentamiento societario se desarrolló con absoluta discreción. Tan sólo El Confidencial desveló el 15 de enero de 2007 los conflictos hereditarios de los Masaveu.

Así las cosas, la joya de la corona, la cementera Tudela Veguín, queda integrada por Fernando Masaveu con un 11%, y el hereu controla también el 40 % a nombre de la Fundación; sus hermanos disidentes -José, Luis, Carolina y María Masaveu- reciben un 44%, y la familia de Alicia Castro Masaveu controla un 4%.

Una pinacoteca de incalculable valor

Además de Tudela Veguín y la citada institución, Fernando preside la Fundación Masaveu y el patrimonio industrial de la saga, constituido por un conglomerado de empresas entre las que destaca la participación en la eléctrica portuguesa EDP (vinculada al Banco Espíritu Santo), así como relevantes paquetes accionariales en Santander Central Hispano y Bankinter. La familia también posee una pinacoteca privada de incalculable valor: obras de Velázquez, Goya, El Greco, Zurbarán, Murillo, Dalí, Picasso o Sorolla, así como artistas contemporáneos de la talla de Tàpies, Barceló, junto a grandes pintores asturianos. Parte de la colección se encuentra custodiada en el palacio de Hevia, abierto al público por primera vez en la historia tras la muerte de su propietaria para recibir a una delegación internacional con motivo de un acto del Niemeyer.

En los estatutos de la Fundación Cristina Masaveu reza como objetivo primordial promover y conservar el patrimonio histórico español, de la música y de las artes. La institución vela por una trayectoria ejemplar desde su creación, impulsando importantes acciones sociales y culturales (becas, exposiciones, edición de libros, etcétera). Asimismo, destaca como primera patrona privada del Centro Cultural Oscar Niemeyer de Avilés, que colabora con figuras como Woody Allen, Paulo Coelho o Kevin Spacey.

La institución pretende favorecer igualmente “la formación de la juventud trabajadora y la investigación de la industria cementera”. Al no tener ánimo de lucro, las donaciones a este tipo de entidades están exentas de tributación en renta y gozan de importantes deducciones fiscales. Así las cosas, los juristas consideran que la institución asegura la continuidad a la sexta generación de la saga “sin disgregaciones” y logrará un significativo ahorro fiscal. Queda por dilucidar cómo afectará el laudo a las relaciones personales entre los hermanos en discordia. De momento, los disidentes emitieron un comunicado puntualizando que siempre estuvieron a favor de la Fundación María Cristina Masaveu, “siempre que respete los derechos que como accionistas les amparan”.

Por otro lado, subrayan que el resto de instituciones familiares, "la Fundación Masaveu, la Fundación Virgen de los Dolores y la Fundación San Ignacio de Loyola no forman parte del accionariado de Tudela Veguín”. Por tanto, “es la primera vez en los 153 años de historia de la empresa que esto ocurre”, afirman los cuatro hermanos. No hay duda de que el laudo arbitral podría ser recurrido en los próximos días.

Nunca una querella entre hermanos fue llevada con tanta discreción. Pese a las disensiones, los Masaveu decidieron guardar las apariencias y dejar las rencillas para sus abogados. Después de más de un año de enfrentamientos y falsas sonrisas, las trifulcas familiares salen a la luz en un laudo arbitral, firmado por el jurista Ángel Rojo Fernández-Río, donde se establece que la Fundación Cristina Masaveu es la legítima titular del 40% de las acciones de Tudela Veguín, o lo que es lo mismo, que el primogénito Fernando Masaveu Herrero controlará el holding de la saga.