Nuevos problemas para Sacyr: no consigue refinanciar 560 millones de deuda de Itinere
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
LOS BANCOS EXTRANJEROS EXIGEN MÁS GARANTÍAS

Nuevos problemas para Sacyr: no consigue refinanciar 560 millones de deuda de Itinere

El milagro de Luis del Rivero con Sacyr, o cómo lograr capear el temporal con una empresa que capitaliza en bolsa la quinta parte de la

Foto: Nuevos problemas para Sacyr: no consigue refinanciar 560 millones de deuda de Itinere
Nuevos problemas para Sacyr: no consigue refinanciar 560 millones de deuda de Itinere

El milagro de Luis del Rivero con Sacyr, o cómo lograr capear el temporal con una empresa que capitaliza en bolsa la quinta parte de la deuda que arrastra, conoce en las últimas semanas un nuevo episodio. La constructora intenta alargar la vida del crédito de 560 millones de euros con el que compró Europistas en 2006 , y para ello ha ofertado a la banca acreedora una mejora significativa en las condiciones del mismo y la garantía de su filial de autopistas Itínere, pero algunos bancos, particularmente extranjeros, reclaman un aumento de esas garantías.

El fracaso de la OPV de Itínere, donde se integró la antigua Europistas, ha obligado a los gestores del grupo a salir al mercado en busca de la liquidez que, en circunstancias normales, habría entrado en caja como consecuencia de aquella venta de acciones. Pero la bolsa está como está, así que hay que buscar alternativas.

Durante las últimas semanas, la firma que preside Luis del Rivero se está empleando a fondo tratando de levantar nueva financiación contra los activos de Itínere, que no están gravados, o lograr refinanciar parte de la deuda existente. Con crecientes dificultades, porque el mercado crediticio está peor incluso que el de acciones.

“En realidad, Sacyr disponía de una financiación puente por ese importe, que esperaba machear con los ingresos en caja procedentes de la salida a bolsa de Itínere”, asegura el representante de una de las entidades que participan en el sindicato, cuya cabecera dirige Calyon. “Al haberse frustrado aquello, al menos de momento, Del Rivero nos ha pedido una prórroga de un año a cambio de una mejora del diferencial sobre el Euribor, que ha pasado del 0,5% al 1,25%”.

El crédito inicial de 560 millones fue firmado el 23 de noviembre de 2006, una vez concluida la OPA sobre Europistas. Su plazo era de 24 meses, por lo que la fecha de vencimiento es noviembre de este año. Es decir, que Del Rivero todavía tiene tiempo para renegociarlo, pero tampoco se puede dormir en los laureles con el verano de por medio. Un portavoz de Sacyr se ha limitado a declarar a El Confidencial que "Itínere está estudiando cómo optimizar su estructura financiera".

Los extranjeros quieren más

El notable encarecimiento de la operación, mas la garantía de un activo sano como es Itínere, parecía suficiente para lograr poner a todos de acuerdo. Pero la firma de la refinanciación, que estaba prevista nada menos que para el 30 de mayo pasado, se ha aplazado sine die. Y es que los bancos y cajas españoles presentes en ese crédito puente están de acuerdo con las condiciones propuestas, pero no así algunos bancos extranjeros que, si bien conformes con el nuevo diferencial, han paralizado el cierre de la operación reclamando la aportación adicional de garantías.

“Es un claro síntoma de la psicosis por la que atraviesa el mercado financiero”, asegura una de las fuentes consultadas. “Para un banco o caja español, Itínere es respaldo más que suficiente, pero para un extranjero dispuesto a ejecutar la garantía al menor problema de impago no lo es, porque, en tales circunstancias, el foráneo querría vender enseguida y a cualquier precio, incluso a pérdidas. Por eso necesita redoblar esas garantías. La crisis está convirtiendo en verdaderos buitres a mucha gente”.

Estos problemas no son exclusivos de Sacyr. Fernando Martín encontró grandes dificultades en su día para convencer a sus acreedores extranjeros (principalmente Morgan Stanley y varios hedge funds), que querían más garantías y más diferenciales. Más recientemente, Afirma ha tenido que hipotecar todos los activos que no piensa vender o entregar en 2008 y 2009, con un importante descuento respecto a su valoración de diciembre, según fuentes del sindicato (Afirma lo niega).

En todo caso, la refinanciación de esta deuda es el principal problema de Sacyr, una vez expulsado de Eiffage y con el frente de Repsol más tranquilo gracias a la subida en bolsa de la petrolera: desde los 18,27 euros de enero hasta los 28 que rozó en mayo. Esta subida le ha permitido retirar las garantías adicionales que tuvo que aportar en enero (el 21% de Testa), y ahora el precio de activación se sitúa en 20 euros. Repsol cotiza actualmente algo por debajo de 25 euros.

Luis del Rivero Refinanciación Itínere