El carbón resurge de sus cenizas: la AIE estima un aumento de la demanda del 73% hasta 2030

El carbón jugará un papel clave en el mercado energético mundial en los próximos 25 años. Los combustibles fósiles –petróleo, gas natural y carbón- dominarán el

Foto: El carbón resurge de sus cenizas: la AIE estima un aumento de la demanda del 73% hasta 2030
El carbón resurge de sus cenizas: la AIE estima un aumento de la demanda del 73% hasta 2030

El carbón jugará un papel clave en el mercado energético mundial en los próximos 25 años. Los combustibles fósiles –petróleo, gas natural y carbón- dominarán el patrón de consumo global de energía hasta 2030, pero de todos ellos, el carbón tendrá un papel destacado.

El fuerte incremento de los precios del petróleo –ha superado los 120 dólares el barril-, y la fuerte demanda energética de países como China y la India –dos jugadores clave en el futuro de la energía a nivel global- provocarán un considerable aumento de la demanda de este combustible estimado en el 73% hasta 2030, según el World Energy Outlook 2007 presentado ayer en España por William Ramsay, director ejecutivo de la AIE.

La demanda de carbón “experimentará el mayor incremento en términos absolutos” respecto al petróleo y al gas natural y su contribución al gasto energético total pasará del 25% en 2005 al 28% en 2030.

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la demanda de crudo alcanzará los 116 millones de barriles diarios en 2030, un 37% más que en 2006, pasando a representar del 35% al 32% de la demanda total, mientras que la cuota de gas natural se incrementará de manera más moderada, del 21% al 22%.

En total, y según las estimaciones de la AIE, las necesidades energéticas mundiales superarán en 2030 en más de un 50% las existentes actualmente y sólo China y la India, en su conjunto, representarán el 45% de esa nueva demanda. No en vano, estos dos países se han convertido en los nuevos gigantes emergentes de la economía mundial y de los mercados energéticos internacionales. Hasta tal punto que en 2010 China superará a Estados Unidos como mayor consumidor mundial de energía.

China, a la cabeza de las emisiones de dióxido de carbono

Ante este crecimiento desbocado de la demanda energética global, la AIE alerta sobre las consecuencias nocivas sobre el medio ambiente. “Los combustibles fósiles siguen dominando el patrón de consumo global de energía, lo que provocará el inevitable incremento de las emisiones de CO2”. Las advertencias no son para menos, se estima que las emisiones de dióxido de carbono aumentarán un 57% en los próximos 25 años y que China sobrepase este año a Estados Unidos como el mayor emisor mundial de dióxido de carbono relacionado con la energía, mientras que para 2015, India podría ocupar el tercer puesto.

De ahí, que Ramsay recordara ayer que el mundo se enfrenta a dos desafíos simultáneos. Por un lado, garantizar el acceso a energía segura y asequible al mismo tiempo que se gestionan las consecuencias medioambientales derivadas del uso de este tipo de energías. “Estos desafíos pueden ser superados a través de un impulso de la inversión en el sector de la energía, acompañado por una mejora de la eficiencia energética y de la promoción de nuevas tecnologías en el área”, explicó Ramsay.

En este sentido, la AIE advierte de que si los gobiernos no modifican sus políticas energéticas actuales, las importaciones de gas y de petróleo y el uso de carbón, las emisiones de gases de efecto invernadero crecerán "a un ritmo inexorable hasta el año 2030".

En el peor de los escenarios posibles, la AIE estima que las emisiones de CO2 podrían alcanzar incluso las 62 gigatoneladas en 2050, aunque mediante la aplicación de políticas alternativas por parte de todos los países, esta cifra podría reducirse hasta las 14 gigatoneladas ese mismo año, una cantidad significativamente inferior a las 27 gigatoneladas actuales.

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios