Es noticia
Menú
Marsans se retiró de la puja por Spanair tras la negativa de uno de sus socios a presentar oferta
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
GONZALO PASCUAL SÍ QUERÍA PUJAR

Marsans se retiró de la puja por Spanair tras la negativa de uno de sus socios a presentar oferta

Gerardo Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual, conocidos como los geos en el mundo empresarial español, se retiraron este miércoles de la puja por Spanair,

Foto: Marsans se retiró de la puja por Spanair tras la negativa de uno de sus socios a presentar oferta
Marsans se retiró de la puja por Spanair tras la negativa de uno de sus socios a presentar oferta

Gerardo Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual, conocidos como los geos en el mundo empresarial español, se retiraron este miércoles de la puja por Spanair, la aerolínea que ellos mismos fundaron hace veinte años y que luego vendieron a la finlandesa SAS, por la oposición del actual presidente de la CEOE a hacer una oferta por la compañía.

Según las fuentes consultadas por este diario, Díaz Ferrán se negó desde el principio a que los dos empresarios recuperaran la aerolínea después de que SAS la pusiera a la venta tras el verano. “Ferrán llegó a decirle a Pascual que si quería la comprara él solo, pero que no contara con él”, explican fuentes conocedoras de la situación.

El miércoles por la noche, Marsans, propiedad de ambos empresarios, emitió un comunicado en el que aseguraba que se retiraba de la puja. Las razones, discrepancias con SAS por cómo había llevado el proceso de venta y, según explica en el comunicado, porque las condiciones del mercado aconsejan a “nuestro grupo” seguir otro rumbo en el que no es necesaria la incorporación de Spanair.

De acuerdo con las fuentes, las diferencias entre los dos empresarios no se reducen a Spanair. También discrepan sobre Aerolíneas Argentinas, la compañía argentina que adquirieron a la Sepi a finales de 2001. “Díaz Ferrán también es partidario de salir del país y vender la aerolínea, pero Pascual es partidario de intentar reflotarla y seguir peleando con los sindicatos argentinos”, aseguran las fuentes.

Prueba de la decisión de Pascual de intentar reflotar Aerolíneas es que ayer jueves estaba en Buenos Aires en uno de los habituales viajes que suele hacer a la ciudad para reconducir la situación de una empresa que se hace casi ingobernable por la actitud de los sindicatos de la empresa. Según las fuentes, Díaz Ferrán ha escalonado cada vez más esos viajes y ya apenas va a Argentina.

Iberia

Con la retirada de Marsans, Iberia ya tiene vía libre. Su presidente, Fernando Conte, consiguió ayer el visto bueno del consejo de la aerolínea para hacer una oferta por Spanair junto a Gestair, una compañía madrileña de vuelos chárter. Iberia pasa así al contraataque y de tener la imagen de ser una empresa vendedora ha pasado a liderar la reorganización del sector a nivel nacional.

Al menos esa es la intención de sus directivos. En el sector, en cambio, lo ven más como una operación para evitar que alguno de los gigantes europeos o americanos entren en España y puedan atacar la joya de la corona de Iberia: servir de puente entre Europa y Latinoamérica vía Barajas. “A veces una empresa tiene que hacer movimientos como éste, que parecen de ataque, pero que en realidad son defensivos”, dice una fuente del sector.

Irala y Venezuela

Lo que es un ataque en toda regla es la decisión anunciada ayer por el gobierno venezolano de Hugo Chávez de pedir prisión para el ex presidente de Iberia, Xavier de Irala, por un supuesto delito de quiebra fraudulenta de la compañía Viasa. Iberia compró la aerolínea venezolana en 1991 y un año después de la llegada de Irala a Iberia, en 1997, quebró.

Irala ha asegurado en un comunicado que nadie le ha notificado nada y que la quiebra de Viasa se hizo de acuerdo a la legalidad vigente “tal y como ha quedado demostrado en las numerosas sentencias de los tribunales venezolanos”.

Gerardo Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual, conocidos como los geos en el mundo empresarial español, se retiraron este miércoles de la puja por Spanair, la aerolínea que ellos mismos fundaron hace veinte años y que luego vendieron a la finlandesa SAS, por la oposición del actual presidente de la CEOE a hacer una oferta por la compañía.