Es noticia
Menú
Escalofríos en Hábitat: Caja Badajoz se niega a aplazar la refinanciación del crédito y quiere ejecutar
  1. Mercados
  2. Finanzas personales
FORMA PARTE DE LAS 38 ENTIDADES ACREEDORAS

Escalofríos en Hábitat: Caja Badajoz se niega a aplazar la refinanciación del crédito y quiere ejecutar

La siguiente historia roza lo freudiano si no fuera porque está en juego una de las mayores inmobiliarias de España. Caja Badajoz, una de las 38

Foto: Escalofríos en Hábitat: Caja Badajoz se niega a aplazar la refinanciación del crédito y quiere ejecutar
Escalofríos en Hábitat: Caja Badajoz se niega a aplazar la refinanciación del crédito y quiere ejecutar

La siguiente historia roza lo freudiano si no fuera porque está en juego una de las mayores inmobiliarias de España. Caja Badajoz, una de las 38 entidades acreedoras de Hábitat, está dificultando el final feliz de la inmobiliaria catalana al negarse a firmar el aplazamiento del pago del crédito que Hábitat tenía que haber hecho efectivo en diciembre pasado.

Ante la imposibilidad de afrontar ese pago, de 295 millones de euros, los directivos de la inmobiliaria pidieron a los bancos dos cosas: primero, aplazar ese pago y, segundo, iniciar las negociaciones para refinanciar el crédito de 1.745 millones que solicitaron para comprar la división inmobiliaria de Ferrovial a finales de 2006.

Ese acuerdo definitivo se está ultimando, según las fuentes consultadas, pero desde Caja Badajoz se niegan a firmar el aplazamiento del pago de diciembre, lo cual podría dar al traste con una solución negociada a la crítica situación financiera de Hábitat. Lo más curioso de todo es que, de un crédito sindicado de más de 1.700 millones, Caja Badajoz participa sólo con 4 millones de euros.

Las fuentes aseguran que los bancos que lideran ese crédito, La Caixa y Banco Sabadell entre otros, están presionando a los directivos extremeños para que no dificulten aún más la situación. “La impresión que tenemos es que esta entidad no está facilitando que se arregle el problema, aunque tampoco es una situación que vaya a hundir a Hábitat porque son sólo cuatro millones de euros. Si se encona todo, bastaría con que el resto de bancos le recompraran esa deuda”, aseguran personas conocedoras del problema.

Respuesta de la caja

Mientras, fuentes cercanas a la entidad extremeña han asegurado que forman parte del crédito sindicado con cuatro millones de euros y que no han firmado el aplazamiento del pago de diciembre, pero han negado que quieran torpedear el final feliz de Hábitat. “Queremos el acuerdo de refinanciación, estamos a favor de que se arregle todo cuanto antes. Prueba de la buena disposición es que no hemos solicitado judicialmente la suspensión de pagos”, explican desde la caja.

Como integrante del crédito sindicado, la entidad que preside José Manuel Sánchez tiene la potestad, si Hábitat no hace frente al pago de este crédito, de forzar judicialmente la suspensión de pagos. Según las fuentes de la entidad consultadas, “Caja Badajoz no va a llegar a ese límite, pero tampoco vamos a firmar el aplazamiento de ese pago. Queremos el acuerdo y esperaremos”, insisten.

Fuentes cercanas a Hábitat han restado importancia a la posición de Caja Badajoz, siempre y cuando no decida ejercer su derecho de pedir la suspensión de pagos de la inmobiliaria si ésta no abona los 295 millones de euros que no pagó en diciembre. “Son sólo cuatro millones de un crédito de más de 1.700. Entre los bancos acreedores están las mayores entidades de Cataluña y no van a dejar caer la única inmobiliaria que les queda después de que vendieran Colonial”, aseguran. La solución, ya apuntada, es que el resto de bancos recomprara esa deuda.

La inmobiliaria está controlada por el presidente Bruno Figueras y Josep Suñol, quienes conjuntamente tienen el 45% de su capital. Otro 20% está en manos de Ferrovial y el 35% restante se lo reparten el propietario de Mango, Isak Andic; la sobrina de Amancio Ortega, Dolores Ortega; y el propietario de Hoteles Hesperia, José Antonio Castro, entre otros empresarios.

La siguiente historia roza lo freudiano si no fuera porque está en juego una de las mayores inmobiliarias de España. Caja Badajoz, una de las 38 entidades acreedoras de Hábitat, está dificultando el final feliz de la inmobiliaria catalana al negarse a firmar el aplazamiento del pago del crédito que Hábitat tenía que haber hecho efectivo en diciembre pasado.

Dirección de empresas Deuda