El 'lunes negro' tiene nombre: Société Générale convirtió la caída en un 'crash'

El escándalo que estalló ayer en Société Générale (SG) tiene implicaciones que van mucho más allá del banco francés. Según distintos profesionales del mercado consultados, el

Foto: El 'lunes negro' tiene nombre: Société Générale convirtió la caída en un 'crash'
El 'lunes negro' tiene nombre: Société Générale convirtió la caída en un 'crash'

El escándalo que estalló ayer en Société Générale (SG) tiene implicaciones que van mucho más allá del banco francés. Según distintos profesionales del mercado consultados, el cierre de las enormes posiciones en futuros que dieron lugar a las pérdidas de 4.900 millones tuvo buena parte de la culpa del lunes negro vivido por las bolsas esta semana.

Como ayer anunció SG, estas pérdidas se originaron por posiciones tomadas en futuros estándar (plain vanilla) sobre índices europeos en 2007 y 2008 por el trader Jerôme Kerviel. Una vez detectadas en el fin de semana del 19 y 20 de enero, el banco procedió a su liquidación "tan rápido como fue posible en el mejor interés de la integridad del mercado y de los accionistas del Grupo". Según las fuentes citadas, se trataba de futuros sobre el EuroStoxx 50, y esta liquidación hizo que la pérdida inicial del lunes 21 en las bolsas europeas -en torno al 2%- se convirtiera en más del 7%.

El tamaño de la posición rondaba 1,5 millones de contratos, según estos profesionales, cuyo valor nominal estaría entre 45.000 y 70.000 millones en función de la fecha en que se tomara la posición. Para cerrarla, SG vendió esos futuros; y dado que la negociación habitual del contrato del EuroStoxx está entre 800.000 y un millón de contratos diarios, una venta de este calibre hundió la cotización. De hecho, el lunes se negociaron tres millones de contratos sobre este índice, que agrupa a los 50 principales valores de la zona euro.

"Puedes tardar una o dos semanas en tomar una posición de este tamaño, así que venderla de golpe revienta el precio", explica un gestor de fondos. Una vez que se desplomó el futuro, siguieron las ventas de coberturas en contado y acabó cundiendo el pánico entre los inversores, lo que provocó el batacazo final. En un banco de inversión internacional añaden que "la caída del lunes se debió exclusivamente a la operativa en futuros, puesto que nuestra mesa de contado en Londres estaba más tranquila que una biblioteca".

Incredulidad generalizada

En el mercado y en la prensa francesa, casi nadie se cree la versión ofrecida por SG en su comunicado de ayer, según la cual el agujero se debe en exclusiva a la actuación de este trader, que pudo burlar los controles de riesgo gracias a su profundo conocimiento de los procedimientos de control gracias a que anteriormente había trabajado en el middle-office del banco y logró ocultar la posición mediante transacciones ficticias.

"Una posición así exige unas garantías de 9.000 millones de euros en bonos del Estado, y un banco no puede aportar esos recursos sin que lo sepa el propio presidente", aseguran en una entidad española. En una mesa de derivados admiten que "mucha gente se pasa de lista en esta profesión y siempre hay errores que se tienen que ocultar; pero con estas magnitudes, es muy raro que nadie lo descubriera".

De hecho, en el mercado circulan versiones alternativas a la oficial. Una de ellas asegura que la posición fue descubierta en noviembre y que ya entonces fue despedido Kerviel. A partir de ahí, SG trató de ir reduciendo la posición paulatinamente, pero el mercado jugó en su contra desde principios de año, hasta que llegó un momento en que las pérdidas eran intolerables. Ese momento fue el lunes con la caída inicial de las bolsas, según esta versión.

Finanzas personales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios